6 de cada 10 empresarios ven un mejor ambiente para los negocios en los próximos 6 meses

El comportamiento del Índice de Confianza de la Actividad Económica (Icae), es uno de los indicadores más esperados para conocer la percepción de los agentes económicos a futuro.

Los agentes y tomadores de decisiones mantienen una percepción de mejora para la economía y el clima de negocios en los próximo seis meses. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Los agentes y tomadores de decisiones mantienen una percepción de mejora para la economía y el clima de negocios en los próximo seis meses. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Por segundo mes consecutivo, los tomadores de decisión mantienen confianza en el clima de negocios y visualizan un mejor panorama para los siguientes seis meses. Esta valoración llega en momentos en que la economía guatemalteca se encuentra en una fase de recuperación por los efectos del nuevo coronavirus.

En octubre, el indicador se situó en 52.24 puntos, menor al 53.38 puntos de septiembre.

Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala (Banguat), informó que el indicador se mantiene por encima del rango de expansión que es de 50 puntos, lo que significa que hay más confianza en la economía, durante el foro: “Perspectivas económicas 2021: De la recuperación económica a la reimaginación de país”, que organizó la Fundación para el Desarrollo (Fundesa).

“El Icae sigue mostrando una tendencia al alza por varios meses consecutivos, subió a principio de año, luego cae por covid-19 y actualmente la confianza es positiva en 53 puntos. Eso significa que los agentes económicos privados están previendo mejores condiciones económicas y clima de negocios para los siguientes meses”, expresó el presidente de la banca central.

En la revisión de la economía que se realizó en octubre, hay sectores productivos que mostraron una mejora y que fueron revisados al alza para 2020, como agricultura, servicios financieros y seguros, y otras actividades que tendrán un desempeño negativo, pero no una caída como se esperaba.

Comentó que la mayor caída que se presentará este año será para las actividades de hoteles y restaurantes, que están asociadas al turismo y la atención a los visitantes.

La economía estaría cerrando en -1.5%, según la estimación central y para 2021 en 3.5%.

Más optimismo

Para 2021, todas las actividades productivas tendrán un desempeño positivo, y los consultados expresaron que para los siguientes 180 días habrá una mejora en las relaciones productivas, consumo, y también en el intercambio.

En la pregunta: ¿cómo considera que evolucione el clima de negocios para las actividades productivas del sector privado en los próximos seis meses, en comparación con los pasados seis meses?, el 57.9% manifestó que mejorará y el 42.1% respondió que se mantendrá igual.

Eso significa que seis de cada 10 empresarios mantienen expectativas de confianza para hacer negocios.

El 100% de los consultados reconoció que la economía no está mejor que hace un año.

Al preguntar cómo esperan la evolución de la economía para los siguientes seis meses el 79% respondió que mejorará y 21% afirmó que no.

El 57.9% aseveró que está seguro para hacer inversiones, el 31.6% afirmó que es mal momento y el 10.5% mencionó que es buen momento.

“Somos conscientes de los efectos económicos y sociales que la pandemia ha dejado, de que se han perdido 150 mil empleos formales en tan solo ocho meses y los efectos de las condiciones de pobreza y pobreza extrema aún son inciertas”, declaró Juan Carlos Paiz, presidente de Fundesa.

Sin embargo, resaltó, se está comenzando a observar una luz de esperanza, que Guatemala es uno de los países menos afectados de América Latina, y que el crecimiento económico comenzará a recuperarse en los próximos meses.

Para ello, se necesita una agenda clara para la atracción de inversión, y recordó el plan que se presentó en octubre al Gobierno y a la municipalidad capitalina con el nombre: “Guatemala no se detiene”, se han identificado sectores y potencialidades de país, así como una agenda legislativa económica para esta época de incertidumbre, señaló Paiz.