Amatitlán atrae millonaria inversión de grupo logístico peruano     

Expansión responde a la mayor demanda por clientes en el sector de consumo en Guatemala

Una nave industrial para el manejo de productos refrigerados y congelados es parte de la inversión del grupo logístico Ransa, en Amatitlán. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Una nave industrial para el manejo de productos refrigerados y congelados es parte de la inversión del grupo logístico Ransa, en Amatitlán. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Una inversión de US$8 millones —Q58 millones— en un nuevo centro de distribución hizo el grupo logístico Ransa, de capital peruano, en Amatitlán.

El capital consta en la adquisición de un terreno y la instalación de un nuevo complejo industrial para la distribución de productos perecederos, así como la construcción de cámaras frías de productos refrigerados y congelados de consumo masivo.

“Se han invertido US$8 millones porque consideramos que Guatemala es un país para poder crecer en el tema logístico”, afirmó Sergio Torrico, vicepresidente de Ransa para Centroamérica.

El complejo será habilitado mañana en el kilómetro 29.5 de la carretera al Pacífico, en la lotificación El Ceibillo, Amatitlán.

El nuevo centro de distribución generará 150 nuevas plazas de empleo y aumentará la planilla a 450 de la firma logística.  

Alta demanda

El ejecutivo precisó que el proyecto empezó en febrero de este año y en un plazo de seis meses se finalizó con la obra.
Contó que parte del capital viene de Perú y otra fue financiada por la banca local.

Lea además: Trabas en aduana de Pedro de Alvarado y en otras de Centroamérica denuncian transportistas

La inversión del centro de distribución responde ante la alta demanda de los 35 clientes que tienen en Guatemala.

“El centro de distribución —de 7,500 metros cuadrados— está destinado a los supermercados, consumo masivo y retail, que son los puntos de desarrollo, pero también a otros sectores ya que Ransa es una firma que opera en siete países del continente”, aseguró a Prensa Libre.

Además, que la parte de congelado y refrigerado será de mil 500 metros cuadrados para dos mil posiciones, con tecnología de última generación garantizando la calidad y la cadena de frío.

“Guatemala tiene un potencial en el consumo de productos congelados y refrigerados”, enfatizó Torrico.

Ransa cuenta con centros de distribución en Villa Nueva, Quetzaltenango y Teculután, Zacapa, que sumarían casi 40 mil metros cuadrados.

Con esta expansión, la firma acumula un monto de inversión de US$14 millones en el país, desde hace 12 años.

El monto de inversión extranjera directa (IED) de Perú contabilizada es de US$18 millones, focalizado en el sector de electricidad, bancos y aseguradoras, y comercio, en el primer semestre.

La política económica detalla que la actividad de transporte, almacenamiento y telecomunicaciones, —que tiene un peso en la economía del 10%— crecerá este año en 3.1%, explicado por el incremento en la demanda intermedia de transporte de carga por parte de las actividades agrícolas, industriales y comerciales; así como por la expectativa de crecimiento en el volumen de carga embarcada y desembarcada en los puertos nacionales.

Centro logístico

Por la ubicación geográfica, Guatemala cuenta con las condiciones para convertirse en un centro logístico de la región, afirmó Juan Pablo Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (Amcham), lo que es aprovechado por las firmas que prestan este tipo de servicios.

Le puede interesar: Misión de la OIT hace evaluación en Guatemala por denuncias sindicales

“El país tiene el potencial para desarrollar este tipo de actividades y favorece las cercanías a los puertos, aeropuertos y carreteras”, puntualizó.

El dirigente empresarial afirmó que es necesario mejorar las conexiones de infraestructura, para atraer mayores inversiones.

Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), destacó que a pesar de la coyuntura política que vive el país en el último año, este tipo de inversiones es positiva.

“Son capitales que están confiando en el país y en sus negocios”, aseguró.

Mejorar sistema  

Los entrevistados aseguraron que la infraestructura   es vital para que los costos logísticos disminuyan y el consumidor se vea beneficiado con mejores precios.

En general, incluye que se cuente con un sistema de carreteras primarias y secundarias   en óptimas condiciones, así como mejorar la eficiencia en los puertos, aeropuertos y la reducción de tiempos en las aduanas.

Contenido relacionado 

La logística ya es una estrategia de marketing
Estas son las nuevas rutas que el contrabando ingenió para entrar a Guatemala
Iniciativa de Ley General de Infraestructura Vial crearía entidad autónoma