BID otorgó préstamo de US$75 millones a CMI para reforzar la seguridad alimentaria

El préstamo contribuye al plan de mantenimiento de inversiones fijas de la compañía, el mantenimiento de sus empleos y sus vínculos con el mercado local y regional.

Publicado el
CMI Alimentos apoyará el suministro de alimentos en los mercados locales (proteína animal, harinas y productos derivados) a pesar de las restricciones operativas, logísticas y laborales. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
CMI Alimentos apoyará el suministro de alimentos en los mercados locales (proteína animal, harinas y productos derivados) a pesar de las restricciones operativas, logísticas y laborales. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

BID Invest, miembro del Grupo BID, otorgó un préstamo de US$75 millones a Corporación Multi Inversiones (CMI Alimentos) con el objetivo de asegurar su liquidez en el mediano plazo y apoyar la continuidad y reactivación de sus operaciones.

El financiamiento está formado por un préstamo de US$50 millones de fondos propios de BID Invest y la movilización de US$25 millones de fondos procedentes del Fondo de Cofinanciamiento Chino para América Latina.

A través de un comunicado el BID informó que la transacción refuerza la seguridad alimenticia y la generación de ingresos en Guatemala, El Salvador y Honduras.

En opinión del BID, CMI Alimentos es uno de los mayores empleadores de Centroamérica y Republica Dominicana, con alrededor de 40 mil empleados.

Por lo anterior, los fondos permitirán fortalecer la cadena de valor en dos sentidos: aumentar las compras a los más de ocho mil proveedores de la compañía y beneficiando a los microempresarios que integran su principal canal de venta directo que son, en su mayoría, mujeres empresarias.

El comunicado refirió que a través de ese proyecto el BID Invest desempeña un rol contra cíclico, es decir, al proveer financiamiento de largo plazo que permite aliviar los desafíos de seguridad alimentaria, un aspecto clave para la lucha contra el covid-19.

CMI Alimentos apoyará el suministro de alimentos en los mercados locales (proteína animal, harinas y productos derivados) a pesar de las restricciones operativas, logísticas y laborales.

Además, la operación permite reactivar la generación de ingresos, mediante empleos directos e indirectos, en zonas rurales de Centroamérica, donde viven poblaciones vulnerables fuertemente afectadas por la emergencia sanitaria y los huracanes.

La operación de BID Invest incluye la implementación de mejores prácticas ambientales y sociales en las operaciones de la compañía, alineadas a estándares internacionales.

José Gregorio Baquero, CEO de CMI Alimentos, explicó que buscan generar un desarrollo sostenible y lo trabajan en tres dimensiones: apoyar en programas de seguridad alimentaria, crear desarrollo sostenible, cuidando del medio ambiente, y el desarrollo de las comunidades.

“Es por eso que esta alianza junto al BID busca este desarrollo sostenible y que nos permitirá seguir invirtiendo en la región”, afirmó Baquero.

Carlos Melo, representante del Grupo BID en Guatemala, dijo que el objetivo es contribuir a la reactivación económica en las zonas rurales especialmente del triángulo norte de Centroamérica.

Aitor Ezcurra, jefe de la División de Corporativos de BID Invest resaltó que dentro de la estrategia de agronegocios en el BID en conjunto con CMI potencian la competitividad del sector agroalimentario, con modelos inclusivos y el compromiso a largo plazo, que son los pilares de la estrategia de agronegocios en el BID.

Programa para proveedores

También se pondrá en marcha un plan de apoyo con un ángulo de género, dirigido a la cadena de distribución micro de CMI Alimentos en Guatemala.

La capacitación cubrirá temas como educación financiera, gestión empresarial, empoderamiento de la mujer y digitalización.

Posteriormente, se realizará una evaluación de impacto de la estrategia para valorar su expansión a microempresarios proveedores en otros países.

Gema Sacristán, directora general de Negocio de BID Invest, resaltó el rol de CMI como un socio estratégico por su potencial de impacto en el desarrollo, con una cobertura geográfica multilatina en varios países de Centroamérica y el Caribe en sectores prioritarios para la región y en medio de una crisis como es el sector de los alimentos y energía.