Casa limpia en manos de Maid in Guate

¿Le gusta lavar platos, limpiar vidrios, pasar la aspiradora? Seis meses les llevó a Guillermo y a Juan Luis responder a estas preguntas por medio de estudios de mercado.

José Guillermo Pérez Hernández, de 35 años, y Juan Luis Anleu Morales, 39, fusionaron ideas para crear el servicio de limpieza a domicilio. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)
José Guillermo Pérez Hernández, de 35 años, y Juan Luis Anleu Morales, 39, fusionaron ideas para crear el servicio de limpieza a domicilio. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

Seis meses de cuyos resultados decidieron echar a andar su negocio, Maid in Guate, un emprendimiento que desde que solo era una idea sabían que atendería a un nicho de mercado que cada vez más necesita de la tercerización de servicios.

De las respuestas obtenidas nació la razón del negocio: ¡Déjelo en manos de expertos!

El emprendimiento, con más de un año en el mercado, no es distinto a otros que han nacido de la propia necesidad, cuentan Guillermo Pérez Hernández y Juan Luis Anleu Morales, sus creadores, quienes refieren que son necesidades que se han convertido en algo indispensable e irrenunciable: confiar las tareas del hogar a otras personas.


Ambos aseguran ser parte de ese nicho de mercado en el que existe la necesidad de contratar servicios de limpieza de forma rápida, eficiente, segura y confiable.

Trabajo en equipo

Maid in Guate es una plataforma que une al cliente con un proveedor. Su nombre se deriva del vocablo en inglés maid, que es la persona que realiza trabajos de limpieza a domicilio.

El usuario escoge el día, la hora y la duración del servicio doméstico que necesita.

Es allí cuando interviene la empresa, y basado en la disponibilidad de las personas que la empresa contrata se designa al lugar solicitado.

Los emprendedores sectorizaron zonas de la capital y exceptúan zonas rojas, por temas de seguridad.

Cuando el cliente ingresa sus datos por medio del sitio www.maidinguate.com, verifican la zona donde se solicita el servicio y contactan a la maid que se encuentre más cerca.

El precio varía según el tipo de servicio que se contrata, pero oscilan entre Q100 y Q250, el mínimo es de tres horas por día. La empresa absorbe un porcentaje, el cual varía por el escalonamiento de servicios y precios.

El modelo de negocios creado por Guillermo y Juan Luis evita el manejo de efectivo, y para ello envían un correo de confirmación al cliente con un número de cuenta bancaria para que depositen el monto acordado.

“Nuestra compañía busca quitar esta carga de nuestros clientes y trasladarles un servicio flexible, de calidad y, sobre todo, confiable. Utilizamos la tecnología como nuestra principal aliada, para que el proceso de reservar una cita sea lo más simple y rápido”, refiere Pérez.

En la actualidad, ambos administran Maid in Guate y las maids —empleadas domésticas— son contratistas independientes. Laboran 18 personas que cubren la capital.

Es un proceso sencillo: primero se selecciona la fecha y hora deseada para el servicio, luego el interesado debe ingresar sus datos personales. El servicio también se puede solicitar por medio de Facebook y Twitter.

Para los emprendedores, la flexibilidad es lo que los hace diferentes entre el servicio que ofrecen y el tradicional.


“La oportunidad que el cliente tiene de escoger la hora, la fecha, si es un evento único o regular, si solicita a la misma maid siempre, si desea que le ayuden con una tarea específica o con la limpieza de toda la casa, han sido factores que los clientes han visto con muy buenos ojos”, refieren.

La prueba de la aceptación son las dos mil horas atendidas y los más de ocho mil me gusta en Facebook.

El proceso de selección de las colaboradoras lo realiza la empresa por medio de entrevistas, solicitud de documentos personales para armar un expediente y pruebas psicológicas.

Los emprendedores refieren que esto no es solo de rentabilidad, ya que lo que pretenden es mejorar la calidad de vida y el estatus de una trabajadora doméstica.