Coronavirus: Qué significa que la banca regional tenga más riesgos que antes del covid-19

La agencia calificadora de riesgo país Fitch emitió un boletín en el cual modifica la perspectiva de estable a negativa para el sector bancario de Guatemala y Centroamérica por el efecto covid-19.

La agencia calificadora de riesgo país Fitch modificó la perspectiva de estable a negativa para el sector bancario de Guatemala y Centroamérica por el efecto covid-19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La agencia calificadora de riesgo país Fitch modificó la perspectiva de estable a negativa para el sector bancario de Guatemala y Centroamérica por el efecto covid-19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La nota solo corresponde al sector bancario regional e incluyó las medidas que en los últimos 15 días han adoptado los países en materia económica.

El informe destaca que la crisis actual afectará a la banca en todos los países.

“Fitch prevé que habrá una desaceleración del crédito y los bancos experimentarán presiones por deterioro de préstamos y una menor rentabilidad debido al menor crecimiento económico, disrupción de actividades comerciales, reducción en remesas y un potencial incremento en el desempleo”, precisó a Prensa Libre Rolando Martínez, director de Instituciones Financieras Centroamericanas de la referida agencia con sede en El Salvador.

Lea además: Coronavirus: Qué efectos ha traído el covid-19 en el sector bancario de Guatemala

El director comentó que habrá una menor liquidez externa, por lo que los bancos dependerán más de los depósitos locales y, la crisis está probando que los planes de contingencia y de continuidad de negocios de la banca funcionen adecuadamente.

Riesgos regionales

En el caso específico de la banca guatemalteca en el ejercicio 2019, Fitch considera que se fortaleció su perfil financiero, manteniendo niveles amplios de liquidez y robusteciendo sus niveles de capital, por lo que los acontecimientos actuales la encuentran en una mejor posición.

No obstante, debido a las implicaciones de la actual crisis, Fitch ha cambiado la perspectiva de desempeño del sector bancario guatemalteco a negativo desde Estable, al igual que la del resto sistemas bancarios centroamericanos, ya que se considera que existen riesgos significativos que harán que el desempeño financiero sea menor que el del año anterior, expresó Martínez.

Aclaró que esto implica además que las calificaciones de algunos bancos pueden estar en riesgo, principalmente la de aquellos con exposiciones más altas a segmentos crediticios como tarjetas de crédito, consumo, atención a pequeñas y medianas empresas, sector turismo y con niveles altos de dolarización de balances y dependencia al financiamiento externo.

“Fitch realiza un monitoreo permanente del sistema bancario guatemalteco y de los bancos que califica y evalúa caso a caso las exposiciones y sensibilidades de las entidades, así como, considera la posibilidad de que estos reciban apoyo de sus casas matrices”, puntualizó el director.

Las medidas adoptadas por los gobiernos, reguladores y algunos bancos para facilitar la reestructuración o refinanciamiento de créditos, y el diferimiento de algunos pagos, aliviarán la capacidad de pago de los clientes en el corto plazo, ya sean personas individuales o empresas -jurídicas-.

Sin embargo, la efectividad de dichas medidas dependerá de la profundidad y duración de la crisis.

“Cabe señalar que Fitch no prevé riesgos materiales para el sistema de pagos de Guatemala y del resto de países centroamericanos, y prevemos una utilización mayor de las transacciones a través de canales digitales”, finalizó el director.

Según Fitch se pronostica que habrá una desaceleración del crédito y los bancos experimentarán presiones por deterioro de préstamos, una menor rentabilidad debido al menor crecimiento económico, disrupción de actividades comerciales, reducción en remesas y un potencial incremento en el desempleo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

“Era de esperarse”

Luis Lara Grojec presidente de la Asociación Bancaria de Guatemala (ABG), resaltó que el cambio de perspectiva a negativa era de esperarse ante la crisis actual.

“Las calificadoras están alertando lo que está generando esta crisis y cambiaron las perspectivas de nivel derivado de lo que está ocurriendo y ojalá tomen en cuenta que Guatemala tiene estabilidad macroeconómica que es un ejemplo en la región”, enfatizó Lara Grojec.

Por otro lado, explicó que se están adoptando las medidas a tiempo como los esfuerzos para detener la propagación del virus, la dotación de liquidez al sistema y la banca está difiriendo créditos para poder apoyar a las empresas y personas.

“En el momento que se observen que los efectos son bajos, Guatemala debería de ser calificada como le corresponden en un mejor nivel”, afirmó el presidente de la ABG.

En todo caso, el cambio de la perspectiva negativa es por todo lo que está ocurriendo en Guatemala y la región, lo cual es evidente y lo que están diciendo es que habrá empresas que tendrán dificultades para solventar sus compromisos que es en el mundo entero y no solo en la región.

Medidas

En Guatemala se han adoptado varias acciones de contingencia por la crisis.

Entre las medidas vigentes es la flexibilización en las obligaciones en el sistema financiero que permitirá hacer una reestructuración de los créditos o préstamos.

La Junta Monetaria redujo a 2% la tasa líder de interés para abaratar el costo de los créditos y estimular la demanda de estos para los agentes económicos.

El diferido en el pago de las cuotas trimestrales para el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS); Instituto de Recreación de los Trabajadores de la Empresa Privada en Guatemala (Irtra) e Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (Intecap), que quitaran las cargas temporales para las empresas.

Le puede interesar: Coronavirus: ¿Cuánto cayó la demanda de energía por las restricciones y el toque de queda?

Además, se alargó el plazo para el pago de impuestos y declaraciones que tenían como fecha de vencimiento el próximo 31 de marzo, para el 15 de abril.

Así como una línea de apoyo financiero para micro, pequeñas y medianas empresas del Crédito Hipotecario Nacional (CHN) de Q410 millones, entre otras.