Deuda inglesa con Lázaro Chacón

El Presidente de la República Manuel Estrada Cabrera firmó el “Convenio de 1913” para la renegociación de la Deuda Inglesa con el representante de los Tenedores de Bonos. En los períodos de gobierno de los presidentes Carlos Herrera (1920-1921) y José María Orellana (1921-1926) no hubo renegociaciones.

José Molina Calderón, presenta en su columna Se autoriza a cancelar deuda inglesa. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
José Molina Calderón, presenta en su columna Se autoriza a cancelar deuda inglesa. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

CIUDAD DE GUATEMALA – El análisis del “Convenio de 1913” hasta 1933 lo hizo Gildardo Ramos siendo Contralor de la Nación en 1965, así:
“El pago de las 15 mil libras de amortización anuales se suspendía por cuatro años a partir del 1° de julio de 1913, con la condición de que pasado ese tiempo, se convendría en la forma más favorable para el gobierno, de llevar adelante el pago de su deuda”.

“A partir de la fecha anterior el Gobierno de la República sí cumplió con pagar los intereses anticipados desde el 1° de julio de 1913 al 30 de  junio de 1922, así como también en los años de 1919 al 31 de diciembre de 1921, se amortizaron bonos por la cantidad de 415 mil 420  libras, quedando por lo tanto la deuda reducida a 1.940,643 (un millón novecientos cuarenta  mil seiscientas cuarenta y tres)  libras esterlinas”.

“Del 1° de julio de 1930 al 31 de diciembre de 1933, se amortizaron bonos por valor nominal de 176 mil 783 mil  libras esterlinas, quedando así reducida la Deuda Externa de Guatemala del 4% a la cantidad de  Un millón cuatrocientos noventa mil seiscientas veinte libras esterlinas  (L. Est. 1,490,620)”.

Lázaro Chacón

El presidente de la República, Lázaro Chacón (1926-1930), llevó a cabo una nueva renegociación el 15 de octubre de 1927: se mantuvieron intactos los bonos de la deuda externa del 4% emitidos en 1895; se emitieron nuevos bonos en 1928 básicamente para documentar la nueva deuda originada por los intereses no pagados y caídos en mora, lo que en la legislación actual se conoce como capitalización de intereses; y además se convino que las amortizaciones y garantías de pago  fueran las mismas para las tres series de bonos.

Por ello en el texto de los bonos de 1928 se hace referencia a los tres convenios: 1895 por originalmente 1,600,000 (Un millón seiscientas) libras esterlinas (Reina Barrios), 1913 por 29 mil 660 libras (Estrada Cabrera) y en 1927 por 844 mil 600 libras (Chacón).

El investigador Francisco Villagrán publicó el artículo titulado “Deuda externa de Guatemala. Historia de la deuda inglesa” (Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Guatemala. Universidad de San Carlos de Guatemala. Enero a junio de 1950.  Páginas 3 a 24).

Lo resume: así: En 1927, bajo la administración del General Lázaro Chacón, se arregló el pago de las 844,603 (sic) libras esterlinas por  intereses vencidos, y no pagados, emitiendo nuevos bonos por su valor, por lo cual la Deuda Inglesa ascendió a 1.737,803 (Un millón setecientos treinta siete mil ochocientas tres) libras esterlinas.  

La Última Renegociación
El investigador Alfredo Guerra Borges hace una investigación más amplia de la época de Chacón, en el Tomo V de la Historia General de Guatemala que lleva por título “La Deuda Externa”, y un subtítulo “La Última Renegociación”.

Textualmente dice lo siguiente: El 15 de octubre de 1927, en el marco de las negociaciones periódicas que tenían lugar desde 1913, el gobierno llegó a un acuerdo con el representante del Consejo de Tenedores de Bonos, Jack Proby Armstrong, para suscribir un nuevo Contrato, el cual fue aprobado por el Presidente de la República en la misma fecha. 

En pago de los intereses vencidos y no pagados, el Consejo de Tenedores de Bonos aceptó una nueva emisión, que se hizo efectiva en 1928, y cuyo monto seguían siendo las mismas 844 mil 603 libras esterlinas a que se refería el Convenio de 1913: Se convino que ambas emisiones, la nueva y la antigua, serían tratadas como una sola y estarían reguladas en cuanto a garantía, amortización y título por las condiciones estipuladas en la última; es decir, la de 1927, como parece que debe entenderse. 

Según Francisco Villagrán, con la nueva emisión la deuda inglesa ascendió a 1 millón 737 mil 803 libras esterlinas.

Al cuadrar cifras hay diferencias por las  amortizaciones.

josemolina@live.com