Presidente del Banco Mundial renuncia al cargo tres años antes de concluir su mandato

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció este lunes su renuncia a partir del 1 de febrero, dijo la institución en un comunicado.

El titular del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció este lunes su sorpresiva renuncia a la institución, tres años antes del cumplimiento de su mandato.
 


La dimisión se hará efectiva a partir del 1 de febrero. Aunque no trascendieron detalles, fuentes cercanas consultadas por The Guardian sostuvieron que se trata de motivos personales.
 
“Ha sido un gran honor desempeñarme como presidente de esta extraordinaria institución, llena de individuos apasionados dedicados a la misión de terminar con la pobreza extrema en el lapso de nuestras vidas”, dijo en el comunicado Kim.
 
El médico coreano nacionalizado estadounidense lideraba desde el 2012 el organismo multinacional, especializada en finanzas y asistencia.

La consejera delegada del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, será la encargada de tomar el relevo de forma interina en la presidencia a partir del 1 de febrero a Kim, cuyo cargo terminaba en 2022.

Jim Yong Kim, que abandona el Banco Munidal para recalar en la empresa privada, donde se centrará en aumentar las inversiones en infraestructura en los países en desarrollo.

Bajo el liderazgo de Kim y con el respaldo de los 189 países miembros, el Banco Mundial estableció en 2012 dos objetivos, como son acabar con la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad compartida, centrándose en el 40% de la población de los países en desarrollo.

¿Quién se queda a cargo?

En virtud de una regla no escrita, la presidencia del Banco Mundial recae habitualmente en un estadounidense, mientras que la dirección del Fondo Monetario Internacional es para los europeos.

Kim, un médico y antropólogo nacido en 1959, dirigía la institución desde 2012 y deja el cargo más de tres años antes del fin de su segundo mandato.

“El trabajo del Grupo Banco Mundial es ahora más importante que nunca en el mundo, en un momento en que las aspiraciones de los pobres aumentan en todo el mundo y problemas como el cambio climático, las pandemias, la hambruna y los refugiados siguen creciendo tanto en escala como en complejidad”, afirmó Kim.

Al inicio de su mandato en 2012 Kim estableció dos objetivos principales: terminar con la pobreza extrema en 2030 e impulsar una prosperidad compartida, centrándose en la población de los países en desarrollo.

Kim reemplazó a Robert Zoellick dejando su cargo de rector de la Universidad de Dartmouth, donde había centrado su trabajo en la lucha contra las enfermedades en los países pobres.

Contenido relacionado:

> Malnutrición aventaja a Guatemala a pesar de contar con las herramientas para acabarla
> Estos son los 6 proyectos que podrían reactivar la producción en el 2019
> Los 3 factores que influyeron en un mejor desempeño económico en el 2018

0