Esta es la mercancía que hay en las bodegas de la SAT por decomisos y abandonos

La mercancía que permanece en las bodegas de la Aduana Central de la SAT (de 907 metros cuadrados) derivada de decomisos representa alrededor de Q2.5 millones en impuestos que dejó de recibir el fisco, informó Werner Ovalle, intendente de Aduanas.

Publicado el
En bodegas de las aduanas de la SAT se resguarda tanto mercancías decomisadas como en abandono. (Foto, Prensa Libre: Esbín García).
En bodegas de las aduanas de la SAT se resguarda tanto mercancías decomisadas como en abandono. (Foto, Prensa Libre: Esbín García).

En dicho recinto hay mercancía que ha pasado en el lugar desde 1 hasta 19 años, dependiendo del tipo de producto y trámite que haya tenido cada decomiso.

Por ejemplo, hay maíz que tiene un año en el lugar; suero, yogurt y leche tienen dos años, pasta dental y medicina. Hay otros que tienen desde 4 hasta como azúcar, licores, cigarros, ropa y poncho, sardinas, en tanto miles de pieza de melamina tiene 19 años.

Ovalle refirió que siguen en el lugar porque la Ley de Aduanas establece que esa entidad debe resguardarlas, pero dependen de la orden de juez para realizar su destrucción.

Cuando la autoridad competente decomisa las mercancías, se deben enviar a la aduana más cercana, y la SAT es la responsable de hacer los aforos y determinar el valor del decomiso. Si pasa de los 3 mil pesos centroamericanos que equivale US$3 mil dólares se vuelve un tema penal y se convierte en labor de la fiscalía correspondiente. Si es por debajo de ese monto se impone una multa del 100% de los impuestos dejados de percibir por el fisco.

La autoridad judicial determina el destino legal de las mercancías decomisadas y la ley establece que todo producto decomisado debe ser destruido, añadió el funcionario. Y, se ha hecho labor para identificar si hay algunas que se puedan subastar, agregó.

Por aparte está el abandono de mercancías, cuando estas no son nacionalizadas o retiradas de los recintos fiscales, dentro de los plazos establecidos, y mercancías no adjudicadas cuando se hace una subasta pero no son adjudicadas, estas pueden ser donadas y si no son requeridas se deben destruir.

En estas clasificaciones la SAT reporta que las mercancías tienen un precio base acumulado de alrededor de Q6 millones y están depositadas en cuatro bodegas, de la Región Central, en un área aproximada de 1 mil 879 metros cuadrados.

El funcionario dijo que en estas hay desde chatarra, libros de texto, crayones, bisutería y piso cerámico, con 4 años de estar en el lugar. Hay otros que incluyen tornillos ensambladores, desperdicios de pvc, ropa usada, papeles y revista para reciclaje que tiene entre 8 a 14 años de estar en las bodegas.

Lea también: Economías crecen menos si vacunación va lento: La alerta de las calificadoras para Guatemala

En la actualidad trabajan en poder tener acercamiento con autoridades judiciales para que les autoricen destruir la mercadería decomisada. Además, en las propuestas que están analizando para reformas a las leyes relacionadas al contrabando y defraudación aduanera se busca poder establecer un plazo para que les otorguen la autorización o que se tengan un procedimiento abreviado para la destrucción con actas, fotos y videos de respaldo.

En la región Central la SAT tiene varias bodegas para resguardo de mercancías. (Foto, Prensa Libre: Esbín García).

Cada tipo de mercancía tiene un procedimiento diferente para la destrucción como los animales, cigarrillos, químicos, incluso para algunos que tienen relación con la Subdirección General de Análisis de Información Antinarcótica (SGAIA) tienen un abordaje especial, y se tiene acceso al incinerador que tiene Embajada de Estados Unidos ya que muchas mercancías deben ser destruidas a alto niveles de temperatura, se indicó.

Hace seis meses se hizo por primera vez en la historia de las aduanas, la destrucción de vehículos, ya que se subastaron y nadie los compró, se anunciaron para donación y no los requirieron, por lo que se aplanan y se vuelven chatarra, dijo Ovalle.

Le puede interesar: Vacunas y estímulo en EE. UU.: La explicación del cuantioso aumento en las remesas en 2021

Mercadería decomisada

Descripción, cantidades y tiempo de la mercadería que lleva en las bodegas de la SAT la decomisada, depositadas en las bodegas de la Aduana Central en un área aproximada de 907.25 metros cuadrados:

  • Azúcar: 87 sacos, 7 años
  • Licores: 160 bultos, 8 años
  • Cigarros: 766 bultos, 8 años
  • Maíz: 3 mil 290 bultos, 1 año
  • Medicina: 30 bultos 3 años ropa
  • Ponchos: 650 mil 117 piezas, 4 años
  • Sueros: 1 mil 200 frascos, 2 años
  • Yogurt y leche: 2 mil 014 bultos, 2 años
  • Toallas sanitarias: 479 bultos, 3 años
  • Sardinas: 200 cajas, 7 años
  • Melamina: 104 mil 256 piezas, 19 años
  • Shampoo: 458 cajas, 8 años
  • Pasta dental: 82 bultos, 3 años
  • Polímeros: 1 camión (sin especificar), 9 años
  • Mercancía variada: principalmente artículos de limpieza para el hogar, abarrotes, bebidas, y otras, 10 mil 560 bultos, 4 años

Mercancías en abandono o no adjudicadas en subasta: Ubicados en cuatro bodegas de 1 mil 879 metros cuadrados.

  • Chatarra: 3,066 kilos, 4 años
  • Libros de texto: 4,167 unidades, 4 años
  • Crayones: 134,880 unidades, 4 años
  • Bisutería de diferentes estilos: 52,465 unidades, 4 años
  • Metros cuadrados de piso cerámico: 221.5 metros cuadrados, 4 años
  • Hilo de diferentes colores, estilo y tamaño: 466 conos, 4 años
  • Hilo de diferentes colores, estilo y tamaño: 670,400 yardas, 4 años
  • Tornillos de diferentes medidas: 10,459 unidades, 8 años
  • Tuercas de diferente diámetro: 9,548 unidades, 8 años
  • Kilos de ensambladores de perfiles diferentes medidas: 35,600 unidades, 9 años
  • Kilos de perfiles de metal acerados diferentes medidas: 1,478 unidades, 9 años
  • Kilos de desperdicios y recortes de plástico de polímeros de cloruro de vinilo (pvc): 18,831.26 kilos, 9 años
  • Sacos de resina grande: 654 sacos, 9 años
  • Ropa usada (distintas partidas): 1,928.5 kilos, 8 años
  • Cojinetes de diferentes marcas, modelos y tamaños: 5,262 unidades, 10 años
  • Kilos de papeles, revistas y folletos para reciclaje: 57,100.47 kilos, 14 años