Estos son los nueve factores que impulsaron a los 27 municipios más competitivos del país

Más de 20 territorios locales evidenciaron que aún en medio de la pandemia, lograron avances significativos hacia el desarrollo económico.

Publicado el
Municipios del Departamento de Guatemala, entre ellos, Santa Catarina Pinula y Sacatepéquez son los que encabezan el ranquin del Índice de Competitividad Local 2021.
Municipios del Departamento de Guatemala, entre ellos, Santa Catarina Pinula y Sacatepéquez son los que encabezan el ranquin del Índice de Competitividad Local 2021.

Casi todos los municipios del departamento de Guatemala, pero también varios de Sacatepéquez, Zacapa y Quetzaltenango, lograron un lugar en el ranking de competitividad local, gracias al manejo de temas judiciales, crediticios, tributarios, de inversión y penetración del uso del internet.

La Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) presentó los resultados 2021 del Índice de Competitividad Local (ICL) con datos obtenidos durante el año pasado y se trata de una  herramienta que cuenta con 12 pilares e información de 43 indicadores provenientes de más de 20 fuentes oficiales.

El ejercicio se realiza en los 340 municipios, 22 departamentos y nueve ciudades intermedias después del cual, destacaron 27 con una puntuación entre 60 y 80 puntos; le siguen 249, con notas que van de 40 y 60 puntos; y 64 municipios con puntuaciones de 20 a 40 puntos.

El balance general es positivo, con 203 municipios que mejoraron (49.39% de la población y 61.75% del territorio), aunque 137 municipios retrocedieron (50.61% de la población y 38.25% del territorio).

Fundesa indicó que la publicación de los resultados más recientes para las condiciones de competitividad a nivel municipal en Guatemala, permiten tener un primer contraste entre la situación previa a la pandemia y la actual, no necesariamente posterior.

“Por lo anterior, pese a ser un año que obligó a la población nacional y global a repensar la cotidianidad, los retos siguen siendo los mismos, y en varios casos se acentuaron, en cuanto a la necesidad de mejorar de forma sostenible las condiciones de vida de los grupos más vulnerables”, comentó Jorge Benavides, socio-investigador de Fundesa y encargado del estudio.

El documento evidenció que la reducción en las tasas de homicidios y faltas judiciales, el avance en los planes de ordenamiento territorial, la mayor cobertura de telecomunicaciones, el avance en el uso de internet, la mejor inversión pública en salud, buena recaudación, un incremento en la cartera de créditos, y una porción mayor de la población trabajando en sectores más sofisticados como el de Servicios, son los factores que explican los avances.

¿Y los que retrocedieron?

Benavides destacó algunos factores que contribuyeron a una disminución generalizada de la competitividad en la mayor parte de los municipios.

Por ejemplo, el incremento en las extorsiones en área urbanas, el rezago en la infraestructura vial de varios municipios con alta producción agrícola e industrial, el incremento en la inflación de algunos territorios (Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz y Baja Verapaz), la caída en la cobertura educativa en todos los niveles, una mayor tasa de informalidad, disminución en los niveles de ahorro, mayor dependencia de remesas, y menor generación de ingresos relacionados con el turismo.

El investigador planteó factores a los que se les debe prestar mayor atención, porque dada la disponibilidad de información a la fecha de la elaboración del índice, preocupa que no haya actualización de variables sumamente relevantes para la agenda de políticas públicas en el país, como es el caso de la pobreza, la desigualdad, la desnutrición crónica, la evaluación de logro de matemática y lectura en graduandos, la situación del empleo y los ingresos de la fuerza laboral.

En esa línea, Juan Carlos Paiz, presidente de Fundesa, enfatizó que la competitividad no sólo implica temas económicos que son de interés para los empresarios, sino que destaca la importancia que tiene el contar con instituciones sólidas, la infraestructura, la tecnología, la salud y la educación, el mercado laboral y la innovación en el desarrollo.

“Esto implica unir esfuerzos entre gobierno central, alcaldías, empresarios, academia y sociedad civil para cubrir las agendas de trabajo”, expresó Paiz.

Departamento Municipio ICL 2020
Guatemala Guatemala 77.28
Guatemala Santa Catarina Pinula 73.11
Guatemala San Miguel Petapa 73.06
Guatemala Mixco 70.24
Guatemala Villa Nueva 70.17
Sacatepéquez Antigua Guatemala 67.69
Sacatepéquez San Lucas Sacatepéquez 67.67
Guatemala Fraijanes 67.63
Guatemala Villa Canales 63.23
Sacatepéquez Jocotenango 65.56
Guatemala San José del Golfo 65.35
Sacatepéquez San Bartolomé Milpas Altas 64.66
Guatemala Amatitlán 64.57
Guatemala San José Pinula 63.89
Guatemala Chinautla 73.6
Sacatepéquez Santa Lucía Milpas Altas 63.47
Guatemala San Pedro Sacatepéquez 62.74
Sacatepéquez Santa Catarina Barahona 61.96
Sacatepéquez Sumpango 61.61
Sacatepéquez Santiago Sacatepéquez 61.26
Guatemala San Raymundo 61.14
Zacapa Zacapa 61.13
Guatemala Chuarrancho 60.96
Guatemala Palencia 60.78
Sacatepéquez San Antonio Aguas Calientes 60.54
Quetzaltenango Quetzaltenango 60.19
Sacatepéquez Ciudad Vieja 60.09

 

Devadit Barahona, director de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport) comentó que la actividad exportadora se encuentra presente en 107 municipios del país con producción principalmente agrícola, pero también de manufacturas, acuicultura y pesca, productos hechos a mano y servicios.

Por lo anterior, el índice de Competitividad Local cobra cada vez más importancia, porque los territorios pueden fortalecer su potencial para atraer más inversiones productivas y crear las condiciones para que se generen más empleos a nivel local.

Ciudades intermedias y bono demográfico

Las llamadas ciudades Intermedias tienen una población de 6.02 millones, la que aumentó 360 mil en cinco años (estas ciudades representan 19% del territorio y 36% de la población del país). Además, la población envejeció 1.37 años, es decir, que la edad media es de 28.80 y la nacional es 27.26 años.

Desde que se planteó la Agenda Urbana en 2016, se hacía evidente que el crecimiento económico del país recaería en las Ciudades Intermedias, las cuales han venido siendo cada vez más importante en ser los centros de producción de Guatemala; y en cinco años, pasaron de representar el 45.22% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional a ser el 56.04%, refirió Jorge Benavides de Fundesa.

A esto se suma que ya hay dos ciudades (el área metropolitana y la Antigua Guatemala) que cuentan con un alto Bono Demográfico. Es decir, el porcentaje de población cuya edad va de 15 a 20 años y duplica a la cantidad de menores y ancianos, lo que es una oportunidad crucial para acelerar el crecimiento de estas ciudades y del país.

“Aunque a nivel nacional tan sólo 38 municipios han iniciado su Bono Demográfico, hay que poner atención en la ciudad de Escuintla, que está próxima a ingresar a este grupo de territorios sobre los cuales se podrá apalancar el crecimiento del país”, recomendó Benavides.

Barahona, de Agexport, consideró que este segmento de la población es relevante en el marco del esfuerzo interinstitucional Guatemala No Se Detiene, que apuesta por atraer más inversiones y fortalecer la oferta exportable del país, mediante una de las estrategias que es la creación de tres corredores económicos.

“Estos abarcan ciudades intermedias y municipios, bajo una visión integral, creando escenarios idóneos para el crecimiento económico y la articulación de políticas en estos territorios. Es en ese momento, que el ICL se convierte en una herramienta de análisis para que los actores públicos y privados, puedan tomar decisiones sustentadas”, dijo.