Eta: Cuándo y cómo se conocerán las cifras definitivas de daños que dejó la tormenta en el agro

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), apresuró la habilitación del Centro de Información Estratégica Agropecuaria con el objetivo de medir el impacto de fenómenos climáticos como Eta.

Las dependencias del Maga alimentan la base de datos del Centro de Información Estratégica Agropecuaria. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Las dependencias del Maga alimentan la base de datos del Centro de Información Estratégica Agropecuaria. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En 1998 Guatemala fue azotada por la tormenta tropical Mitch, que dejó destrucción y muerte. En ese entonces se carecía de un sistema tecnológico que permitiera medir en tiempo real la magnitud de su impacto, tanto de personas afectadas como pérdidas en el agro y daños en la infraestructura.

Veintidós años después el país vuelve a vivir uno de los peores desastres naturales con el paso de Eta. Las intensas lluvias causaron muertes, dejaron a miles de familias sin hogar, así como pérdidas agrícolas y pecuarias. La diferencia, ahora, es que la tecnología permite un mejor monitoreo de los daños.

Por la emergencia, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) se apresuró a habilitar el Centro de Información Estratégica Agropecuaria, donde un equipo de 14 personas recibe la información en tiempo real de los más de 340 extensionistas distribuidos en todo el país, y alimentan la base de datos que tiene como finalidad generar informes de daños, de manera preliminar, en cultivos, municipios afectados y familias damnificadas.

“La información que se recopila viene de todas las dependencias del Maga; por lo tanto, unificamos algunos criterios para generar las bases de datos, que ayudarán a la mitigación y posterior recuperación”, explicó Rafael López, encargado del referido centro.

El mayor reto hasta el momento para llevar a cabo dicha labor es que algunos lugares están anegados o bloqueados y no se puede acceder a ellos.

“Los datos son preliminares, porque todavía hay áreas en donde los extensionistas no han podido entrar y todos los días varían los datos. Incluso, tenemos reportes de animales muertos y el Maga debe tomar acciones en ese sentido para no provocar daños a la salud”, dijo López.

Según explicó el funcionario del Maga el reporte final de daños por el impacto de Eta estaría listo a finales de la próxima semana, cuando se haga el corte final, porque aún están recibiendo información del tema pecuario.

Según el último reporte del Centro de Información del Maga hay 77 municipios afectados, 31 mil 520.57 hectáreas de cultivos dañadas y 52 mil 514 familias damnificadas.

López agregó que esperan poner a la disposición un mapa virtual en donde se podrá observar los cambios más actualizados de los daños a nivel nacional.

Mario Chocooj, especialista a cargo de Cedicafé-Anacafé, explicó que el Maga está utilizando varios recursos como imágenes satelitales, pero afirmó que el recopilar los datos en tierra aún es complicado porque no se pudo ingresar a las áreas hasta el pasado domingo cuando bajó el caudal de los ríos.

El equipo del Centro de Información Estratégica Agropecuaria del Maga, trabaja en la recopilación de datos. (Foto Prensa Libre: Cortesía Maga)

Ampliar información

Carla Caballeros, directora ejecutiva de la Cámara del Agro, expuso que la habilitación del centro de información es una acción que debe sistematizarse con mayor apoyo tecnológico, para que quede establecida de manera permanente.

Además, resaltó que dentro de la estructura de la información no solo se deben medir los impactos directos en los cultivos, sino también en la infraestructura, costo de recuperación y los ingresos que dejarán de percibir los productores.

Andrés Bickford, gerente del sector agrícola de Agexport, dijo que los reportes del Maga apoyan  la toma de decisiones, al añadir que el cierre de la base de datos debe estar listo en los próximos días, con información unificada y centralizada.

Millonaria pérdida en café

La Asociación Nacional del Café (Anacafé) reportó de manera preliminar 3 mil 40 familias caficultoras afectadas.

Además, 697 mil 95 hectáreas de cultivo de café y más 30 mil plantas de almácigo dañadas. Pérdidas de 19 mil 500 quintales de café pergamino, equivalentes al 0.32% de la producción nacional. En suma, las pérdidas económicas estimadas ascienden a Q11.62 millones.

Chocooj explicó que pueden construirse herramientas tecnológicas para que las personas en campo puedan aportar información y fortalecer a las comunidades en ese sentido y tener una mejor respuesta y datos más certeros.

Aprueban fondos

La FAO en Guatemala informó de la aprobación de US$66.7 millones del Fondo Verde para el Clima, que tiene como objetivo aumentar la resiliencia de los agricultores más vulnerables del país frente a los impactos del cambio climático. Ricardo Rapallo, representante de la FAO en Guatemala, aseguró que el programa beneficiará a departamentos afectados por Eta.

El proyecto Relive (por sus siglas en inglés) de Guatemala beneficiará a 583 mil personas de forma indirecta, y dará asistencia técnica directa a 116 mil productores –la mayor parte con ascendencia indígena de las etnias achí, q’eqchi’, mopán y chortí, incluyendo a 46 mil mujeres– en 29 municipios de Alta Verapaz, Baja Verapaz, Chiquimula, Petén y Zacapa.

El programa tiene un financiamiento total de USS 66.7 millones, de los cuales el Fondo Verde para el Clima proveerá US$29.8 millones y el Gobierno de Guatemala y la Agencia de Cooperación Internacional de Corea, KOICA, aportarán US$29.8 y US$7 millones, respectivamente.

Relive en Guatemala ayudará a los agricultores vulnerables en los paisajes mayas (Las Verapaces y Sureste de Petén) y en el Corredor Seco Oriental, a adaptarse a los impactos del cambio climático mediante prácticas agrícolas y de gestión del agua resilientes al clima, así como a la diversificación de ingresos. Estas zonas, corresponden en su mayoría a las áreas afectadas por el reciente Huracán Eta.

Los pequeños agricultores también aprenderán a usar sistemas mejorados de información climática, variedades mejoradas de cultivos y técnicas de gestión del suelo y el agua. Se espera que 20 mil familias serán más resilientes frente a la sequía y a las olas de calor gracias a la gestión eficiente del agua para la agricultura y otras actividades socioproductivas.

Se espera que el proyecto evite la emisión de 1 millón de toneladas de CO2 equivalente, el 8% a la meta que el país se ha comprometido ante la Convención de Cambio Climático para 2030.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Guatemala actuará como Entidad Ejecutora juntamente con el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marn), el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (Maga) y el Instituto Nacional de Bosques (Inab).

El proyecto también cuenta como socio de implementación con la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ), y se basa en los aprendizajes adquiridos por el trabajo conjunto de las instituciones nacionales, FAO y Agencias de Cooperación de España, Suecia, Alemania, México, Corea y Japón, entre otras.