Fusarium R4T: Estas medidas aplica Guatemala en las costas para proteger el banano del destructivo hongo

Autoridades y productores de banano aplican ejercicios y protocolos en los campos, ante la amenaza de la enfermedad Fusarium R4T que también es conocido como el mal de Panamá y que fue confirmado un brote en Colombia a principio de mes.

El primer simulacro para evaluar la capacidad de respuesta, manejo y control ante posibles brotes del Fusarium se realizó en una finca de Los Amates, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
El primer simulacro para evaluar la capacidad de respuesta, manejo y control ante posibles brotes del Fusarium se realizó en una finca de Los Amates, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

El primer simulacro para evaluar la capacidad de respuesta, manejo y control ante posibles brotes del Fusarium se realizó en una finca de Los Amates, Izabal, que es uno de los lugares donde se siembra la fruta sobre todo para la exportación.

La enfermedad no está en Guatemala, sin embargo, se mantiene una cuarentena en los puertos y aeropuertos.

A escala centroamericana, también se emitió una alerta para el sector público y privado, por la capacidad de destrucción para las plantaciones.

Lea además: Por qué Guatemala está en desventaja por no tener una Ley de Competencia (y cuáles son los riesgos)

Álvaro Boche, delegado en Izabal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), precisó que el hongo es destructivo, que marchita las plantaciones de musáceas permaneciendo en el suelo hasta por 30 años, atacando las raíces del plátano y banano.

Es decir, la enfermedad es mortal para este tipo de productos.

La enfermedad del Fusarium no está en Guatemala, sin embargo, se mantiene una cuarentena en los puertos y aeropuertos que declaró el Maga. Las fincas productoras de banano realizan sus acciones. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Más simulacros

El simulacro es parte de las recomendaciones que emitió el pasado 17 de julio el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) y que consisten en acciones preventivas.

Otros ejercicios similares se programaron en la aldea Entre Ríos, Puerto Barrios, al igual que en fincas de Omoa, Honduras (fronterizo con Izabal), que son áreas productoras de la fruta y que la economía local depende de esas cosechas.

En lado de la Costa Sur también se programaron simulacros entre el Maga y los productores en el área de Tiquisate, Escuintla, para en septiembre.

Autoridades portuarias de Izabal confirmaron que también se reforzó la fumigación de contenedores en los puertos y se actualizaron los controles fitosanitarios de toda mercadería vegetal sujeta a importación.

El simulacro que se realizó en Izabal es parte de las recomendaciones que emitió el pasado 17 de julio el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) y que consisten en acciones preventivas. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Medidas preventivas

Mario Yarzebski, gerente de comercialización de la agroexportadora Palo Blanco, indicó que luego de la confirmación de las autoridades colombianos se han adoptado varias acciones.

El objetivo es mitigar el riesgo de que la enfermedad se propague en Centroamérica.

“Es un riesgo alto porque la espora es muy resistente, afecta a la tierra, se puede transmitir por agua y es algo muy vulnerable para la región ante un virus que es muy agresivo y un efecto destructor en el tiempo”, afirmó.

Yarzebski confirmó que dentro de las medidas se está adoptando el control del ingreso de las personas a las fincas, puestos de limpieza, control de vehículos, y la restricción del acceso a personas ajenas, como vendedores, proveedores de servicios y que son ubicados en otras áreas.

“El riesgo es muy alto y se están adoptando fuertes medidas”, aseveró.

El directivo comentó que la enfermedad tarda unos seis meses para que un cultivo pueda estar afectado y los síntomas y ese período es lo más grave.

Reconoció que existe coordinación con el Maga y con el cambio de gobierno se mantengan los controles.

En el primer semestre, las exportaciones de banano fueron de US$417 millones, con un crecimiento del 8.6% con relación al año pasado. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Cultivo importante

Yarzebski dijo que una de las implicaciones de esta enfermedad es que se presentaría un nuevo ciclo agrícola, en la función de que como puede afectar en el tiempo.

Recordó que Guatemala ha vivido ciclos agrícolas en el pasado como del algodón a caña, de caña a palma y son ciclos normales.

El reto para el empresario y el productor es adaptarse al cambio ante estos ciclos y este caso del Fusarium R4T es una amenaza real, que preocupa, que tendría implicaciones en las exportaciones y en el producto interno bruto no solo del país, sino de toda Latinoamérica.

Le puede interesar: Guatemala a examen: Standard & Poor’s se prepara para venir al país en plena transición de mando

Los principales productores de banano de la región están Colombia, Ecuador, Costa Rica, Honduras y Guatemala, que es un eficiente productor que mantiene un principal volumen en la región.

En el primer semestre del año, las exportaciones de banano de Guatemala fueron de US$417 millones, con un crecimiento del 8.6% es decir US$33 millones más, con relación al mismo período del 2018.

Contenido relacionado

> Plaga del banano y plátano: Activan medidas de control para evitar el ingreso de enfermedad a Guatemala

> Así cerró el comercio exterior en Guatemala un convulso primer semestre

> Por qué Perú busca hacer negocios en agroalimentos con Guatemala

0