6 recomendaciones para que el gobierno estimule los ecosistemas emprendedores

El desafío de los gobiernos es desarrollar políticas que funcionen, y evitar la tentación de tratar de generar cambios mediante la intervención directa. ¿Qué puede hacer para apoyar más la creación de emprendimientos?

Publicado el
Un ecosistema emprendedor es un lugar geográfico diseñado para estimular el crecimiento de empresas con sistemas de raíces fuertes. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)
Un ecosistema emprendedor es un lugar geográfico diseñado para estimular el crecimiento de empresas con sistemas de raíces fuertes. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Un estudio de ecosistemas emprendedores de 2014, realizado por Colin Mason de la Universidad de Glasgow y Ross Brown de la Universidad de Saint Andrews para la OECD, desarrolló un conjunto de principios generales para las políticas de gobierno relacionadas con los ecosistemas emprendedores.

Un ecosistema emprendedor es un lugar geográfico diseñado para estimular el crecimiento de empresas con sistemas de raíces fuertes, que puedan sustentar su propio crecimiento tanto como sea posible antes de buscar financiación adicional. Estas empresas deben ser solventes, rentables y bien administradas. De lo contrario, es probable que el índice de éxito sea bajo.

Así, se contrastan los enfoques de políticas “tradicionales” con las “orientadas al crecimiento” para el desarrollo de emprendimientos.

El primero de estos enfoques trata de impulsar el desarrollo de todas las empresas a través de programas de creación de empresas, financiación de capitales riesgos e inversión en investigación y desarrollo, o transferencia de tecnología.

Escoger el modelo

Este es un “modelo elige al ganador” y también puede incluir incubadoras de empresas o tecnología, subsidios, incentivos tributarios y programas de apoyo. Tales programas son esencialmente transaccionales en su naturaleza. Esto no significa que no tengan valor, pero no se puede garantizar el éxito mediante esta intervención directa.

Un programa “orientado al crecimiento” tiene un carácter más relacional. Se enfoca en el liderazgo emprendedor de estas empresas de crecimiento. Busca comprender sus redes y cómo fomentar la expansión de estas redes a nivel local, nacional e internacional.

El factor más importante es la intención estratégica del equipo que administra la empresa. Las empresas que buscan crecer necesitan recibir ayuda para vincularse con clientes, proveedores y otros “actores” dentro del ecosistema que puedan ofrecerles recursos.

Los ministros del gobierno pueden jugar un papel fundamental en el desarrollo de la iniciativa y la innovación. Su función consiste en dirigir los departamentos y agencias del gobierno para que se ocupen del problema y desarrollen políticas eficaces.

Un ministro que conoce bien el significado de los ecosistemas emprendedores, cómo se forman y la función y las limitaciones de las políticas de gobierno está en condiciones de generar resultados más eficaces.

Recomendaciones claves

Las recomendaciones más importantes para las políticas de gobierno que fomenten ecosistemas emprendedores son:

  • Hacer de la formación de actividades emprendedoras una prioridad para el gobierno: la formulación de políticas eficaces para los ecosistemas emprendedores requiere la participación activa de los ministros de gobierno que trabajan con altos funcionarios públicos que actúan como “emprendedores institucionales” para determinar y autorizar políticas y programas.
  • Asegurar que las políticas de gobierno sean amplias: las políticas deben desarrollarse de forma holística para que abarquen todos los componentes del ecosistema en vez de tratar de “seleccionar” áreas de interés especial.
  • Permitir el crecimiento natural sin imponer soluciones desde arriba: fomentar el desarrollo de industrias existentes que se han formado naturalmente dentro de la región o país, en vez de tratar de generar industrias totalmente nuevas.
  • Asegurarse de que todos los sectores sean tenidos en cuenta, no solo los de alta tecnología: alentar el crecimiento de todos los sectores industriales, que incluyan empresas de baja, media y alta tecnología.
  • Ofrecer liderazgo, pero delegar responsabilidad y propiedad: adoptar un enfoque “descendente” y “ascendente” que le transfiera la responsabilidad a las autoridades locales y regionales.
  • Desarrollar políticas que respondan a las necesidades de la empresa y su equipo administrativo: reconocer que las políticas para empresas pequeñas son “transaccionales”, mientras que las políticas emprendedoras tienen un carácter “relacional”.

Adaptación del artículo original: “Entrepreneurial ecosystems and the role of government policy”, publicado en The Conversation.

* Tim Mazzarol es profesor de Cátedra de Emprendimientos, Innovación, Mercadotecnia y Estrategias en la Universidad de Australia Occidental.