Invierno será más fuerte: Cómo se deben preparar los productores para las lluvias que vienen

Las lluvias para la segunda parte del invierno serán tan intensas que puede causar daños en cultivos y en la infraestructura, advirtieron diferentes autoridades.

El Insivumeh y el Maga advierten a los productores agrícolas sobre posibles efectos por la segunda fase del invierne en septiembre que será más activa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El Insivumeh y el Maga advierten a los productores agrícolas sobre posibles efectos por la segunda fase del invierne en septiembre que será más activa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Para septiembre se esperan condiciones de abundante nubosidad y lloviznas o lluvias intermitentes, que podría alcanzar el segundo máximo estadístico de lluvia, causando saturación en los suelos, deslaves, inundaciones, deslizamientos de tierra, y lahares en la cadena volcánica.

Esta fue la principal advertencia del Boletín del Sistema de Monitoreo de Cultivos de la Dirección de Planeación (Diplán), del Ministerio de Agricultura y del Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) que se hace a los productores agrícolas.

Además, se considera que la vulnerabilidad por las lluvias se puede registrar en septiembre, y que las pronosticadas para octubre podrían generar daños importantes en la infraestructura del país, destaca el boletín.

“Tomar en cuenta esta información para la planificación del ciclo agrícola y la asistencia oportuna a los productores, ya que las lluvias pueden generar lahares, derrumbes, deslizamientos, crecidas repentinas e inundaciones, especialmente al final del mes”, subraya el documento.

La saturación de los suelos por el exceso de lluvias puede provocar derrumbes, deslizamientos y daños a la infraestructura advierten las autoridades. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Recomendación a productores

Cleofás Culajay, pronosticador de turno del Insivumeh, confirmó que se espera una segunda temporada de lluvia muy fuerte, debido al fenómeno de la Niña.

“Prácticamente tendremos una época lluviosa activa a inicio de septiembre, y obviamente habrá saturación de los suelos. Se está recomendando tener preocupación por la saturación de los suelos, y por tantas lluvias puede haber crecida de ríos”, explicó el técnico.

Para los agricultores, dependerá el cultivo ya que el exceso de lluvia daña las siembras, se recomienda la precaución, así como en la humedad del suelo, añadió Culajay.

Incluso por la presencia de sistemas de baja presión en el océano Pacífico, se pronostican lluvias importantes en la primera semana de septiembre, advirtió el pronosticador.

El boletín del Maga resalta que, aunque se prevé un octubre lluvioso, no se descarta que la temporada lluviosa finalice del 15 y 25 de octubre en la meseta central y oriente del país.

Mientras que en regiones de Boca Costa y suroccidente las condiciones lluviosas podrían extenderse hasta la primera semana de noviembre.

En una entrevista con Prensa Libre, Alfredo Vila, presidente de la Asociación de Azucareros de Guatemala, declaró que en lo que va del invierno las condiciones de lluvia que se han presentado en la Costa Sur han sido normales, pero que están atentos a cómo será la segunda fase del ciclo de lluvias.

El documento no reporta daños, pero se recomienda a los pequeños agricultores prevenir daños en los cultivos por el exceso de lluvias.

“Ante los pronósticos de lluvia actuales se recomienda; para el cultivo de maíz, que en el oriente se realice una práctica adecuada de dobla en la milpa para evitar que entre la humedad en el grano y evitar también el daño causado por pájaros. Mientras que para el frijol es recomendable se anticipe la siembra de segunda para reducir el riesgo de que, en el momento de la siembra, la semilla se ahogue por exceso de lluvia y en el momento de cosecha el exceso de lluvia pueda ocasionar que el frijol se germine en la vaina”, destaca.

Sin mayor impacto

El informe detalla que se detectó daños en cultivos de maíz y frijol a causa del gusano cogollero y tortugilla, en plantaciones de Jutiapa, Jalpa, Chiquimula y Baja Verapaz; mientras por los fuertes vientos las plantaciones sufrieron acame -doblez o inclinación-.

Los daños registrados no son significativos para la producción nacional.

El reporte de Diplán señala que expertos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), analizaron la presencia de la langosta Centroamericana en Chiquimula, que aparece todos los años, y que a la fecha no ha causado daños significativos.

“Se ha observado presencia del insecto en el corredor seco de forma solitaria, sin embargo, es hasta que las condiciones la favorecen cuando la plaga se vuelve gregaria cuando puede llegar a afectar”, indica el documento.