La confianza en la economía se estabiliza, a pesar de algunos hechos adversos

El Índice de Confianza de la Actividad Económica (Icae) se ubicó en 69.89 puntos en septiembre y se mantiene casi invariable con el resultado de agosto, que fue de 69.35 puntos.

Publicado el
A principio de septiembre el Ejecutivo implementó un toque de queda para evitar contagios, pero el Congreso no aprobó. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
A principio de septiembre el Ejecutivo implementó un toque de queda para evitar contagios, pero el Congreso no aprobó. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Cada mes, el Banco de Guatemala (Banguat) realiza una encuesta a un grupo de analistas privados, con el objetivo de conocer su percepción respecto de la trayectoria futura de algunas variables macroeconómicas relevantes.

El mes pasado, la percepción de los agentes económicos se mantuvo estable respecto a agosto último y el indicador se mantiene anclado en 69 puntos: Siete de cada 10 consultados expresó que la evolución económica mejorará en los siguientes seis meses. Tres respondieron que no será así.

En septiembre del 2020, la medición del Icae fue de 53.38 puntos, y ahora en medio de un proceso de vacunación, el indicador se situó en 69 puntos.

A inicio del mes pasado, el Ejecutivo intentó imponer nuevas restricciones a la movilidad con un toque de queda para reducir los contagios; y aunque no fue aprobado por el Congreso, generó un clima de incertidumbre en los agentes económicos y el rechazo de algunos sectores de la población.

En consecuencia, el Legislativo aprobó la Ley de Emergencia Nacional para la Atención de la Pandemia Covid-19, que ordena una ampliación presupuestaria de Q1 mil 878 millones para el Ministerio de Salud, para enfrentar la crisis sanitaria.

Lea también: Cómo la inflación “importada” puede modificar los precios en Guatemala

Además, se presentó el proyecto de presupuesto de Ingresos y Gastos de la Nación para el 2022, por un monto de Q103 mil 992 millones.

Cierre de la inflación

Por otro lado, los analistas consideran que el ritmo inflacionario cerrará el 2021 en 4.48% y para diciembre del 2022, en 4.42%, indicador que estaría dentro del rango establecido en la política monetaria, cambiaria y crediticia del país.

Los factores considerados son el comportamiento de los precios de los combustibles, la trayectoria del precio internacional del petróleo y de las materias primas, así como desempeño de la política fiscal, las condiciones climáticas y la estacionalidad de los productos agrícolas.