Millones de personas viven sin electricidad

Alrededor de mil 200 millones de personas carecen de electricidad, mientras que dos mil 800 millones dependen de la madera y otras formas de biomasa para cocinar y calentar sus hogares, denunció ayer en un informe difundido bajo el liderazgo de Naciones Unidas.

En el mundo hay millones de personas que no tienen acceso a electricidad en sus hogares y utilizan  leña para cocinar.
En el mundo hay millones de personas que no tienen acceso a electricidad en sus hogares y utilizan leña para cocinar.

El documento, elaborado por expertos de 15 organismos internacionales —entre ellos la ONU, el Banco Mundial y la Agencia Internacional de la Energía—, es el primero de la iniciativa “Energía sostenible para todos”, lanzada en el 2011 por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

La idea de este informe es poner cifras a la situación de acceso a la energía en el mundo, para poder medir así los posibles avances en la iniciativa de la ONU, que pretende lograr el acceso universal a formas modernas de energía en el 2030.

El informe destaca que el 80 por ciento de los que no tienen acceso a la electricidad vive en zonas rurales, y que si bien entre 1990 y el 2010 unos mil 700 millones de personas accedieron a la electricidad, esa cifra apenas supera el aumento de la población del planeta, de mil 600 millones, durante ese periodo.

De esta forma, entre 1990 y el 2010 se ha producido sólo un “modesto” progreso en mejorar el acceso a la energía, así como en fomentar su uso eficiente y aumentar las opciones limpias.

Dos tercios de las personas que carecen de acceso a la electricidad se concentran en 20 países de África y Asia, entre los que destacan India, Nigeria, Bangladés y Etiopía.

“Nosotros damos los números para que la sociedad civil se dirija a los gobiernos y les diga que, según este informe, no lo están haciendo todo lo bien que deberían”, declaró en rueda de prensa Kandeh Yumkella, líder de la iniciativa “Energía sostenible para todos”.

En caso de garantizarse el acceso moderno a la energía, se evitaría el uso para cocinar de madera, bosta y carbón, muy contaminantes en espacios cerrados, y que están detrás de la muerte de 3.5 millones de personas anuales por enfermedades y problemas de salud vinculados, destaca el documento.