Muchos productos guatemaltecos tendrán acceso a un país asiático, tras la adhesión a un TLC

Guatemala y Corea del Sur acordaron dos rondas de negociación para cerrar el tratado de libre comercio (TLC) que había quedado suspendido desde hace algunos años.

Publicado el
Funcionarios guatemaltecos y representantes del sector privado visitaron Corea del Sur para reactivar negociaciones y cerrar el TLC. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Funcionarios guatemaltecos y representantes del sector privado visitaron Corea del Sur para reactivar negociaciones y cerrar el TLC. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Los equipos técnicos de ambos países reactivarán las sesiones con miras a un cierre de los textos y a la firma del TLC, lo que podría ocurrir antes que concluya el año.

En la programación se acordó celebrar reuniones durante octubre y noviembre, lo que fue uno de los resultados de la visita oficial llevada a cabo la semana pasada por las autoridades encargadas de la administración del comercio exterior, con el acompañamiento de representantes del sector privado empresarial.

Guatemala estaría reactivando el cierre del TLC, luego de que en 2017 no cerró el acuerdo comercial en una negociación entre el bloque centroamericano y Corea del Sur, que ya está vigente.

Retorno a la mesa

Los negociadores tendrán como punto de partida lo que quedó en suspenso y se respetará lo avanzado.

“Se retomarán las negociaciones para concluir los puntos pendientes, tales como acceso a mercado de 31 partidas (17 hacia el mercado guatemalteco y 14 al coreano), reglas de origen, homologación como adherentes al TLC ya vigente y posteriormente revisión de estilo”, explicó David Juárez, presidente de la Cámara Guatemalteca Coreana de Comercio (Camcor).

Resaltó que el reto es concluir las propuestas técnicas de ambos países para ser consensuada por las dos partes en los temas de acceso a mercados y origen que, a su criterio, son los más importantes.

Lea también: El servicio vital que se encareció y comienza a afectar a los empresarios de la región

Luego vendrán los procedimientos formales para concluir con la firma, por las autoridades de comercio de ambos países.

El directivo sostuvo que es importante mantener comunicación efectiva para que los sectores productivos y pymes puedan estar listos para comercializar sus productos y servicios, cumpliendo normas de accesibilidad e inocuidad, y así aprovechar el gran potencial de mercado que tienen algunos segmentos.

Adhesión

Durante la visita de la delegación guatemalteca a Corea del Sur, también se dio un paso adicional con el resto del bloque, pues Corea del Sur y los cinco países de Centroamérica aprobaron la adhesión de Guatemala, durante una sesión del comité conjunto para el TLC, que se llevó el pasado 30 de septiembre. Eso significa que el país logró su adhesión al TLC, una vez concluya la negociación.

El TLC deberá ser ratificado por el Congreso de ambos países, y luego entrará en vigencia en la fecha que se establezca.

El potencial

Gabriel Biguria, vicepresidente de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), aseveró que retomar la negociación del TLC con Corea será fundamental para el país, ya que de concretarse, se tendrá el acceso a un universo de 52 millones de personas.

Por otro lado, un análisis de inteligencia de mercado determinó que hay oportunidades comerciales para productos como camarones frescos y procesados, frutas (debido a la tendencia de un estilo de vida muy saludable y consumo de alimentos de calidad), tales como mango y aguacate, que son considerados exóticos, y consumidos por compradores con alto poder adquisitivo.

Lea también: El mercado crediticio del país se dinamiza y un sector lleva una amplia delantera

También se identificaron oportunidades para el café, artesanías textiles, artículos de decoración y muebles.

“Hemos validado los beneficios que han tenido los demás países de Centroamérica que se sumaron al TLC con Corea y por eso entendemos que es el mejor momento para retomar el rumbo de esta negociación”, puntualizó.

Las exportaciones de Guatemala al país asiático en 2020 se situaron en US$85 millones y las importaciones en US$248 millones. O sea que aún se le compra más de lo que se le vende.