SAT da detalles del decomiso que causó los disturbios en Tecún Umán y el cierre de aduanas

Superintendente dice que disturbios en la aduana se debieron al decomiso tráiler con mercadería de contrabando.

Presuntos contrabandistas fueron dispersados con gases lacrimógenos este viernes en aduana Tecún Umán.
Presuntos contrabandistas fueron dispersados con gases lacrimógenos este viernes en aduana Tecún Umán.

El superintendente Marco Luvio Díaz Reyes explicó este viernes que los disturbios registrados en la aduana en Tecún Umán, San Marcos, fueron una reacción de la población a los operativos implementados contra el contrabando. 

Refirió que una de las razones específicas por las que se desataron los hechos este viernes en esa frontera fue que se confiscó un tráiler -cargamento- con maíz, y que este es un furgón completo, no camión, por lo que llevaba mercadería que para poderlo llenar tuvieron que haber trasegado el producto en muchas balsas.

Agregó que el dueño del vehículo podría tener mucha capacidad económica, ya que posiblemente es un cabecilla de las redes de contrabando.

“Tiene la capacidad organizativa de manejar personal como balseros, cargadores y tricicleteros, y a raíz de eso creemos que fue la reacción. Queremos resaltar que las instalaciones están bien custodiadas y hay colaboración del Ministerio de Gobernación y la Policía Nacional Civil, que estaban en el puesto y todos reaccionaron y lograron controlar el movimiento”, aseguró Díaz.

Aclaró que la aduana se cerró durante el incidente, pero luego volvió a atender. 

Tienen que regularse

El superintendente fue enfático al señalar a los contrabandistas que tienen que terminar con esos procedimientos anómales, porque se complementarán los 12 puestos de control contra el contrabando.

Para las personas no significa que puedan hacer su comercio, y tienen que pasar por la aduana, sacar sus permisos, explicó, lo que implica un cambio de cultura. Invitó a la población a hacer ese cambio, ya que muchos productos solo están sujetos al IVA, y no es un impuesto tan alto que deben de pagar.

“Tienen que sacar los registros sanitarios para continuar con su actividad económica, y hacerlo con lo que dice la ley”, enfatizó.

Desafío a la autoridad

El superintendente expuso que desde que se instaló el puesto de control en Pajapita, San Marcos, han habido movilizaciones de hasta 800 personas inconformes, pero en coordinación con el Ejército y la PNC, hay capacidad de responder los ataques.

“Es una muestra de que hay que recuperar el control en esa zona”, aseguró.

No descartó que en el futuro pueda haber más ataques, pero hay coordinación con el Ministerio Público, para hacer las detenciones de los principales cabecillas, y en pocos días puedan haber más capturas.