“Tardaremos 3 años en recuperarnos”: El drama de los productores de arroz que lo perdieron todo por Eta e Iota

Con el paso de las tormentas Eta e Iota en noviembre del año pasado, muchos medianos y pequeños productores de arroz de Alta Verapaz perdieron todo. La crisis en ese lugar continúa y recuperar sus siembras podría tomarles hasta tres años.

En noviembre de 2020, más de 144 mil personas se vieron afectadas por las tormentas, entre ellos, productores de arroz. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
En noviembre de 2020, más de 144 mil personas se vieron afectadas por las tormentas, entre ellos, productores de arroz. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

La situación de los habitantes de estos lugares continúa complicada a dos meses del paso de las tormentas Eta e Iota. Las familias afectadas han regresado a sus viviendas, lugares desolados a los que es difícil llegar pues las carreteras están bloqueadas.

Unas 41 comunidades de Panzós, Alta Verapaz, sufrieron grandes inundaciones que dejaron entre 8 y 9 mil personas afectadas.

Drama social y económico

“Todas las personas que habitan toda esta área ya no tienen nada que comer, ni pueden sembrar, pero lo primero que se necesita ahorita es habilitar las carreteras, necesitamos maquinaria, los puentes para que el productor pueda ir a su terreno para sembrar milpa, frijol y arroz porque ya no se puede sembrar nada acá” dijo Ernesto Ramírez, alcalde de Panzós.

En San Vicente 1 hay 38 familias perjudicadas, mientras que en San Vicente 2 son 46, la mayoría con más de 3 niños menores de 12 años.

Las siembras quedaron cubiertas por arena que venía con los ríos y ahora deben quitarla y nivelar el área de nuevo, algo que les tomará incluso hasta 3 años. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Fotografía Prensa Libre: Esbin García.

En estas áreas había siembra de arroz, según la Asociación Guatemalteca del Arroz, por las tormentas más de mil 400 manzanas quedaron fuertemente dañadas en el Valle del Polochic, en San Vicente 1 fueron 130 hectáreas niveladas.

“Lo que pasó aquí fue que se metió el río Tinajas, casi en la totalidad, y los niveles de agua se pueden ver todavía en los troncos de las palmas que llegó como a un metro 80” mencionó Juan Alberto Droege, productor de arroz del área.

Las siembras quedaron cubiertas por arena que venía con los ríos y ahora deben quitarla y nivelar el área de nuevo, algo que les tomará incluso hasta 3 años.

El sector productor de arroz en Guatemala se vio afectado por el paso de las tormentas Eta e Iota, sobre todo en Alta Verapaz. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

“Es un trabajo de topografía, hay trabajo de obviamente volver a encauzar los ríos. Es importante que se apoyen los proyectos de volver a rehacer una borda o de construir una borda para que los ríos no hagan este tipo de daños” agregó Roberto Wong, director ejecutivo Asociación Guatemalteca del Arroz.

Las pérdidas son millonarias y, según los productores, la situación se ha complicado más por la poca ayuda que han recibido del gobierno, añadiendo incertidumbre por la falta de garantía de compra de cosecha nacional de arroz con cáscara.

Mientras tanto, los pequeños productores y habitantes de estas áreas se mantienen por la ayuda que empresas privadas han enviado, ayuda que no será permanente. Además, los niños no tienen acceso a educación y el centro de salud ha permanecido cerrado porque los médicos no han podido llegar por el mal estado de las carreteras.

Unas 41 comunidades de Panzós, Alta Verapaz, sufrieron grandes inundaciones que dejaron entre 8 y 9 mil personas afectadas. (Foto Prensa Libre: Esbin García)