Uber ocultó por más de un año robo masivo de datos que afecta a 57 millones de sus usuarios

El presidente director general de Uber reveló este martes que los datos de 57 millones de usuarios en todo el mundo han sido pirateados a fines de 2016.

El robo informático se produjo en octubre de 2016. Al parecer la empresa pagó US$100 mil a los piratas informáticos para eliminarlo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El robo informático se produjo en octubre de 2016. Al parecer la empresa pagó US$100 mil a los piratas informáticos para eliminarlo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Entre esos 57 millones de usuarios figuran 600 mil choferes cuyos nombres y números de permisos de conducir fueron pirateados. Los nombres de los usuarios así como sus correos electrónicos y números de teléfonos móviles fueron robados, informó Dara Khosrowshasi en un comunicado.


En el momento del incidente, Uber estaba negociando con los reguladores de EE.UU. que investigaban reclamos por separado de violaciones a la privacidad.

Uber ahora dice que tenía la obligación legal de informar sobre el ataque a los reguladores y a los conductores cuyas licencias se tomaron. En lugar de eso, la compañía pagó a los piratas informáticos US$100 mil para eliminar los datos y no hacer público el ciberataque.

Uber dijo que cree que la información nunca se usó, pero se negó a revelar las identidades de los atacantes.

“Nada de esto debería haber sucedido, y no hay excusa para eso”, dijo en un comunicado el presidente ejecutivo, Dara Khosrowshahi, quien asumió el cargo en septiembre. “Estamos cambiando la forma en que hacemos negocios”.

Los últimos meses no han sido precisamente tranquilos para Uber. La cronología del 2017 incluye polémicos casos como el enfrentamiento judicial con el Ayuntamiento de Londres por retirarle la licencia para operar en la capital británica o una traumática transición después de expulsar a su fundador y CEO, Travis Kalanick, que llegó a convertirse en una de las personas más repudiadas en Silicon Valley.

Sin embargo, la recta final del curso reservaba una sorpresa en forma de secreto revelado. Hace un año, los datos personales de más de 57 millones de clientes y conductores de todo el mundo del servicio de alquiler de coches fueron robados por 'hackers”.

El asunto ha permanecido oculto durante todo un año. Ocurrió en octubre de 2016. Y al parecer, según informa Bloomberg, Kalanick fue consciente en todo este tiempo de la brecha y el botín que habían conseguido los ciberdelicuentes.

Sin embargo, el fulminante despido de Joe Sullivan, responsable de seguridad de la compañía, y uno de sus asesores este mismo martes ha destapado una tormenta interna que ha abierto la caja de los truenos poniendo de manifesto el problema el botín y guardar silencio sobre la brecha de seguridad

Como ocurrió en el caso de HBO, los piratas informáticos reclamaron un rescate. Y la firma accedió. Extendió un cheque de US$100 mil en su momento para borrar los datos sustraídos y correr un tupido velo, manteniendo este importante fallo en privado.