Conferencia sobre trastornos del sueño

Almacenes Siman y camas Sealy presentaron a experto y buscan mejorar la calidad de vida por medio de un sueño reparador.

Publicado el

La conferencia fue impartida por Reyes Haro Valencia, especialista en Ciencias Fisiológicas y Trastornos del Sueño.
La conferencia se suma como una acción de impulsar una campaña de concientización sobre la importancia primordial de un sueño profundo y reparador, ya que “Dormir profundo nutre la vida”.
La falta de descanso puede desencadenar ciertos problemas como somnolencia diurna, estrés, depresión, dificultad de concentración, problemas cardiovasculares, entre mucho otros, por esto, uno de los principales objetivos es educar a la población para que sean capaces de detectar estos problemas y recibir el tratamiento más adecuado para solucionarlo.
Numerosos estudios nos señalan que alteraciones en el ciclo del suelo o trastornos como el insomnio impactan negativamente sobre el estrés, elevando los niveles de cortisol.
Se afectan así nuestros procesos metabólicos negativamente. La falta de sueño está relacionada con la elevación del cortisol de forma directa y parece tener una relación con la obesidad y la diabetes de tipo II.
El cortisol es conocido como “la hormona del estrés”, y como el propio sobrenombre lo indica, nuestro cuerpo la libera ante situaciones de estrés como alarma. Generalmente, los niveles más bajos de cortisol suelen darse a media noche y comienzan a aumentar 2 o 3 horas después del inicio del sueño. Las concentraciones de cortisol más altas de alcanzan cerca de la hora de levantarse, entre 6:00 a 8:00 am.

La conferencia fue impartida por Reyes Haro Valencia, especialista en Ciencias Fisiológicas y Trastornos del Sueño.
La conferencia se suma como una acción de impulsar una campaña de concientización sobre la importancia primordial de un sueño profundo y reparador, ya que “Dormir profundo nutre la vida”.
La falta de descanso puede desencadenar ciertos problemas como somnolencia diurna, estrés, depresión, dificultad de concentración, problemas cardiovasculares, entre mucho otros, por esto, uno de los principales objetivos es educar a la población para que sean capaces de detectar estos problemas y recibir el tratamiento más adecuado para solucionarlo.
Numerosos estudios nos señalan que alteraciones en el ciclo del suelo o trastornos como el insomnio impactan negativamente sobre el estrés, elevando los niveles de cortisol.
Se afectan así nuestros procesos metabólicos negativamente. La falta de sueño está relacionada con la elevación del cortisol de forma directa y parece tener una relación con la obesidad y la diabetes de tipo II.
El cortisol es conocido como “la hormona del estrés”, y como el propio sobrenombre lo indica, nuestro cuerpo la libera ante situaciones de estrés como alarma. Generalmente, los niveles más bajos de cortisol suelen darse a media noche y comienzan a aumentar 2 o 3 horas después del inicio del sueño. Las concentraciones de cortisol más altas de alcanzan cerca de la hora de levantarse, entre 6:00 a 8:00 am.

La conferencia fue impartida por Reyes Haro Valencia, especialista en Ciencias Fisiológicas y Trastornos del Sueño.
La conferencia se suma como una acción de impulsar una campaña de concientización sobre la importancia primordial de un sueño profundo y reparador, ya que “Dormir profundo nutre la vida”.
La falta de descanso puede desencadenar ciertos problemas como somnolencia diurna, estrés, depresión, dificultad de concentración, problemas cardiovasculares, entre mucho otros, por esto, uno de los principales objetivos es educar a la población para que sean capaces de detectar estos problemas y recibir el tratamiento más adecuado para solucionarlo.
Numerosos estudios nos señalan que alteraciones en el ciclo del suelo o trastornos como el insomnio impactan negativamente sobre el estrés, elevando los niveles de cortisol.
Se afectan así nuestros procesos metabólicos negativamente. La falta de sueño está relacionada con la elevación del cortisol de forma directa y parece tener una relación con la obesidad y la diabetes de tipo II.
El cortisol es conocido como “la hormona del estrés”, y como el propio sobrenombre lo indica, nuestro cuerpo la libera ante situaciones de estrés como alarma. Generalmente, los niveles más bajos de cortisol suelen darse a media noche y comienzan a aumentar 2 o 3 horas después del inicio del sueño. Las concentraciones de cortisol más altas de alcanzan cerca de la hora de levantarse, entre 6:00 a 8:00 am.