Otro antejuicio contra jueza

Un nuevo antejuicio se viene a añadir a los ya numerosos problemas legales de la jueza de Escuintla, Delmy Rocío Castañeda.

El retorno de Castañeda a su judicatura se ve cada día más lejano. Ayer, la Fiscal contra la Corrupción, Tatiana Morales, presentó ante la Corte Suprema de Justicia una nueva solicitud de antejuicio contra la jueza.

La demanda se fundamenta sobre nueve procesos que Castañeda conoció este año en su juzgado de Escuintla y en los que, según el Ministerio Público, MP, habría actuado de forma irregular.

Entre las supuestas negligencias cometidas por Castañeda, se encuentra la liberación de detenidos sin mediar resolución de sobreseimiento o sin que éstos pagaran totalmente su caución económica.

La petición de antejuicio también señala que la jueza recibió la fianza de al menos un imputado, y este dinero nunca llegó a las arcas del Organismo Judicial.

En otros casos, el MP cuestiona las reformas realizadas por la jueza a los autos de procesamiento, modificando las sanciones en beneficio de los acusados.

Desde finales de agosto último, Castañeda ha permanecido separada de su cargo, tras declarársele con lugar otro antejuicio.

En la actualidad, enfrenta cargos en los tribunales por abuso de autoridad, prevaricato y procuración de inmunidad. Castañeda permanece bajo custodia policial en un centro de salud privado de Escuintla, por habérsele diagnosticado una crisis nerviosa el día de su detención.