Coronavirus: La falta de pruebas resta certeza a las estadísticas oficiales

Un informe del Observatorio del Covid – 19 para Guatemala revela que existen 18 municipios que no tienen casos positivos por coronavirus. Expertos coinciden que no se trata por mejores medidas de prevención, la razón de fondo, es la falta de pruebas que oculta el impacto real del virus.

La falta de pruebas de coronavirus impide tener una muestra más exacta de la pandemia a semanas de una segunda ola. Fotografía: Prensa Libre (Erick Avila).
La falta de pruebas de coronavirus impide tener una muestra más exacta de la pandemia a semanas de una segunda ola. Fotografía: Prensa Libre (Erick Avila).

Guatemala cumplió cinco meses desde que reportó a su primer paciente con coronavirus, ahora los casos superan los 60 mil con un total de 2 mil 296 fallecidos, hasta este 13 de agosto, según el tablero de alertas habilitado por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Mspas).

Aunque existe un esfuerzo de las autoridades por demostrar el paso y expansión que está teniendo la pandemia en nuestro país, parece no ser suficiente, ya que existen regiones que no han sido evaluadas del todo, lo que impide la detección de algunos casos.

Por ejemplo el Observatorio del Covid – 19, encabezado por el epidemiólogo José Ortiz, señaló que hay 18 municipios en los que no se ha detectado un solo caso en estos cincos meses, “cosa que en realidad no es creíble porque hay algunos municipios que son importantes, lo que hay que hacer es ver que está pasando en esos municipios, hay que confirmar si en verdad no hay casos o si se pasaron por alto”, señaló.

Estos municipios son Petatán, San Juan Atitán, San Rafael La Independencia, Todos Santos Cuchumatán, San Gaspar Ixchil y Santa Cruz Barillas, todos ellos del departamento de Huehuetenango.

También Santa Catarina Palopó y Concepción en Sololá; San Cristóbal Cucho y Rió Blanco en San Marcos; Canilla, Chajul, Patzité y Zacualpa de Quiche; junto a Concepción las Minas en Chiquimula, La Máquina en Suchitepéquez, el Puerto de San José en Escuintla y San Manuel Chaparrón en Jalapa.

De los anteriores los municipios del Puerto de San José, Chajul, y Concepción las Minas son los que reportan la mayor cantidad de pruebas, teniendo 398, 41 y 21 evaluaciones respectivamente. El resto ni siquiera llega a las 20 pruebas.

Ahora los municipios de Patzite y Concepción únicamente tienen una prueba, mientras que no aparece registro de evaluaciones para los municipios de La Máquina, Santa Cruz Barillas y San Manuel Chaparrón.

Pruebas para la segunda fase

Los pronósticos de los expertos en la salud dan cuenta que para septiembre u octubre se estaría manifestando una segunda ola de contagios en Guatemala, por lo que afirman es prudente que las instituciones de Salud mejoren en su capacidad para correr pruebas.

Ortiz propone que se prioricen los municipios con mayor densidad poblacional, tomando como uno de sus argumentos que a menos distanciamiento social habrá más contagios, “lo que hicimos fue en función de la densidad poblacional, por cantidad de habitantes por kilómetro cuadrado. El covid depende de la concentración de personas y el distanciamiento que puede haber entre una y otra. Vemos municipios donde la concentración es arriba de 500 habitantes por kilómetro cuadrado”.

Quien no comparte del todo esta proyección es el doctor Edwin Asturias, titular de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia Covid – 19 (Coprecovid), “si usted usa la densidad poblacional como un parámetro de en donde debe de hacer pruebas usted va a dejar rezagados a aquellos municipios que tienen menos personas, que no significa que la pandemia no llegue ahí”, explicó.

A su vez, Asturias, refirió que en los próximos días esperan cumplir con la cantidad estimada de 5 mil pruebas por día, logrando descentralizar las pruebas, aunque reconoce que esos municipios que no reportan casos es, muy probable, por la falta de pruebas.

“Cuando usted no hace pruebas no sabe si no hay casos o si no tiene pruebas, es importante llegar a esos municipios en estas semanas para estar seguros de las pruebas para poder testear y es por esa razón que el semáforo no puede entrar en verde, porque mientras usted no tenga una capacidad de pruebas en todos los municipios, que sea mínima, no tenemos la certeza que usted no tiene casos”, refirió.

El virus no se ha ido

La proyección estimada del observatorio es correr como mínimo 18 mil pruebas, priorizando aquellos municipios que tienen mayor cantidad de habitantes, pero aunque la estrategia sea acertada la falta de recursos económicos con los que cuenta el ministerio de Salud impiden llevarla a cabo.

Pero el epidemiólogo Edwin Calgua, Coordinador del Centro de Investigaciones de la Usac, considera clave que se determine porqué hay municipios sin casos, porque es un dato clave para afrontar la pandemia.

“En epidemiologia nosotros necesitamos siempre tres cosas: tiempo, lugar y persona. Lugar es un punto clave, pero en Guatemala es muy difícil identificar de qué lugar viene, eso porque a veces vienen ya muy malitos a ser atendidos al área metropolitana y eso hace que exista un subregistro en los datos, es muy probable que esos casos hasta se reportaron en otros lugares”, indicó.

Todo lo anterior, sin lugar a dudas, tiene un efecto en la estrategia de reapertura que tiene en mente el gobierno, “al semáforo le hace falta datos para poder tener mejor certeza, no tiene suficiente detección entonces no puede dar una buena certeza de cómo está el panorama. Hay que partir del hecho que el virus no se ha ido. El virus está y como se ha esperado es que va a empezar a subir a medida que se abrieron las medidas, la pregunta es ¿Qué tanto va a subir?”, según Iris Cazali, jefa de epidemiologia del Hospital Roosevelt.

Es un hecho que la segunda ola de la pandemia está por llegar a Guatemala en cosa de algunas semanas, la clave para sobrevivir a ella será respetar las medidas de prevención ya conocidas como el lavado de manos, uso de mascarilla y el distanciamiento social, pero además no confiarse de los números porque el subregistro puede jugar un papel clave es esa próxima etapa.