Coronavirus: Salud decide utilizar pruebas de antígeno y alista compra de 120 mil test

Las pruebas para la detección del nuevo coronavirus han sido escasas en el país lo que impide llegar a la cantidad recomendada de cinco mil evaluaciones diarias, pero el tipo de pruebas que busca adquirir el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) divide el criterio de médicos quienes tiene algunas dudas respecto a su eficacia.

Publicado el
Pruebas para detectar COVID-19
El número de pruebas que actualmente se realizan es insuficiente para medir el comportamiento de la pandemia en el país, advierten expertos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Una baja ejecución presupuestaria en medio de la pandemia que se traduce a la falta de equipo médico y de bioseguridad para atender la crisis han sido las criticas recurrentes que ha recibido el ministerio de Salud, que a su vez ha impedido una masificación de pruebas que había sido solicitada por gremiales médicas desde hace algunas semanas cuando incrementó el número de casos positivos por covid – 19 en Guatemala.

Ahora bajo el Número de Operación Guatecompras (NOG) 12884588 la cartera salubrista busca la adquisición de 120 mil pruebas de antígeno para la detección de posibles casos de coronavirus en pacientes que presenten síntomas, según se detalla en las especificaciones del concurso que actualmente se encuentra bajo evaluación, es decir, que ya no se aceptan ofertas.

El único ofertante fue la empresa Imexmed S.A cuyo representante legal es José Roberto Díaz Rivas, entidad que no tiene un historial extenso en Guatecompras, su primera adjudicación fue el pasado 22 de junio y la más reciente este 7 de julio, logrando contratos por Q2 millones 353 mil 855; la oferta que presenta para las 120 mil pruebas de antígeno está valorada por Q3 millones 432 mil.

Las pruebas de antígeno cumplen con una función y no son inservibles, según médicos, pero el problema radica en que no existe un seguimiento epidemiológico adecuado al momento que se utilizas estas evaluaciones.

Las mismas cuentan con un grado mayor de imprecisión y por eso aquellos pacientes con síntomas que den negativo deben someterse a una segunda prueba de PCR para confirmar el diagnóstico, situación que en Guatemala, al parecer, no se aplica.

“Yo creo que la compra está mal dirigida las pruebas que se deben de adquirir son las PCR en tiempo real, las pruebas de covid – 19 han evidenciado en estudios anteriores que las rápidas tienen poca sensibilidad y el seguimiento a los pacientes que salen negativo es muy pobre por parte del ministerio razón por la cual podrían potenciar la pandemia enviando gente a su casa que en realidad está infecciosa”, explicó el doctor José Ortiz quien encabeza el Observatorio Covid – 19.

Otro de los problemas que evita el seguimiento adecuado, a criterio de Ortiz,  es que los pacientes tienen temor de hacerse una segunda prueba por todo el rechazo social que ha sido evidente en algunas comunidades del país.

“La gente no va por el miedo al estigma y la discriminación y se quedan con el diagnóstico de negativo, el sector privado tampoco pude dar ese seguimiento porque al referirlas al ministerio tampoco la gente va, es más que todo el mal manejo que se la ha dado a la enfermedad junto al rechazo social que tiene la población a las personas que salen positivas”, agregó.

Cargando

Buena aplicación

Las pruebas de antígeno son más económicas y han ayudado a las autoridades del ministerio de Salud a detectar casos en pacientes con síntomas, por lo que la doctora Iris Cazali, epidemióloga del Hospital Roosevelt, afirma que con la aplicación correcta del protocolo son pruebas útiles para combatir la pandemia.

“Esa prueba está funcionando para personas que tienen síntomas y nos está ayudando a que en un sintomático que es positivo evitando el gasto y el tiempo que cuesta hacerle una prueba de PCR”, fundamentó la doctora.

Aunque Cazali es clara en decir que las pruebas de antígeno son eficientes toda vez se respeten los lineamientos que ha dado el MSPAS, ya que de lo contrario podrían darse falsos negativos que serían perjudiciales para contrarrestar la pandemia.

“El problema se genera básicamente cuando la gente no sigue protocolos porque si estas pruebas no se aplican como debe de ser no están bien llevadas y nos va a dar chance a que salgan muchos falsos negativos, yo creo que mientras los protocolos se apliquen en pacientes que sean sintomáticos es útil pero si se llegan a utilizar en asintomáticos donde la sensibilidad no es alta y además en el sintomático negativo no se le va a dar el seguimiento para hacerse la PCR el riesgo muy alto de dar falsos resultados” , citó.

Precios altos

El pasado fin de semana la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (Agei) emitió un comunicado advirtiendo que las pruebas de antígeno no son las ideales para diagnosticar a pacientes, el argumento expuesto coincidió con Ortiz, en que no se da un seguimiento adecuado a cada uno de los resultados que son negativos.

Por ello consideran necesario que se deban incluir junto a los concursos de licitación para pruebas de antígeno pruebas PCR, para que la red de hospitales públicos tengan el abastecimiento necesario para responder a los resultados negativos que puedan dar las pruebas rápidas.

Aunque otro problema que expuso la Agei es que en los laboratorios privados las pruebas de PCR son demasiado caras por lo que temen que muchos guatemaltecos que quieran practicarse estar pruebas, al no haber en la red pública, no puedan hacerlo, por ello consideran ideal que Salud regule precios o ayude a que los precios se reduzcan.

“En lo privado las pruebas PCR están oscilando entre Q3,200 y Q3,900 entonces es importante, y nosotros como Asociación de Enfermedades Infecciosas mencionamos en un comunicado, que siendo que estas pruebas están muy caras podría el gobierno tratar de subvencionar de alguna manera, regular precios o pagar parte de esas pruebas a los laboratorios para que ellos solamente cobren por su mano de obra”, explicó Alicia Chang, vicepresidenta de la Agei.

Nuevo tipo de PCR

En promedio por cada semana el Seguro Social únicamente cuenta con mil pruebas, lo que podría ser también otro de los factores que ha impedido una masificación de pruebas, pero el Igss también considera que las pruebas rápidas no son las oportunas para la pandemia.

Por ello con el respaldo de la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops) busca comprar 200 mil pruebas PCR, aunque por la demanda que existe a nivel internacional serán diagnósticos de marcas que aún no han sido utilizadas en el país, pero que según los encargados de la licitación cumplen con estándares de calidad internacional.

“Actualmente estamos en una licitación con el Igss la cual nos generara contratos abiertos y estamos buscando alternativas a las que se están utilizando actualmente porque estas están comenzando a tener un déficit por respecto a la demanda y por eso estamos viendo otras pruebas que tienen la misma confiabilidad, que funcionan con los mismos protocolos y sobretodo que sean validadas por institutos de cuarto nivel que garantizan su calidad”, señaló Andrea Calvaruso, director de Unops.

Quien también agregó que este tipo de pruebas “son PCR pero tienen otra forma de procesar lo importante es que tengan un reconocimiento que las hagan valida y que tengan calidad”, así mismo se encuentran analizando aproximadamente 12 alternativas distintas para este tipo de pruebas.