Comunitario

Desnutrición acecha la vida de los niños de la aldea Valencia, Jutiapa

Una parálisis cerebral y problemas de desnutrición impiden que los hermanos Jose Miguel, de 7 años, y su hermana Angélica Marisol, 4, sonrían como el resto de niños en Valencia, Jutiapa. La desnutrición de niños en Guatemala está presente en la ocho departamentos.

Por Carlos Álvarez / Guatemala

Valencia es una de las comunidades más golpeadas por la sequía y la pérdida de cosechas, pero no ha recibido mayor ayuda del Gobierno. (Foto Prensa Libre: Esbin García.
Valencia es una de las comunidades más golpeadas por la sequía y la pérdida de cosechas, pero no ha recibido mayor ayuda del Gobierno. (Foto Prensa Libre: Esbin García.

José Miguel Olivares Aguilar, de 7 años, y su hermana Angélica Marisol, de 4, presentan problemas de desnutrición desde hace varios años.

Su condición es más complicada porque ambos padecen parálisis cerebral. Estos niños estuvieron internados en el Hospital Infantil Padre Pedro, durante cuatro meses, y actualmente deben acudir periódicamente a chequeo.

La familia de los niños enfrenta graves problemas para cumplir con las citas médicas.

DE SU INTÉRES | Roxana Baldetti podría perder una mansión y su extenso terreno

Marta Alicia Aguilar, madre de los menores, explica que para poder llevarlos al mencionado hospital tiene que abordar un autobús que sale a las 5 horas de la aldea Valencia. Llegar al centro asistencial le toma unas tres horas y media.

El padre de los menores es agricultor y gana Q50 diarios, beneficio que obtuvo de alguien que tomó en cuenta la condición de los niños. El pasaje de ida y vuelta al hospital cuesta Q20 por persona, por lo que muchas veces es complicado para la familia llevar a los pequeños.

  • Marta Alicia Aguilar, junto a sus hijos José Miguel y Angélica Marisol, quienes han sido tratados por desnutrición en más de una ocasión. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
    Marta Alicia Aguilar, junto a sus hijos José Miguel y Angélica Marisol, quienes han sido tratados por desnutrición en más de una ocasión. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

En la etapa más crítica, José Miguel llegó a pasar 20 libras y Angélica Marisol, 14. Debido a su condición, el pequeño debe usar sonda y el hospital regional, por falta de insumos, no puede proporcionárselas, así que la familia debe comprarlas.

Aracely espera ver a su hermano

Aracely Morales López tiene 5 años. Es una vivaracha niña que juega en los alrededores de su casa junto a sus hermanos y primos.  

Aracely tiene un hermano gemelo que se llama Nery, a quien no ha visto desde hace un año.

LEA TAMBIÉN | Jacaltenango, lugar olvidado donde impera el hambre

El menor se encuentra en el Hospital Infantil Padre Pedro desde que le fue diagnosticada desnutrición aguda  y fue necesario atenderlo para salvarle la vida.

La historia fue confirmada por Ilaria Flores, tía política de la menor.

  • Aracely Morales López  juega con sus primos y siete hermanos. Su gemelo  está desde hace un año en el hospital, por desnutrición. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
    Aracely Morales López juega con sus primos y siete hermanos. Su gemelo está desde hace un año en el hospital, por desnutrición. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El padre de los niños, William, es agricultor y su situación ha sido mala siempre, pero desde hace tres años es crítica porque se vio afectado directamente por la sequía, ya que dependía casi de manera exclusiva de sus cosechas para poder sostener a su familia.

Además de los gemelos, William es padre de otros nueve menores y mantiene la esperanza de volver a casa con su hijo ya recuperado.

Los hijos varones más grandes ayudan a su padre en las tareas de agricultura, las cuales se han visto severamente afectadas en los últimos meses. Aunque hubo una buena época de lluvia, las pérdidas de los años 2015 y 2016 no los ha dejado recuperarse y poder así obtener suficientes ingresos para alimentarse adecuadamente.

El Niño podría establecerse

César George, meteorólogo del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Sismología e Hidrología (Insivumeh), explicó que actualmente el país está bajo la influencia del fenómeno La Niña —enfriamiento del océano—, pero los modelos de pronóstico utilizados actualmente indican que a medio año las condiciones podrían llegar a ser neutras, “con gran posibilidad” de que se desarrolle un fenómeno  El Niño —aumento de la temperatura en el mar, que causa poca lluvia en la región—.

Como en años pasados, cuando  afecta  este fenómeno  se corre el riesgo que algunas cosechas se pierdan.

Antecedentes

  • Video publicado en el 2014

Contenido relacionado