Detectan deficiencias en buses rojos que se preparan para reactivar operaciones en medio de la pandemia de coronavirus

Autoridades de la PDH verifican el estado de los buses rojos y detectan deficiencias en varias de las unidades que se alistan para retomar operaciones.

Buses rojos aún no están preparados para prestar el servicio. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Buses rojos aún no están preparados para prestar el servicio. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

La Defensoría de las Personas Usuarias del Transporte Público de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) verificó este viernes 9 de octubre el estado de los buses rojos en tres predios de la capital y determinó que muchas de estas no cumplen con las condiciones para reiniciar operaciones.

Son al menos dos mil unidades las que deben regresar a las calles de la ciudad; sin embargo, estas tienen que cumplir con las nombras de bioseguridad contra el coronavirus.

“Se observó que gran cantidad de autobuses -alrededor de 60- están en proceso de reparación y equipamiento, no estando en condiciones para poder brindar el servicio en este momento”, señaló la PDH en su página web.

Édgar Guerra, defensor del usuario del transporte público, dijo que fueron tres predios donde se hizo la supervisión, dos en la zona 1 y otro en la zona 21, en los que se determinó que algunas de las unidades no están en condiciones de prestar el servicio. Además, agregó que no hay una fecha para la reactivación de ese sector, porque este debe cumplir con los requerimientos de las autoridades.

“La condición que tienen es que las unidades cuenten con las condiciones necesarias para garantizar la eficiencia del servicio y las medidas de bioseguridad. Además, que tengan instalado y funcionando el GPS y el sistema prepago, para que la eventual subvención sea entregada al usuario al momento de utilizar el servicio y garantizar que lo prestarán y que respetarán la tarifa autorizada”, dijo Guerra.

Guerra asegura que ese sector se encuentra en un dilema, porque los transportistas necesitan reiniciar operaciones, pero los autobuses no están en condiciones para hacerlo y no cuentan con los recursos suficientes para acondicionar las unidades, ya que desde el 2015 dejaron de recibir un subsidio.

En tanto, los transportistas manifiestan la necesidad de reiniciar operaciones, pero necesitan tiempo y recursos para reacondicionar y reparar los autobuses.

Protesta

Propietarios de autobuses urbanos de la capital manifestaron frente a la PDH para conseguir apoyo en sus negociaciones para establecer el precio al pasaje que les permita volver a operar.

Representantes de la Asociación de Propietarios de Autobuses Urbanos de Guatemala (Asopagua), incluido su presidente, Edwin Amaya, tomaron la 12 avenida de la zona 1, justo frente a la sede de la PDH para solicitarle al Procurador, Jordán Rodas Andrade, que abogue por ellos en las mesas de negociación para establecer los términos en los que este servicio de transporte público colectivo pueda retomar labores.

El principal obstáculo que se han encontrado son los precios del pasaje, mientras que las nuevas medidas de seguridad sanitaria, como el aforo limitado o la obligación de portar alcohol en gel y termómetro en cada unidad, suben los costos de operación de los propietarios, pero la Municipalidad de Guatemala, no pretende autorizar un aumento al valor del pasaje