Reducción de cobertura educativa se suma a baja inversión en infraestructura y docentes

Al menos 1.5 millones de niños y jóvenes se encuentran fuera del sistema educativo, por diversas causas, de acuerdo con un estudio del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), que evalúa datos del Mineduc comprendidos entre el 2012 y el 2016.

La inversión en infraestructura escolar es escasa; la mayor parte del presupuesto va a salarios. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La inversión en infraestructura escolar es escasa; la mayor parte del presupuesto va a salarios. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según datos proporcionados en el informe, la tasa neta de escolaridad del 2012 al 2016 descendió del 60.3% al 56% en todos los niveles.


Plantear una nueva política docente se hace necesario al observar cómo ha caído la cobertura educativa en los últimos seis años, señalan expertos al referirse a esta y otras deficiencias que se acumulan y redundan en malos resultados en las aulas.

Parte del problema es que existe poco interés de los docentes en emplearse en el sector público, además del deficiente proceso de selección de maestros desde el Ministerio de Educación.


A esa situación se suma que Guatemala es el país con la inversión en educación más baja de Latinoamérica. Esto debido a que se destina menos del 3% del producto interno bruto (PIB) a Educación, mientras que los demás países de la región asignan 5.3%, en promedio.

De su interés: Maestros que con su entrega han cambiado la forma de ver la educación

El problema del presupuesto en la cartera también está ligado a su destino: en el 2016, el 88% de los recursos se dedicó principalmente al pago de sueldos de maestros y personal administrativo, y solo el 0.9% fue para infraestructura educativa.
Mejorar la calidad educativa con esos indicadores es difícil, según el informe Actualización del estudio de políticas docentes en Guatemala, presentado ayer por el Cien.

Bajo la consigna “la educación que tenemos sigue sin ser la que queremos”, el documento evidencia desafíos en materia educativa, pero una de las prioridades es la carrera docente, de acuerdo con Verónica Spross, investigadora del Cien, entidad que trabajó el documento junto al Programa de Educación del Diálogo Interamericano (Preal) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


El año pasado, según datos de la Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa (Digeduca), solo 32 de cada cien jóvenes que concluyeron el diversificado obtuvieron el logro mínimo en lectura y únicamente 10 de cada cien lo consiguieron en matemáticas.

Pero no solo es un problema de estudiantes. Evaluaciones internacionales resaltan dos grandes carencias en la formación de los maestros: deficiencias en la enseñanza del uso de la tecnología como herramienta en las aulas e insuficiente práctica supervisada en el proceso formativo.

Le puede interesar: Maestro innovador de Suchitepéquez premiado por Microsoft

Los maestros que se sometieron a la prueba diagnóstica en el 2017 lograron 51% de dominio del área de lenguaje y 37% en matemáticas; el 54% aprobó en estrategias de enseñanza.

El viceministro de Educación Héctor Canto mencionó que la prueba diagnóstica se implementó para determinar en qué condición se encontraban los docentes, para integrarlos a un programa de formación. “Ha habido cierta oposición a que se tome como factor para darle nombramiento a los maestros. Nosotros estaríamos revisando esa parte y, si es necesario, subirlo a 60 puntos o más, o vincularlo con el nombramiento. Lo podríamos hacer en algún momento”, indicó.

Revisión

La actualización se enfoca en la evaluación de nueve acciones que se plantearon en un primer documento presentado en el 2015. En algunas se lograron avances.


El viceministro Canto señaló que entre los progresos de la cartera se cuenta darle certeza jurídica a la Formación Inicial Docente, así como la implementación del Sistema Nacional de Acompañamiento Escolar (Sinae), que sustituirá al actual sistema de supervisión.

A criterio de Spross, “se están implementando unos temas más que otros. Los que requieren más impulso son la cultura de evaluación y la carrera docente, pasando por la selección y reclutamiento en meritocracia, pero hay otros temas que han tenido más avance”.


Contenido relacionado

> Tres maestras reconocidas por su proyección social
> Dos historias de maestros con vocación en el país

>La dificultad de ser maestro en Guatemala