EE. UU. critica capacidades sanitarias de Centroamérica ante el coronavirus

En el caso de Guatemala, resaltan las carencias en equipo de protección mínimo para el personal médicos.

Publicado el
Una protesta de médicos en Quito, Ecuador. EE. UU. considera que los limitados sistemas de salud son los principales retos de los países latinoamericanos para enfrentar al coronavirus. (Foto Prensa Libre: EFE)
Una protesta de médicos en Quito, Ecuador. EE. UU. considera que los limitados sistemas de salud son los principales retos de los países latinoamericanos para enfrentar al coronavirus. (Foto Prensa Libre: EFE)

El gobierno de EE. UU. reconoció este martes 28 de abril que los países de Centroamérica cuentan con “capacidades sanitarias reducidas” para hacer frente a la pandemia del coronavirus que en esta región ya se ha cobrado la vida de 265 personas y ha causado más de ocho mil 300 mil contagios.

En una conferencia telefónica desde ese país, Emily Zielinski-Gutierrez, directora Regional de Centroamérica de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), expuso que han observado de cerca el desarrollo de la pandemia del covid-19 en los países centroamericanos y que, a pesar de que estos han tomado acciones para la detección de casos “eso no significa que no enfrenten muchos desafíos”.

Uno de los retos subrayó el funcionario estadounidense, radica en las “capacidades sanitarias reducidas” que tienen los hospitales para asegurarse de que se pueden implementar medidas de control y prevención de la enfermedad.

“Los ministerios de salud de la región han realizado una preparación muy fuerte, implementando planes y respuestas con directrices claras y precisas… No obstante, necesitamos contar con suficientes camas y kits de detección para responder”, subrayó Zielinski-Gutierrez.

Por su parte, Jon Piechowski, subsecretario del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, aseveró que EE. UU. mantiene el compromiso con la salud y ayuda humanitaria a los países, al extremo que han otorgado ayuda a 30 naciones por US$64 millones.

Asimismo, la ayuda financiera llega a US$3 mil millones cuando se suman las contribuciones de empresas y ciudadanos estadounidenses, añadió.

Carencias en Guatemala

 

El sistema de salud guatemalteco cuenta con una infraestructura limitada, tanto en recurso humano como de equipo para hacer frente a la emergencia por el coronavirus covid-19.

El dato más actualizado del Ministerio de Salud es que el sistema contaba para la cuarta semana de la emergencia con 443 camas para atender a pacientes enfermos de covid-19 en dos hospitales, el de Quetzaltenango y el del Parque de a Industria.

Además, cuenta con 56 ventiladores para asistir a pacientes graves, aunque supuestamente está en planes adquirir otros 200, algo que se vislumbra cuesta arriba debido a la alta demanda de esos aparatos y a la prohibición a empresas productoras de exportarlos, que han impuesto algunas naciones, entre ellas EE. UU.

Aunque el Gobierno de Guatemala también afirmó a inicios de mes que se comprarían batas, guantes, mascarillas, botas y zapatos especiales, además trajes protectores exclusivos para ser utilizados en áreas donde hay concentración de pacientes con covid-19, lo cierto es que a la fecha estos no han llegado.

Una encuesta con mil 300 médicos que llevó a cabo la Universidad de San Carlos y el Colegio de Médicos reveló que seis de cada 10 profesionales de la salud se sienten desprotegidos puesto que no cuentan, algunos de ellos, ni siquiera con agua, jabón o alcohol en gel para enfrentar la pandemia.

Mucho menos tienen mascarillas N95, gafas protectoras ni trajes especiales para evitar entrar en contacto directo con el virus. El Gobierno asegura que cuenta con Q500 millones para comprar esos insumos.

La falta de equipo de protección a desincentivado a los médicos  a aplicar a plazas en el gobierno para laborar en los hospitales instalados para recibir a pacientes con coronavirus. Solo en Quetzaltenango, el sábado pasado un grupo de 20 enfermeras renunció a continuar en el hospital temporal instalado en el Centro de Ferias y Exposiciones.

Por aparte, en el hospital General San Juan de Dios, un grupo de empleados protestó la semana pasada por las condiciones de vulnerabilidad en las que, afirman, trabajan en ese centro asistencial.

Mientras que en el hospital temporal del Parque de la Industria hay un déficit de 340 médicos.