Heladas podrían dañar cultivos y así se prepara el sector para prevenir los efectos del frío intenso de fin de año

Los cultivos podrían dañarse por crecidas de ríos o frío intenso en el final de la época de lluvias de este año.

Publicado el
La temporada de frentes fríos será intensa y las autoridades advierten sobre heladas agrícolas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La temporada de frentes fríos será intensa y las autoridades advierten sobre heladas agrícolas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Guatemala entra en la última fase de la temporada de lluvias con alerta de saturación en suelos que puede provocar inundaciones, deslaves, derrumbes y lahares o daños a cultivos y a la infraestructura, advierten las entidades de protección civil.

La finalización de las lluvias en la meseta central y oriente del país se prevé del 10 al 24 octubre, pero se podrían reactivar por la entrada de humedad desde el Pacífico, así como la influencia de actividad ciclónica en ambos océanos, señala la perspectiva climática para el presente mes que emitió el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Hace un año, durante la retirada de las precipitaciones pluviales, ingresaron las tormentas Eta e Iota, que causaron severos estragos en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Por lo que concierne a prevención, el Insivumeh y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) mantienen vigilancia.

Alerta

“Aunque las lluvias van a disminuir, se puede presentar algún fenómeno como un ciclón tropical o sistema de baja presión que podría generar lluvias de forma media a alta. Por el momento no hay ningún fenómeno en desarrollo ni siquiera en Cabo Verde, África, pero estamos observando el comportamiento de las temperaturas en los océanos, pues podrían cambiar la tendencia”, explicó Emilio Barillas, portavoz del Insivumeh.

En el Atlántico se da un enfriamiento de temperatura a la vez que en el Pacífico ocurre un calentamiento, y  con alguna variación de temperatura se podría incrementar la actividad ciclónica para este mes, agregó.

Las condiciones climáticas son neutras para el océano Pacífico, y por ahora no hay ningún indicio de que se presente el fenómeno de La Niña sino hasta finales de mes, precisó.

Lea además: El mercado crediticio del país se dinamiza y un sector lleva una amplia delantera 

Esto podría generar más lluvias, pero en la actualidad la  etapa es neutra, puntualizó Barillas.

Si se presenta La Niña, se podrían generar lluvias en la bocacosta y suroccidente del país.

Gestión de riesgo

Barillas hizo énfasis en que en el país los suelos presentan un alto porcentaje de humedad, por lo que un exceso de lluvias podría ocasionar inundaciones, crecidas de ríos, deslaves y daños a la red vial, así como lahares donde hay demasiado material que puede desprenderse de los volcanes.

“Con cualquier lluvia se seguirán presentando estas condiciones, no hay necesidad de un ciclón. La lluvia que caiga nos va a hacer daño por la saturación de los suelos”, reiteró el vocero.

Los registros del Insivumeh señalan como ejemplo que la saturación de los suelos en La Unión, Zacapa, es del 150 por ciento. Este es uno de los lugares donde más ha llovido en el oriente del país.

En la capital, dicha condición es del 95 por ciento, y en la bocacosta y suroccidente supera el 100 por ciento, con lo cual el suelo no tiene capacidad de absorción.

Juan Luis Barrios, presidente la Asociación Nacional del Café (Anacafé), manifestó que están al tanto de cómo sería el desarrollo de las lluvias al final de la temporada, en el sentido de que pueden causar estragos en los cultivos por la saturación de los suelos y la floración.

Recordó que el año pasado, las tormentas Eta e Iota afectaron a productores de Alta Verapaz y Zacapa.

“Damos seguimiento al comportamiento del clima y sobre todo para el cierre del invierno”, añadió el directivo.

Barillas refirió que el año pasado los suelos estaban saturados por las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal, y la llegada de Eta e Iota fue el “remate” de una época lluviosa “bastante pesada”.

Durante el invierno se han presentado 855 emergencias y 1.4 millones de personas afectadas, según Conred. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Recuento de daños

De León remarcó que, históricamente, en la última etapa de la temporada de lluvias también se han presentado formaciones ciclónicas, por lo que se mantiene activo el protocolo por precipitaciones y huracanes que concluye el 30 de noviembre.

Sobre las incidencias de este año, la Conred reporta 855 emergencias, con 1.4 millones de personas afectadas, 29 fallecidos, 15 heridos y más de cuatro mil viviendas con daños severos, moderados y leves.

Producción agrícola

Gustavo Rivas, directivo de la Asociación Nacional de Granos Básicos, destacó que en esta época de lluvias hubo unas pocas pérdidas, por las crecidas de algunos ríos, pero que en términos generales las condiciones del clima han sido benignas para los agricultores, en comparación con el año pasado.

Añadió que los productores de la Costa Sur ya levantaron su cosecha en un 75 por ciento y entró al mercado, y lo que falta saldrá en los próximos días. Además, está la siembra de riego que sale en enero y febrero.

Lea también: ¿Hay un certificado que libre de investigaciones a un funcionario?

La producción   de la Costa Sur supera las 40 mil manzanas y otras 15 mil  de riego.

En Oriente ya salió la primera cosecha de 13 mil manzanas y la siguiente será en noviembre.  En Petén e Ixcán empieza a haber producción con 60 mil y 40 mil manzanas de maíz, respectivamente.

Utilizan aspersores

Wilfredo Morán, directivo de la Federación de Asociaciones Agrícolas de Guatemala, expresó que   para el sector es bueno que no haya tormentas, sobre todo para los caudales subterráneos, pues hay mucha agua en los sistemas de riego.

Indicó que cuando hay   heladas se usan sistemas de riego por aspersión, para prevenir que las plantas se quemen con el frío.

“Se trata de la prevención y de instalar los aspersores en determinadas aéreas altas y en las de arveja china y ejote francés”, afirmó.

Las heladas se marcan más en unos años que en otros, recordó.