La historia de Valentina, la bebé que lucha contra las secuelas del covid-19 y cuyos padres claman por ayuda

La pequeña Valentina lucha por su vida en un hospital, luego de que sus órganos se inflamaran tras haber padecido covid-19.

Publicado el
Valentina lucha por su vida en un hospital privado a donde fue llevada por problemas causados tras haber padecido covid-19. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Valentina lucha por su vida en un hospital privado a donde fue llevada por problemas causados tras haber padecido covid-19. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Miles de personas en Guatemala se han contagiado de covid-19 y las secuelas en muchos de ellos causan daños irreversibles en su salud. Este es el caso de Valentina, una pequeña de dos años que está en el intensivo de un hospital con síndrome inflamatorio multisistémico, y cuyos padres buscan ayuda para pagar la cuenta médica.

Así comenzó la odisea de Carlos y Carmen, padres de Valentina, de 2 años y 7 meses, que ha fue sana desde que nació gracias a un milagro, según sus papás, pues Carmen había sido diagnosticada con cáncer de tiroides y los médicos le habían dicho que no podría tener bebés.

Hace tres semanas la salud de Valentina cambió y sin tener una respuesta clara de qué ocurría tras varios resultados erróneos, fue diagnosticada con síndrome de respuesta inflamatoria multisistémica post covid-19. 

La familia padeció el virus, pero fueron asintomáticos y nada pudo alertar que se trataba de esa enfermedad, hasta que los órganos de la pequeña comenzaron a inflamarse.

Ahora lleva una semana hospitalizada en el área de intensivo, los gastos médicos se han elevado por el tratamiento que la familia encontró únicamente en un hospital privado.

Carlos Gómez Barco, padre de Valentina, dijo: “ha sido una odisea que empezó creyendo que era algo leve, una gripe, algo normal como a todo niño que le puede pasar una gripe, pero todo se fue incrementando. Todo se fue descontrolando hasta que ya no podíamos bajarle la fiebre y yo me duchaba con ellas para bajarle la temperatura”.

El síndrome inflamatorio se da entre dos y tres semanas después de haber padecido el virus y puede causar la muerte. La única forma de detectarlo es con exámenes médicos; sin embargo, el pediatra y director médico de Pedias Inc, Alejandro de León Marsicovetere, señala que hay que estar pendiente de los cuadros febriles muy altos, diarrea, dolor abdominal, algunas veces dificultad respiratoria, alergia inflamatoria en la piel o irritación y dolor muscular, así como de cabeza, que genera irritabilidad, sobre todo en los bebés.

También lea: Ministerio de Salud: “Compra de más vacuna está dependerá de la demanda de la población”
 

Ante ello lo recomendable es realizar una hematología completa y donde los glóbulos blancos suelen estar bajos al igual que las plaquetas, donde hay incluso anemia, ante ello se mandan a realizar pruebas específicas denominada dimedone, ferritina interleucina 6, donde se pueden localizar valores y elementos que provocan el síndrome de respuesta inflamatorio.

“Inicialmente puede ser un cuadro complejo y el principal problema de Valentina era una inflamación de su corazón, el principal problema era una insuficiencia cardiaca. Logramos trasladarla a un hospital privado porque no se logró otra opción y ayer la trasladamos del intensivo a un encamamiento normal”, señaló De León.

Además, dijo que requerirá un tratamiento prolongado de mediano y largo plazo. “No es un caso que sea tan frecuente. Colegas me han contado que hospitales de Mazatenango, Coatepeque y Quetzaltenango se ha visto un incremento de casos, pero en realidad no es un caso muy frecuente y yo he tratado a lo largo de la pandemia 10 a 12 casos”.

También lea: Salud: el contrato de Sputnik V para comprar otros 8 millones de dosis sigue en “análisis jurídico”
 

Reiteró que en la mayoría de casos ha sido en pacientes asintomáticos.

Valentina aún está hospitalizada y también requerirá un tratamiento a largo plazo para evitar secuelas de por vida en su corazón. Si desea apoyar puede depositar a la cuenta monetaria de Banrural 3033 76 3821 a nombre de Carmen Galich Moraga.