Marcha por el Agua llega a la capital

Durante 11 días decenas de guatemaltecos emprendieron un recorrido hacia la capital para coincidir en la Plaza de la Constitución este viernes, y conmemorar el Día de la Tierra.

Uno de los grupos sale de Amatitlán hacia la Usac, en la zona 12. (Foto Prensa Libre: PDH)
Uno de los grupos sale de Amatitlán hacia la Usac, en la zona 12. (Foto Prensa Libre: PDH)

El movimiento denominado Marcha por el Agua, contó con dos columnas que salieron el pasado 11 de abril, la primera desde Purulá, Baja Verapaz y otra más desde Tecún Uman, San Marcos.

El objeto de los grupos que allí participan es concentrarse en el Parque Central de la capital este viernes y exigir la legislación a favor del control y tratamiento del agua, recurso que en la provincia está contaminado y cada vez escasea más.

La Marcha por el Agua ha recorrido decenas de kilómetros a diario, durante los 10 días de recorrido, pernoctando en las cabeceras municipales a su paso, sumándose más organizaciones durante el viaje.

Este jueves un grupo salió de Amatitlán y finalizará su recorrido en el campus de la Universidad de San Carlos, en la zona 12, para salir desde allí este viernes hacia el Centro Histórico. La segunda columna emprendió su penúltimo recorrido desde la aldea Agua Caliente, San Antonio La Paz, El Progreso, hacia la zona 18, donde pernoctarán.

María Josefa Max, una de las organizadoras de la Marcha, ha dicho que se busca generar conciencia de la protección de los recursos naturales y que las autoridades se involucren en el tema, planteando soluciones.

Entre las consignas centrales destaca la defensa del uso y cuidado del agua, la tierra y el acceso y producción de alimentos.

“Los campesinos se empobrecen  por la falta de  agua, las cosechas se secan y la sequía afecta a varias comunidades,  por eso  apoyamos esta caminata, para pedir al Gobierno medidas concretas para quienes utilizan los ríos a su beneficio, sin darse cuenta del daño que están causando”, manifestó Jerson de León, líder campesino.

Irene Barrientos, integrante del Comité de Unidad Campesina (CUC), dijo que se ha constatado que muchos ríos en la costa sur están contaminados y que su caudal ha sido desviado por la agroindustria, para utilizarse en el riego de monocultivos, palma africana y caña de azúcar.