Nana se convierte en huracán y sigue su ruta hacia Belice y Guatemala

Autoridades de Guatemala están en alerta por los efectos que la tormenta tropical Nana podría causar en el territorio nacional.

Imagen del Centro Nacional de Huracanes sobre la ubicación de Nana.
Imagen del Centro Nacional de Huracanes sobre la ubicación de Nana.

Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice se preparan para la embestida de Nana, convertida en huracán y que se desplaza por el Caribe con pronóstico de tocar las costas de Belice en la madrugada del jueves.

Las fuertes lluvias y vientos huracanados de Nana sacudían con furia la atracción turística hondureña de Islas de la Bahía, y amenazaban con provocar severos daños en Belice, Guatemala, El Salvador y el resto de Honduras, según los organismos de protección civil, que iniciaron acciones preventivas.

Nana se desplazaba a una velocidad de 26 km/h con dirección a Belice y con vientos máximos de 120 km/h, según el último reporte del estadounidense Centro Nacional de Huracanes.

Las precipitaciones provocaron ya las primeras inundaciones en Islas de la Bahía y Gracias a Dios, en Honduras, según fuentes oficiales.

La hondureña Comisión Permanente de Contigencias (Copeco), que había declarado “alerta verde” en siete de los 18 departamentos del país, amplió la tarde del miércoles la lista a 11 regiones, incluyendo Francisco Morazán, en el cual se asienta la capital Tegucigalpa.

En Belice, un informe actualizado del Servicio Meteorológico Nacional y la Organización Nacional de Manejo de Emergencias (NEMO, por sus siglas en inglés) advierte que Nana podría tocar tierra entre la medianoche y las 6 horas del jueves sobre el sur del país.

Saturación de suelos

En Guatemala, la Conred alertó a las autoridades municipales y a la población sobre los efectos colaterales de las lluvias de Nana, que serán constantes desde el jueves hasta el fin de semana. “En la medida que se acerque (el huracán) al Caribe, las condiciones con abundante nubosidad, lloviznas o lluvias continuarán”, señaló.

Además, advirtió que ante el incremento de lluvias “podrían ocurrir inundaciones, derrumbes, deslizamientos (…), así como incremento en el caudal de los ríos y daños a la red vial”.

Las precipitaciones también pueden provocar el descenso de lahares (masas lodosas que arrastran rocas) por los barrancos de los volcanes Fuego (suroeste) y Santiaguito (oeste), lo cual pone en riesgo a comunidades asentadas en áreas cercanas.

David de León, vocero de la Conred, declaró a periodistas que se espera que Nana ingrese a Guatemala degradada a tormenta por el norteño departamento de Petén, fronterizo con Belice y México.

Una de las preocupaciones es la “saturación” de los suelos a causa de los constantes aguaceros de la temporada lluviosa que comenzó en mayo y suele extenderse a noviembre, indicó De León.

El organismo comenzó a movilizar alimentos y otros insumos desde la capital a poblados en el norte y noreste, sobre el Caribe guatemalteco.