Piden investigar lote de 30 mil pruebas vencidas por las que Salud pagó más de Q20 millones

Diputado Cristian Álvarez denuncia que miles de pruebas son almacenadas en el área de cocina del Hospital Regional de Escuintla.

Varios sectores exigen al Ministerio de Salud que se incremente el número de pruebas que se corren por día. (Foto Prensa Libre: AFP)
Varios sectores exigen al Ministerio de Salud que se incremente el número de pruebas que se corren por día. (Foto Prensa Libre: AFP)

El diputado Cristian Álvarez, de la Bancada Creo, denunció este lunes 10 de mayo el hallazgo de más de cuatro mil pruebas de coronavirus vencidas en el Hospital regional de Escuintla.

De acuerdo con el parlamentario, las pruebas vencidas corresponden a un lote de 30 mil test por el que el Ministerio de Salud pagó más de Q20 millones (Q720 por prueba) y que fueron enviadas en partes iguales a Escuintla y Zacapa, por lo que teme que la totalidad se haya perdido, pues la fecha de caducidad era el 28 de marzo.

Además, dijo que los test fueron hallados en un congelador en el área de cafetería del Hospital Regional de Escuintla, lo que demuestra que Salud improvisa ante la pandemia.

“Encontramos pruebas de PCR que vencían el 28 de marzo, y aparecen cuatro mil 363 (…) fueron las que nos dijeron, porque no está cuadrado el inventario en el Hospital de Escuintla”, refirió Álvarez en una transmisión en vivo en las redes sociales.

También lea: ¿Por qué algunos hospitales no cuentan con el oxígeno para mantener vivos a sus pacientes?
 

“Están en un congelador en el área de comida, donde está la cafetería; ni siquiera en un congelador que está dentro del área”, agregó.

El diputado explicó que se compraron 30 mil pruebas, de las cuales 15 mil fueron enviadas Escuintla, “y no cuadra el inventario porque hay cuatro mil que están vencidas”.

Agregó que de esas pruebas se mandaron cuatro mil o cinco mil en abril a Zacapa, cuando ya estaban vencidas. También dijo que luego se enviaron otras cinco mil, pese a que ese departamento corre menos pruebas que Escuintla.

En el caso de Escuintla señaló que hay un reporte de mil 500 pruebas corridas, pero no hay otro registro que demuestre que en realidad fueron utilizadas. En ese sentido, considera que en Zacapa la situación en más grave, porque la cantidad de test que se hacen en ese departamento es inferior a Escuintla.

Álvarez asegura que las autoridades están jugando con la salud de los guatemaltecos, porque mientras en algunos lugares escasean las pruebas, en otros las echan a perder, como en este caso, cuando hicieron la compra en diciembre, las envían en enero y hacen la primera en febrero, con lo que queda claro que no se aprovechó el tiempo, aunque eso se debe a que no se cuenta con el equipo necesario para correr ese tipo de test.

También lea: Qué salió mal en América Latina, convertida en “la región más afectada del mundo” por la pandemia

Dijo que Salud tendrá complicaciones con la Contraloría General de Cuentas porque hay errores e los procedimientos de compra y recepción; además, exige la renuncia de la ministra Amelia Flores, porque, a su criterio, no ha sabido llevar adelante el tema de la pandemia.

El 7 de mayo, el diputado Álvarez publicó en sus redes sociales que revisó un set pruebas de de coronavirus que fueron vendidas por la empresa Kron, por un monto de Q2 millones 970 mil que tienen es su poder el Laboratorio Nacional de Salud, las cuales vencían en 2019.

“La Ministra de @MinSaludGuate  se resiste a demandar a la empresa urge que el @MPguatemala  investigue”, agregó en un video que publicó en Twitter.

Empresa La Botica

En 2020, el Ministerio de Salud compró a la empresa La Botica un lote de 30 mil pruebas PCR para distribuir en Escuintla y Zacapa.

En Escuintla se vencieron 4 mil 653 pruebas en marzo último y, de acuerdo con el Hospital Regional de Escuintla, no las utilizaron cuando las recibieron porque “la empresa no cumplió con entregar los aparatos para verificar las pruebas”.

Además, informaron que “también tenía que dar los enfriadores y capacitar a los trabajadores del hospital acerca de cómo manipular las pruebas”, pero las capacitaciones fueron hasta enero pasado.

En Zacapa se vencieron en marzo último las 15 mil pruebas que recibieron, según Guillermo Villatoro, director del Hospital Regional, quien agregó que no las usaron porque el período corto de vencimiento les causó sospechas de la calidad de las pruebas.

Este martes, la ministra de Salud, Amelia Flores, dijo durante una citación en el Congreso que, en la negociación, la empresa La Botica firmó un acuerdo de compromiso que la obliga a reponer las pruebas vencidas.

Agregó que ya iniciaron el proceso de entrega de nuevas pruebas en Escuintla, y aunque no confirmó la fecha en que los tests serían repuestos, estimó que no pasaría más de una semana y media.

Flores dijo emprenderán acciones legales contra La Botica, pues el acuerdo de cambio de pruebas ya está en marcha.

“Hay un compromiso, ya el proveedor lo mandó a traer. No es la totalidad de las pruebas, él -la empresa La Botica- ya había entregado otra cantidad de pruebas similar para que trabajaran dentro del laboratorio, pero lógicamente estas están allí a la espera del cambio”, dijo en la citación.

Que se investigue

Respecto de la denuncia del diputado Álvarez, el vicepresidente Guillermo Castillo dijo que el hecho debe ser investigado.

“De dónde sale toda esta información. Sigo teniendo una profunda fe en la Contraloría General de Cuentas y en el Ministerio Público. Esto debe ser seriamente investigado para aclarar o acusar. No podemos seguir así. Hoy todos extrañamos acciones de CICIG”, publicó Castillo en su cuenta de Twitter.

También lea: Inyectan por error seis dosis de la vacuna contra el coronavirus a una joven italiana
 

“Meses atrás la Ministra de Salud denunció la compra de pruebas covid 19 falsas. Se atentó contra la vida y salud de los guatemaltecos. Hoy ya no se habla más de eso. La compra de vacunas Sputnik ha sido señalada de opaca y tardía. Nadie se pronuncia. Todo es consentido”, comunicó en otro tuit.

Ministra de Salud habla de las pruebas vencidas

La ministra de Salud, Amelia Flores, acudió este martes 11 de mayo a una citación a la bancada Creo para tratar varios temas entre ellos, las supuestas pruebas falsas para detectar coronavirus que denunció el diputado Álvarez, de esa bancada.

Al finalizar la citación, Flores atendió a periodistas y dijo que: “Hay un compromiso, ya el proveedor lo mandó a traer. No es la totalidad de las pruebas, él -el proveedor- ya había entregado otra cantidad de pruebas similar para que trabajaran dentro del laboratorio, pero lógicamente estas están allí a la espera del cambio”.

Flores dijo que no recordaba el nombre de la empresa proveedora, aseguró que no es la misma que ha sido señalada y que son unas dos mil 500 pruebas.

En cuanto a si tomarían alguna acción legal contra el proveedor de las pruebas, Flores dijo que no, porque este ya habían firmado un acuerdo de regresar las pruebas vencidas, y que tiene entendido que las nuevas ya vienen en camino, pero reiteró que actualmente hay en existencia en el laboratorio.

Postura de Kron

La empresa Kron, a quien señala el diputado Álvarez por venta de pruebas PCR vencidas, emitió un comunicado este martes 11 de mayo en el que explica su postura sobre estas denuncias.

“Kron es una empresa familiar y transparente. La dirijo yo, Juan Pablo, que tengo 36 años años, soy papá, esposo y ciudadano.”, se menciona en el texto, firmado por Juan Pablo Arocha.

Añade que los fundaron Kron hace más de dos décadas y los representantes legales “somos mi papá y yo. Tenemos la sede de la empresa en una propiedad familiar”.

Explica que han logrado que Kron tenga un balance saludable, con 65% de sus ventas en el sector privado y a instancias internacionales y 35% al Estado y que eso evidencia que no es una empresa de cartón para vivir del Estado o hacer “chanchullos”.

“Esta pesadilla de denuncias espurias de un diputado y un funcionario solo puede deberse a que quieren sacarnos del mercado porque somos una empresa que siempre compite con los precios más bajos y nunca ha dado ninguna mordida”, se lee en el comunicado.

Quiénes orquestaron el ataque

Según el texto publicado por Kron,  les “sorprende cómo nadie ha reparado que el diputado que presionó a funcionarios del Ministerio de Salud para que nos demanden 2 veces ha sido Christian Álvarez, un diputado que vota siempre por intereses oscuros y corruptos”.

También señala que el diputado ahora “quiere lavarse la cara con nosotros. No lo hemos demandado por difamación solo porque como diputado tiene irresponsabilidad legal por sus declaraciones”, cita el texto.

Añade que, “el funcionario involucrado es César Conde, del Laboratorio Nacional, quien también quiere lavarse la cara con nosotros porque tiene 5 denuncias por abuso psicológico por parte del personal del Laboratorio Nacional, y está en campaña de reelección en el Colegio de Farmacéuticos. Su modus operandi es hacer denuncias espurias con tal de figurar en los medios justo antes de las campañas, como hizo la última vez desde el Hospital San Juan de Dios”.

Pidieron a la ciudadanía y a los formadores de opinión “que no se dejen sorprender por maniobras de funcionarios irresponsables y diputados populistas. Los corruptos de este país han aprendido que para sacar del mercado a un proveedor que consistentemente oferta a precios más bajos y sin mordida, la única alternativa es montarles un show acusándoles de ser como ellos, corruptos”.