Rambo, el agente canino retirado de la PNC, muere por causas naturales 

Autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC) informaron que el agente canino K-9 dejó de existir y será inhumado, con los honores respectivos, en el cementerio de la Escuela Centroamericana de Entrenamiento Canino (ECEC) de la Subdirección General de Análisis e Información Antinarcótica (PNC-SGAIA).

Rambo era un pastor alemán que fue asignado para prestar servicio en la Subdirección General de Análisis e Información Antinarcótica de la PNC. (Foto Prensa Libre: PNC Guatemala)
Rambo era un pastor alemán que fue asignado para prestar servicio en la Subdirección General de Análisis e Información Antinarcótica de la PNC. (Foto Prensa Libre: PNC Guatemala)

Rambo se caracterizaba por su pequeña cola y buen carácter. Luego de jubilarse continúo gozando del apoyo para los K-9 de SGAIA, como atención veterinaria, alimentación y cuidado.

El agente canino era de la raza pastor alemán nació el 12 de mayo del 2008, llegó a Guatemala en agosto del 2009.

Agente canino Rambo en una de las inspecciones con agentes de la PNC. (Foto Prensa Libre: PNC)

El can fue donado a la Subdirección General de Análisis e información Antinarcótica de la Policía Nacional Civil mediante el programa INL de la embajada de los Estados Unidos de América establecida en Guatemala.

Rambo fue entrenado en la Escuela Centroamericana de Entrenamiento Canino de Guatemala y sirvió en las filas de la PNC durante nueve años y ocho meses, en julio pasado se jubiló junto a otros tres perros.

Logros del K9

Para los elementos de la PNC los logros y hazañas de este agente canino serán recordados por su capacidad de detectar drogas, dinero, armas, celulares, entre otros.

El agente canino jubilado Rambo, recibió todas las atenciones y cuidados durante su retiro. (Foto Prensa Libre: PNC)

En noviembre de 2016 agentes de la PNC realizaron una diligencia antinarcótica, donde también participó el k9 Rambo, y como resultado se localizaron 29 kilos de Cocaína. La mencionada inspección fue en seguimiento a un allanamiento que fue realizado el 12 de octubre de ese año, en una vivienda ubicada en la zona 10 de Quetzaltenango.