Ríos de lava en el Volcán de Fuego: reportan caída de ceniza en Antigua Guatemala

La Conred y el Insivumeh monitorean el incremento de actividad de los volcanes de Pacaya y de Fuego, pero aún no consideran necesario evacuar las comunidades cercanas.

Debido a la actividad del Volcán de Fuego, hay poca visibilidad en algunas comunidades cercanas. (Foto Prensa Libre: Conred)
Debido a la actividad del Volcán de Fuego, hay poca visibilidad en algunas comunidades cercanas. (Foto Prensa Libre: Conred)

Las autoridades alertaron este domingo sobre dos ríos de lava por la efusiva erupción que mantiene el volcán de Fuego. Mientras tanto, también mantienen vigilado al volcán de Pacaya, que este domingo 14 de febrero reporta un incremento en su actividad. Ambos volcanes están arrojando ceniza que ya ha caído en varios municipios.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), dijo en un comunicado que la actividad del coloso de Fuego aumentó en las últimas horas y es alta y que uno de los ríos de lava, con una longitud de 1.3 kilómetros, se dirige hacia la barranca Ceniza. El otro río de lava, de 500 metros de longitud, va en dirección a la barranca Seca.

El volcán de Fuego mantiene expulsión de material incandescente a una altura de 200 metros, acompañados de sonidos similares a las turbinas de los aviones debido a la alta liberación de gases.

Al frente de los dos ríos de lava se generan avalanchas de bloques que llegan a la orilla de la vegetación y se forman cortinas de ceniza a lo largo de su trayectoria, alertó.

Lea más: “Para mí es como que acabara de suceder”, los emotivos recuerdos de las familias de dos bomberos que fueron arrastrados por la erupción del Volcán de Fuego

Además, en Antigua Guatemala y comunidades cercanas al Volcán de Fuego, se reporta caída de ceniza debido a cambios en la dirección del viento.

El ente científico detalló que la columna de ceniza alcanza entre 4 mil 500 y 4 mil 800 metros sobre el nivel del mar, que se desplaza en dirección sur, sureste y suroeste del cono volcánico, y no descarta que la actividad se incremente en las próximas horas.

Recomendó a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) activar todos los protocolos que considere necesarios porque la actividad efusiva es alta y no se descarta que el cono registre explosiones e incluso una erupción.

El subsecretario de Gestión de Reducción de Riesgos de Conred, Walter Monroy, explicó que los cuerpos de socorro, bajo la coordinación de su entidad, están en alerta y listos para actuar desde el pasado viernes. Sin embargo, la situación actual de actividad de los volcanes no amerita una evacuación de emergencia.

Equipos de respuesta rápida y de monitoreo se encuentran en los sitios de vigilancia de ambos volcanes para poder actuar rápidamente si es requerido. Por ahora, la actividad de los colosos es alta, pero estable y aún muy por debajo de cuando los volcanes provocaron tragedias como en 2018, en el caso del de Fuego o 2010, en el caso del de Pacaya.

A manera de prevención, Conred mantiene una constante comunicación con Insivmeh que es la entidad que monitorea la actividad de los volcanes y basado en esa información se tomará la decisión, junto con las municipalidades, de alertar a las comunidades aledañas.

Mientras tanto, a las municipalidades de Acatenango en Chimaltenango,  Alotenango en Sacatepequez y San Vicente Pacaya, en Escuintla, se les ha pedido que den aviso al turismo que está prohibido acercarse al lugar por el riesgo que representa la caída de balísticos.

También se le recomendó a la Dirección General de Aeronáutica Civil tomar precauciones con el tráfico aéreo por la presencia de ceniza a 4 mil 800 metros de altura, la cual se dispersa entre 10 a 25 kilómetros en dirección sur, sureste y suroeste del volcán de Fuego.

La última gran erupción de un volcán en Guatemala sucedió el 3 de junio de 2018, cuando el volcán de Fuego arrebató la vida de 202 personas y dejó calcinadas y sepultadas a otras 229.

Conred brinda detalles de la actividad