¿Son funcionales los cordones sanitarios que instalan los vecinos para frenar el coronavirus?

En respuesta a epidemias como la de la peste negra, gripe española, el cólera, entre otras fueron aplicadas cuarentenas y cordones sanitarios para controlar su expansión a poblados vecinos.

Autoridades colocan cordón sanitario por casos de coronavirus en la aldea Ixcanal, San Agustín Acasaguastlán, El Progreso. (Foto Prensa Libre: Esbin García).
Autoridades colocan cordón sanitario por casos de coronavirus en la aldea Ixcanal, San Agustín Acasaguastlán, El Progreso. (Foto Prensa Libre: Esbin García).

Durante la pandemia del coronavirus, los cordones sanitarios tomaron relevancia en todo el mundo. ¿Por qué? Porque según epidemiólogos e infectólogos es una de las recetas más efectivas para controlar y rastrear el virus entre las poblaciones.

En el caso de la pandemia del nuevo coronavirus, después que se confirmó el primer contagio en Guatemala, se observó que en varias colonias y barrios tanto urbanos como rurales, los vecinos se organizaron para crear sus propios dispositivos de seguridad sanitaria y controlar con qué motivo y a quiénes visitaban personas desconocidas al ingresar a los lugares, no sin antes tomarle al visitante la temperatura corporal y desinfectar las llantas de sus carros.

El médico Arturo Sánchez López, especialista en enfermedades infecciosas, explicó que los cordones sanitarios son medidas que se instauran en lugares, municipios o departamentos con el objetivo de ejercer un control preventivo y para el rastreo de la enfermedad que se busca bloquear, en este caso el covid-19.“Los cordones sanitarios o epidemiológicos se instauran para que la enfermedad no se siga extendiendo”, añadió.

Además, el establecimiento del cerco sanitario también tiene el objetivo de rastrear que localidades están afectadas por la enfermedad y estudiar a las personas infectadas a través de exámenes y pruebas, según explicó el infectólogo Julio César Argueta, miembro de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI).

“Es necesario poder hacer unos exámenes de laboratorio para identificar los casos. El cordón sanitario también pretende limitar el número de casos de la enfermedad para que no se extienda en toda la población, ni a las vecindades”, agregó.

¿Es funcional?

Argueta recordó que el año pasado se registró un contagio de sarampión en un estudiante que regresó de Alemania y en ese caso se aplicó un cordón sanitario porque desde 1995 en Guatemala no se registra ninguna infección de dicha enfermedad.

“¿Qué fue lo que hicieron? Como si existe una vacuna, se vacunó a todos los alumnos que estudiaban en ese colegio, a los padres de familia que estaban relacionados con el caso, se hicieron vacunaciones extensas a los profesores y a las personas que estaban en el centro educativo y no se extendió a nadie más. Este fue un cordón sanitario que fue efectivo para que no se reiniciarán los casos en el país”, acotó.

Asimismo, explicó que estas medidas son necesarias en las aldeas como Ixcanal en San Agustín Acasaguastlán, El Progreso para que la pandemia no se extienda a los poblados cercanos de dicha aldea y que no se registren nuevos casos. No obstante, en el caso del nuevo coronavirus que no existe ninguna vacuna para combatir la enfermedad, los cordones sanitarios son funcionales.

Además, aclaró que en el caso de los vecinos organizados que establecen cercos sanitarios de forma empírica, podría ser que esta medida no sea tan funcional porque debería realizarse en acompañamiento con el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

“Esos casos son similares a como cuando uno detecta a un ladrón y quiere hacer justicia con sus propias manos, pero para eso existen algunas leyes y las autoridades que se encarguen de eso. Si los vecinos tienen deseo de colaborar que los manifiesten ante el Ministerio de Salud para que tengan el control eficiente y adecuado”, agregó.

Riesgos

Para la epidemióloga especializada en administración hospitalaria, Zulma Calderón, quien es defensora de Salud de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), estos cordones demuestran que las personas perciben debilidad en el MSPAS para manejar la pandemia y buscaron vías para sentirse seguros.

“Estas acciones deberían ser lideradas por el Ministerio de Salud, pero con el acompañamiento de los vecinos, pero lo hacen por el mismo miedo y pánico y falta de información que hay en el país”, indicó.

No obstante, para Calderón estos cercos podrían ser una oportunidad que debería aprovechar el MSPAS para establecer buenas prácticas de colaboración entre las personas de las comunidades y zonas.

Sánchez López resaltó que, si el MSPAS pierde la rectoría de la emergencia sanitaria, la población empieza a tomar acciones que considera son correctas y las aplica cuando y como quiere.

“Eso en lugar de venir a hacer un beneficio, viene a ser perjudicial. El llamado de atención, en principio el Ministerio de Salud debe ser el rector de esta situación”, opinó.

Añadió que estas actividades también podrían dar lugar a corrupción porque hay recursos de por medio para comprar insumos y también hay líneas de control, poder y represión contra la población.

“Todo debe hacerse bajo una rectoría y bajo un control. Se van a hacer muchas medidas preventivas que no tendrán ningún efecto como estos cordones. Se prevé también abuso de poder y corrupción”, advirtió.