Turnos de 72 horas y alejados de la familia: así viven los bomberos estas fechas

Los cuerpos de socorro están siempre disponibles para cualquier eventualidad durante las fiestas de fin de año, pero para lograr eso han tenido que sacrificar el tiempo con sus familias y trabajar horarios extenuantes.

Las fiestas de fin de año demandan más atención para los cuerpos de socorro. (Foto: CBV/CBM)
Las fiestas de fin de año demandan más atención para los cuerpos de socorro. (Foto: CBV/CBM)

 ¿Se ha preguntado alguna vez cómo es la vida de un bombero durante las festividades de fin de año? 

Mario Cruz, vocero de los Bomberos Voluntarios, dijo que son 134 estaciones las que deben estar en alerta ante cualquier eventualidad en estas fechas, por lo que unos cinco mil 800 bomberos deben turnarse para cubrir las emergencias. 

Lo anterior resulta en que deben hacer turnos de 72 horas -por lo general trabajan turnos de 24 horas-, ya sea en Navidad (24, 25 y 26 de diciembre) o Año Nuevo (31 de diciembre, 1 y 2 de enero).

¿Cuándo duermen? Alternan los pocos momentos de sueño en la estación o en las unidades, según lo permitan las emergencias.

“Pero hay días en que se debe estar en total vigilancia, por las emergencias, y completamente en vela”, comentó Cruz.

En tanto, Mynor Ruano, vocero de los Bomberos Municipales, mencionó que son 11 estaciones solo en la capital las que dar cobertura, con el calendario de turnos de 72 horas.

“Son turnos de agotamiento y estrés mental”, dijo Ruano, quien enfatizó que la mayor contingencia viene de los accidentes de tránsito debido a los convivios.

Es un hecho que los bomberos pasan las fiestas lejos de casa y sus familias. Cruz afirmó que es parte de la vocación y que, aunque sean fechas agotadoras, ellos lo ven como un día normal de trabajo al servicio de la población.

“Es un sentimiento encontrado”, comentó Ruano. “Como bomberos quisiéramos estar con la familia en estas fechas, pero la pasión de ser socorristas está llena de sacrificios y abnegaciones”.

Usted puede compartir con ellos

Hay familas que llegan a las estaciones para acompañar, agradecer y compartir un momento con los bomberos.

“A veces llevan tamales, ponche, azúcar u otros alimentos”, expresó Cruz.

“Es realmente gratificante”, dijo Ruano. “Para la Navidad, que fue una noche de frío, vino a medianoche a la estación una familia completa con una olla de ponche caliente y no se fueron hasta que se terminó. Es realmente reconfortante, porque gestos como estos son muy escasos”.

“A veces también vienen jóvenes a compartir con nosotros, lo que llena de satisfacción”, puntualizó Ruano.