“Ya se llenó el cupo”: el mensaje con el que se informa que se terminaron las dosis en San José Pinula

San José Pinula está en rojo y a pesar de eso solo se aplican 400 vacunas al día.

Publicado el
Vecinos de San José Pinula leen los carteles en la puerta del centro de vacunación. (Foto Prensa Libre: Byron García)
Vecinos de San José Pinula leen los carteles en la puerta del centro de vacunación. (Foto Prensa Libre: Byron García)

En el puesto de vacunación de San José Pinula, un municipio que se encuentra en rojo en el semáforo epidemiológico y que reporta 3 mil 332 casos de coronavirus, se colocan carteles de cupo lleno cuando se les terminan las 400 dosis que tienen asignadas por día, lo que causa preocupación a vecinos que buscan ser inmunizados.

Marisol Churumia, del Departamento de Información y Comunicación del centro de Salud de San José Pinula, detalló que se han visto en la necesidad de instalar un rótulo en el que se lee “ya se llenó el cupo” y que solo se atiende a personas con cita, debido a la alta demanda que han registrado, pues a ese lugar no solo llegan personas del municipio, sino que también de lugares aledaños.

A pesar de la falta de dosis para atender la demanda diaria, en el único centro de vacunación de ese municipio se le da prioridad a los mayores de 60 que llegan sin cita y se les aplica la dosis.

También lea: Corrupción, Giammattei y coronavirus: Los temas que abordó el vicepresidente Guillermo Castillo en una ronda con periodistas
 

El centro funciona de lunes a viernes a partir de las 8 de la mañana; sin embargo, desde las 4 o 5 horas hay personas haciendo fila para obtener una de esas 400 dosis que tienen disponibles al día.

Se van sin vacuna

La puerta del salón municipal permanece cerrada y al frente se han instalado varios carteles en los cuales se puede leer que solo se atiende con cita, otro tiene el link en el que las personas pueden registrarse. Otro cartel rosado señala que ya no hay cupo y debido a que muchas personas no tienen acceso a la tecnología tocan la puerta en busca de más información.

Este es el caso de Marta Pacay, de 54 años, que aprovechó su hora de almuerzo en su trabajo para intentar obtener la vacuna, pero no tiene acceso a la tecnología para registrarse ni teléfono celular para que le envíen el mensaje con la hora de cita.

También lea: Coronavirus: La historia de una familia que está al borde de quedarse sin nada
 

“No tengo ni teléfono señor, por eso vine ahora porque trabajo. Ahora voy a ir a la municipalidad a que me inscriban y esperar que lo llamen a uno, pero por no tener celular tendría que venir a ver”, señaló.

José, de 60 años, quien se dedica a la albañilería llegó en su bicicleta aprovechando la hora de almuerzo para buscar información de cómo registrarse y vacunarse ya que tampoco tiene acceso a la tecnología; sin embargo con el la historia fue diferente, pues por su edad  fue vacunado, pero personas de entre 50 y 59 años que no están registradas o no han recibido el mensaje no corren con la misma suerte, algunos incluso llevan dos semanas esperando la notificación.

Personal del centro de Salud reconoce que debido a que este es el único puesto en el municipio han intentado llevar las vacunas a las aldeas más lejanas donde ya han inmunizado a unos 150 adultos mayores.

Buscado donaciones

En ese centro se está aplicando las dosis de AstraZeneca y utilizan un refrigerador convencional para mantener la cadena de frío; sin embargo, ante la llegada de la vacuna rusa gestionan la donación de congeladores que tengan la capacidad necesaria para conservar ese fármaco.