Justicia

Así operó la red de tráfico de influencias

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público (MP), revelaron la forma en que operó la red de tráfico de influencia que benefició a dos empresas y a ex funcionarios con el cobro de sobornos, cuyo cabecilla se presume es César Augusto Medina Farfán.

Por Byron Rolando Vásquez

César Augusto Medina Farfán, presunto operador de la red de tráfico de influencias que benefició a dos empresas y a exfuncionares cercanos al presidente Otto Pérez Molina. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
César Augusto Medina Farfán, presunto operador de la red de tráfico de influencias que benefició a dos empresas y a exfuncionares cercanos al presidente Otto Pérez Molina. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

En el primer caso, la Fiscal General Thelma Aldana, indicó que por medio de escuchas telefónicas se pudo establecer que Carlos Muñoz, ex superintendente de Administración Tributaria, por medio de Medina Farfán gestionó estando en el cargo de jefe de la SAT, que se le desestimará un caso que tenía abierto desde el 2004 por los delitos de estafa propia, peculado, entre otros, en el Juzgado Décimo de Instancia Penal, presidido por el juez Jose Luis Patán.

Según la investigación, el juzgador al otorgar el desestimiento del caso solicitó a cambio dos plazas para familiares suyos, una le fue concedida a su cuñado.  En este caso también aparece vinculada Sandra Elizabeth Vargas Aldana.

Por tal situación se señala a Medina Farfán de asociación ilícita, cohecho activo y tráfico de influencias; y en el caso del juez Patán, el ente investigador solicitó un antejuicio.





Z Gas

En el segundo caso se evidenció como fue que Zeta Gas requirió, para poder obtener una autorización de la SAT para un depósito aduanero en Puerto Quetzal, las gestiones de Medina Farfán para realizar las gestiones y eliminar los obstáculos para poder obtener el depósito aduanero de tránsito de gas por el país, para lo cual se fijaba una póliza de US$5 millones, (unos Q39 millones). A través de las conversaciones entre empleados de la empresa con el presunto cabecilla de la red de tráfico de influencias y el ex jefe de la SAT Carlos Muñoz, nombrado por Otto Pérez Molina, se logró reducir a Q5 millones, equivalente a US$650 mil.

Todo ello se constató por medio de escuchas telefónicas, reveló el jefe de la Cicig, Iván Velásquez. Además precisó que Muñoz obtendría un beneficio económico producto de estas gestiones y que Medina Farfán, se presume fue a recoger a la empresa Zeta Gas, según lo que se desprende de las comunicaciones telefónicas, y que se supone al dinero lo denominaron “diplomas” y a los beneficiarios “graduandos”, la distribución del dinero se llevó a cabo en el apartamento de Muñoz, y hasta el momento se desconoce la cantidad que habrían recibido de soborno. En este caso también aparecen involucrados Roca Morales, Reyes, así Carlos Manuel Pinzón y a los empleados de Zeta Gas Luis Alberto Zavala y William Esteban Arbizú.





En este caso se le señala a Medina Farfán de los delitos de asociación ilícita, cohecho activo, tráfico de influencias y falsedad ideológica. Mientras que a Muñoz, quien está en prisión por el caso La Línea, se le imputarán los ilícitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y falsedad ideológica; a Pinzón, asociación ilícita; Zavala y Arbizú, por asociación ilícita, cohecho activo y falsedad ideológica; Reyes, asociación ilícita, tráfico de influencia y falsedad ideológica; y Roca por falsedad ideológica.

Jaguar Energy

El tercer caso, tiene que ver con la empresa Jaguar Energy en donde Ernesto Córdova solicita la actuación de un intermediario para obtener ciertos privilegios y tener así una posición privilegiada, y es así como contacta a Medina Farfán, quien se determinó por medio de escuchas telefónicas, conversa con Gustavo Martínez, su amigo personal y en ese entonces secretario general de la Presidencia, para que incluya en la agenda del presidente Otto Pérez Molina, una cita con ejecutivos de la entidad comercial.

Es así como Martínez gestiona el requerimiento y facilita que los ejecutivos de Jaguar Energy se reúnan con Pérez Molina, en relación al proyecto eléctrico catalogado como la mayor inversión en Centroamérica con US$900 millones para la construcción de la planta eléctrica. En este caso está involucrado el ex viceministro de Energía y Minas, Edwin Rodas Solares, quien ya está capturado.

Además Medina Farfán, influye en Martínez para que se pueda incluir por segunda ocasión una cita para abordar un problema entre Jaguar Energy y una empresa china encargada de la construcción del proyecto por la deportación de ciudadanos chinos.

“Se pide a Martínez que contribuya para que los intereses de Jaguar Energy no resulten afectados, y que el cónsul chino no pueda llegar al albergue valiéndose de la posición -del secretario general de la Presidencia-“, dijo Velásquez.

Pero para obtener un beneficio económico se creó un contrato de una consultoría en donde aparece involucrada Karen Paola Cancinos, empleada de una empresa multinacional, quien sería la testaferra y  encargada de cobrar los US$120 mil, para evitar que el soborno fuera directo entre Córdova y Martínez.

Cancinos al recibir el pago mensual entre julio de 2014 y enero de 2015, a razón de US$20 mil mensuales, hacia la transferencia a una cuenta bancaria de Martínez, lo cual quedó evidenciado a través de escuchas telefónicas.





Por este caso Medina Farfán se le imputarán los delitos de asociación ilícita, cohecho activo, tráfico de influencias y falsedad ideológica; para Martínez asociación ilícita y tráfico de influencias; para Rodas Solares asociación ilícita; Córdova asociación ilícita; y Cancinos por lavado de dinero.