Brayan Jiménez es enviado a cárcel Mariscal Zavala

En la habitación de un apartamento de la zona 14, con una barba poblada, ropa deportiva y en un notorio estado de ebriedad, fue localizado el exdirectivo de la máxima autoridad de fútbol del país Brayan Jiménez, reclamado por EE. UU. por un caso de corrupción en la FIFA.

Publicado el
Brayan Jiménez es trasladado a la torre de Tribunales a bordo de una patrulla de la Policía nacional Civil. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Brayan Jiménez es trasladado a la torre de Tribunales a bordo de una patrulla de la Policía nacional Civil. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

La detención con fines de extradición de Jiménez fue solicitada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que lo acusa de los delitos de criminalidad organizada y lavado de dinero, caso que involucra  a más funcionarios de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

El viceministro de Gobernación, Elmer Sosa, confirmó la detención del expresidente de la Federación Nacional de Futbol (Fedefut), en un apartamento del edificio Torresol ubicado en la 4a avenida 13-85 de la zona 14.

Jiménez fue informado de los motivos de su detención y ante la solicitud de la defensa, de enviarlo a la cárcel Mariscal Zavala, la Jueza de Turno accedió a enviarlo allí a guardar prisión provisional.

“Me encanta estar bolo”

Jiménez fue trasladado a la torre de Tribunales en una patrulla de la Policía Nacional Civil, allí dijo: “Estaba echándome unos traguitos”, mientras era cuestionado por periodistas sobre su captura y el tiempo que permaneció prófugo.

Jiménez, que no pudo ocultar los efectos del alcohol, también cuestionó que E.E. U.U. nunca ha extraditado a nadie, al tiempo que era ingresado al recinto judicial para ser fichado.

El exdirectivo estaba prófugo desde el 5 de diciembre del año pasado, 24 horas después de que se emitiera la orden de captura en su contra. La solicitud de detención de parte de la Fiscalía de Estados Unidos se recibió en Guatemala el 3 de diciembre.

Esperan la extradición

Francisco García Gudiel, abogado defensor de Brayan Jiménez, en la Torre de Tribunales dijo en representación de su cliente que no se opondrán a la extradición, por el contrario esperan que el tramite se agilice y poder presentarse a la justicia de Estados Unidos en el menor tiempo posible.

“Nosotros no vamos a oponernos a la extradición, al contrario nos vamos a allanar y prescindimos del período de pruebas de 40 días, así se manda el expediente a la secretaría de la Corte Suprema de Justicia y a través del Ministerio de Relaciones Exteriores se notifica a la Embajada (de Estados Unidos en Guatemala), que no hay ninguna oposición como defensores”, dijo García Gudiel.

Sobornos millonarios

Según la Justicia estadounidense, como presidente de la Federación, Jiménez aceptó junto con Héctor Trujillo, exsecretario general de la entidad y exmagistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad  (CC), un soborno de “seis dígitos” por los contratos de televisión de los partidos de calificación para el Mundial de 2018.

En este caso también se implica al guatemalteco Rafael Salguero, exalto dirigente de la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol  (Concacaf) y de la FIFA.

En febrero de 2014, Jiménez y Trujillo negociaron con la empresa Media World un nuevo acuerdo por los derechos de televisión para la clasificación al mundial de Qatar 2022, por el cual ambos recibirían un pago de US$200 mil (unos Q1.5 millones)

Brayan Jiménez fue localizado en un edificio de la zona 14 capitalina. (Foto Prensa Libre: Cortesía PNC)

Jiménez percibiría, según la investigación del Departamento de Justicia, otros US$200 mil adicionales.

El 3 de diciembre pasado, el Gobierno de Estados Unidos culpó a 16 dirigentes y exdirigentes de la FIFA y del futbol internacional, entre ellos los tres guatemaltecos, por conspiración a través del mercadeo deportivo, corrupción, lavado de dinero y recibir sobornos por derechos de transmisión.

Según la investigación, los dirigentes guatemaltecos, junto a los otros 13 señalados, han manejado alrededor de US$4 mil millones y US$6 mil millones, desde la elección para la sede del Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 hasta la de Qatar 2022.