Catorce detenidos por despojo de tierras en Petén e Izabal

Dieciocho allanamientos, 165 policías y dos helicópteros fueron necesarios para capturar a 14 de 15 integrantes de una estructura dedicada al despojo de tierras en Petén, presuntamente liderada por Wálter Obdulio Mendoza Matta, y en la que participaban sus tres hijos, según autoridades del Ministerio Público, (MP) y el Ministerio de Gobernación.

La familia  Mendoza era la propietaria del Club Heredia, que jugó en la Liga Nacional. (Foto Prensa Libre)
La familia  Mendoza era la propietaria del Club Heredia, que jugó en la Liga Nacional. (Foto Prensa Libre)

Sus víctimas eran campesinos beneficiados por el Fondo Nacional de Tierras (Fontierras), a quienes, en algunos casos,   les compraron los terrenos a precios por debajo de su valor real; otros fueron amenazados para cederlos. Con esa práctica, la estructura habría obtenido 28 fincas colindantes con propiedades de la familia Mendoza.
     
Esas adquisiciones fueron posibles con la complicidad de cuatro notarios que avalaron escrituras públicas  que contienen declaraciones falsas respecto del consentimiento de sus propietarios,  simularon la compraventa y  usaron datos falsos de ellos. En algunos casos, incluso, varios habían fallecido, detallaron el jefe de la Fiscalía Metropolitana, Arturo Archila, y el jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Iván Velásquez.

Señalados por la fiscalía del delito de asociación ilícita, Mendoza Matta y Gustavo Adolfo Ramírez Ortiz se dedicaban a identificar las fincas otorgadas por medio de Fontierras. Los terrenos con posterioridad eran adquiridos por Forestal Ceibal y Forestal Chacklum.  El MP detectó triangulaciones por Q24 millones.

Los funcionarios ahora detenidos redactaron informes y resoluciones  para liberar de limitaciones las fincas. En el 2013, la Intendencia de Verificación Especial (IVE) reportó transacciones sospechosas de Ramírez Ortiz. Fue cuando la Unidad de Bancos de la Fiscalía de Delitos Económicos comenzó a seguir el rastro.

Meses después, en abril de 2014, la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci) empezó la investigación de varias desapariciones. Los fiscales sospecharon del funcionamiento de un cuerpo clandestino de seguridad. En noviembre de ese año, Haroldo Mendoza Matta, hermano de Obdulio, fue detenido y señalado de las muertes.

Negocios de Lulio

Insight Crime, una revista digital dedicada al estudio del crimen organizado, catalogó a la familia Mendoza como una de las tres más importantes dedicadas al narcotráfico en Guatemala. En los operativos de ayer,  la mayoría del personal era de la División de Análisis e Información Antinarcótica; no obstante, no hay cargos levantados contra ellos por esa razón.
En Morales, Izabal,  Wálter Obdulio —Lulio como lo conoce la mayoría de la población— es un próspero hombre de negocios.

Un lujoso hotel en el centro de Morales es donde funcionan las oficinas de la familia, detallan fuentes que piden el anonimato.

Este personaje, de 54 años, es el segundo de seis hermanos.

Según los datos de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Wálter Obdulio es propietario  de la Constructora OM, estación Santa Isabel, finca San Martín, agropecuaria San Martín, Líneas Máximas del Atlántico, importadoras de repuestos y talleres de mecánica.

Su hermano Haroldo es conocido en Morales y Puerto Barrios, Izabal, por sus inversiones en negocios de cable y radio.
 A la lista de adquisiciones de los Mendoza se suma un parque acuático camino a Petén.

El portal de Guatecompras refleja que las empresas de Lulio recibieron entre el 2004 y el 2015 Q46 millones 216 mil 856.64.

La familia del hermano capturado gusta de pasar  tiempo en la finca Santa Isabel, que se encuentra a escasos kilómetros de Morales, en donde siembra cacao,  lugar que se mantiene muy custodiado por la seguridad   del clan.

Fue en las cercanías donde la Policía empezó, hace tres días, a agruparse para efectuar la captura, detalla el ministro de Gobernación, Francisco Rivas.

La nueva generación

William Alfredo, Mariana Isabel y Jeffrey Obdulio, de apellidos Mendoza Tally, son los  hijos de Wálter Obdulio,   capturados con él.

Vecinos de Morales  recuerdan los gustos de los hijos por los caballos, las peleas de gallos y  los sombreros colombianos.

La familia  encabezó campañas contra la desnutrición en ese municipio. También han sido patrocinadores del  Club Deportivo Heredia.

Los detenidos fueron trasladados por vía aérea a la capital y llevados  a prisión preventiva.

Los detenidos:

  1. Walter Obdulio Mendoza Matta – Usurpación Agravada, Asociación Ilícita y Lavado de Dinero u Otros Activos.
  2. Jeffrey Obdulio Mendoza Tally – asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  3. William Alfredo Mendoza Tally – asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  4. Mariana Isabel Mendoza Tally – asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  5. Pablo André Mendoza Paz – asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  6. Elky Jiovana Portillo Narvaez – asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  7. Julia Maria Murillo Arteaga – asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  8. Edlyn Elizabeth Garcia Sandoval – asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  9. Gustavo Adolfo Ramírez Ortiz – usurpación agravada, asociación ilícita y lavado de dinero u otros activos.
  10. ÉricK René Morales Pineda – notario – usurpación agravada.
  11. Francisco Javier Morales Ozaeta – notario – usurpación agravada.
  12. René Danilo Mejía Mejía – notario – usurpación agravada.
  13. Nehemías Matheu López – notario – usurpación agravada.
  14. Jose Gabriel Torres Ayala – usurpación agravada – exfuncionario de FONTIERRAS.

Cómo operaban

Según el MP, estos eran los mecanismos utilizados:

  • Wálter Mendoza  y Gustavo Adolfo Ramírez identificaban fincas  propiedad de  campesinos y que fueran colindantes con sus terrenos.
  • Un grupo  compraba a bajo precio los terrenos, y cuando los dueños se oponían, eran amenazados.
  • Las víctimas eran dueñas de parcelas otorgadas por el Fondo Nacional de Tierras.
  • Funcionarios y notarios que trabajaban para la estructura faccionaban escrituras públicas de compraventa con declaraciones falsas de los propietarios.
  • Los funcionarios  redactaban resoluciones que facilitaban despojar de sus propiedades a las personas intimidadas.

 Tráfico de droga

La revista digital especializada en crimen organizado InSight Crime señala que varios integrantes de la familia Mendoza, de Izabal, tienen relación con el tráfico de droga y se les menciona en sus investigaciones como uno de los clanes más prominentes de Guatemala dedicados a ese tipo de actividad ilícita.

El territorio en el cual se desplazan los Mendoza y sus vehículos cargados con droga son su natal Izabal y Petén.
Señala que la estructura tiene conexiones con narcos de Honduras, donde cargan grandes cantidades de cocaína, la cual tiene a Estados Unidos como destino final.

Para lograr su cometido, han contratado a personas que custodian los cargamentos de droga, quienes manejan armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, de alto poder destructivo y sumamente sofisticado, subraya la revista.

Pese a  los señalamientos  contra la familia Mendoza, dice, las autoridades guatemaltecas no tienen ninguna investigación de sus miembros por negocios de narcóticos ilegales.

Orígenes

El poderoso clan Mendoza comenzó sus acciones ilícitas en la década de 1980, momento en el cual la agrupación incursionó en el mundo del contrabando de diversos productos.

Posteriormente vieron en el tráfico de drogas, lavado de dinero, despojo de propiedades, robo de ganado y otra serie de delitos graves, un nicho para ampliar sus operaciones ilícitas.

Los hermanos Haroldo, Wálter, Milton y Edwin Mendoza Matta  quedaron al frente de la estructura después de la muerte de su padre, cuyo nombre es desconocido, señala InSight Crime.

Para mantener su dominio, se aliaron con otras estructuras criminales, militares y políticos.

Acuerdos

El clan Mendoza sostuvo relaciones con el grupo de narcotraficantes de los Lorenzana, originario de Zacapa, con el cual se dividieron el territorio de Petén para transitar con total impunidad, sin ser víctimas de robos o atentados entre sí. Al acuerdo se le conoce como el Pacto de Petén.

Ambas agrupaciones se aliaron para acabar con la estructura los Leones, dirigida por el presunto narcotraficante Juan José León Ardón, alias Juancho, quien fue ultimado en Zacapa, en marzo del 2008, por un comando de los Zetas.

Ese crimen marcó el ingreso oficial de ese grupo armado de origen mexicano, el cual aprovechó los conocimientos de militares guatemaltecos con el curso kaibil.

Pronto los narcos tradicionales de Guatemala comenzaron a tener problemas por la lucha de territorio. Los Zetas querían quedarse en el país.