Sala ordena libertad para supuesto lider de “Los Cigarreros”

La Sala de Mayor Riesgo presidida por Arnulfo Rojas, resolvió otorgar medida sustitutiva a Farid Nassar Massis Massis, supuesto lider de la banda “los cigarreros” presunta estructura dedicada al contrabando de alcohol y tabaco.

Grupo de sindicados  escucha la resolución del Juzgado Primero B de Mayor Riesgo que los ligó a proceso penal y los envió a prisión preventiva.
Grupo de sindicados escucha la resolución del Juzgado Primero B de Mayor Riesgo que los ligó a proceso penal y los envió a prisión preventiva.

CIUDAD DE GUATEMALA  – El sindicado deberá pagar una fianza de Q200 mil.

Junto a él también fueron beneficiados Henner Levi Mejia García y Dunia Marisol Solares Gramajo, quienes deberán cancelar Q50 mil cada uno.

Por su lado el Ministerio Público (MP) analizará si presentará una apelación contra dicho fallo y además solicitará reforma de delito contra varios implicados e integrantes del grupo.

La venta ilegal de mercadería era dirigida presuntamente por Massis Massis, alias el Patrón, de origen jordano y nacionalizado guatemalteco.

Massis Massis compraba güisqui y cigarros en Panamá, en forma lícita, en puerto libre.

Posteriormente la mercadería era transportada a Belice e ingresaba en el país por la aduana de Melchor de Mencos, Petén, donde los defraudadores del fisco coordinaban con Mario Alfredo Jiménez de La Cruz, administrador de la SAT, en ese punto.

Jiménez de la Cruz, detenido, ordenaba que no fuera registrada la mercadería, la cual salía con marchamos de la institución.

Los empleados públicos cobraban diferentes tarifas por dejar pasar el producto: por una panel, Q5 mil; un camión mediano, Q35 mil; uno grande, Q45 mil; y un furgón, Q60 mil.

En promedio, la estructura delictiva invertía Q85 mil por cada viaje para sobornar tanto a los empleados de la SAT como a los agentes de la Policía, ya que estos protegían el producto durante todo el trayecto entre Petén, Izabal, Chiquimula y la capital.

En cinco incautaciones de licor y cigarros la banda logró evadir Q6 millones en impuestos en tan solo tres meses.

Los productos eran vendidos también en Honduras y El Salvador.