Condena por caso Sepur Zarco marca un avance para Guatemala

Los vejámenes que sufrieron 11 mujeres en el destacamento Sepur Zarco y las desapariciones forzadas de decenas de hombres entre 1982 y 1983 en El Estor, Izabal, es cosa juzgada por la justicia guatemalteca. La condena, según expertos, es un hecho sin precedentes e histórico.

Las mujeres víctimas del conflicto y de vejámenes se mostraron satisfechas por la condena impuesto contra los dos sindicados del caso. (Foto Prensa Libre: E. Bercian)
Las mujeres víctimas del conflicto y de vejámenes se mostraron satisfechas por la condena impuesto contra los dos sindicados del caso. (Foto Prensa Libre: E. Bercian)

“Para nosotros es positivo que se siente este precedente, eso permite generar mejor conciencia sobre el respeto que debe haber a la dignidad de la persona, y sobre cuáles son las actuaciones que las fuerzas de seguridad deben de tener en el mundo, sobre todo en Guatemala”, dijo el director de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, Nery Rodenas.

“Es una resolución sin precedentes en América Latina, inclusive para el mundo”, dice Rodenas.

“El juicio evidenció y demostró cuáles fueron las políticas que efectuó el Estado contra las poblaciones afectadas durante el conflicto armado interno y cómo la mujer ha sido vista como un botín de guerra, es decir como un premio que se le da a los soldados en virtud de una acción realizada”, expresó.

Para el analista independiente en justicia Marco Antonio Canteo, la sentencia es histórica en el ámbito nacional, regional y mundial. “Es la primera vez que se lleva un caso de tal magnitud ante la justicia, se presentan pruebas sobre una acusación de un caso vinculado con esclavitud sexual en un conflicto armado”, explicó Canteo.

En su análisis, describe que las expectativas de la comunidad internacional están puestas en Guatemala sobre en la sentencia de Sepur Zarco. “Creo que la acusación del caso a cargo del Ministerio Público, la cual se reforzó con testimonios que se presentaron de las víctimas, fue contundente, hay testimonios desgarradores, testimonios que hay que sacar a luz, para que la verdad se conozca y para que haya justicia”.

“El caso, la sentencia, y lo que hemos visto durante el juicio es realmente histórico y paradigmático y del cual seguramente no solo nosotros como guatemaltecos sino el mundo tendrá que sacar lecciones aprendidas”, resume el analista.

La Procuraduría de los Derechos Humanos se pronunció después de la condena en estos términos:

Hito mundial

La directora de la Alianza Rompiendo el Silencio y la Impunidad, Paula Barrios, dijo que el caso representa un hecho de importancia no solo para la historia de Guatemala, sino para la historia mundial, porque es el primer juicio contra personas vinculadas con las fuerzas armadas que concluye con la declaración de la responsabilidad de abusos sexuales contra mujeres indígenas durante el conflicto armado. Destacó que hay cientos de víctimas que siguen en silencio.

Elogia sentencia

Para Hilda Pineda, de la Fiscalía de Derechos Humanos, los testimonios de las víctimas fueron parte importante de las pruebas del caso, con los que se acreditó no solo la veracidad de los abusos sexuales cometidos por soldados contra mujeres indígenas en el destacamento militar de Sepur Zarco, El Estor, Izabal, sino también para acreditar la responsabilidad de los ahora condenados, quienes no evitaron las mencionadas agresiones.

Pocas pruebas

El abogado Moisés Galindo, defensor del teniente coronel Esteelmer Francisco Reyes Girón, destacó que después del debate no se pudo romper en su totalidad la inocencia de su cliente, pues considera que hubo pocas pruebas y que la mayoría genera dudas sobre la responsabilidad de su patrocinado sobre los hechos. Adelantó que a la brevedad impugnará la sentencia emitida la tarde de ayer, y consideró que posteriormente   será revertida.

La coordinadora Residente de la ONU en Guatemala, Valerie Julliand, dijo antes de la lectura de la sentencia que la celebración de juicios como este son un elemento clave para “consolidar la paz”  y reconocer el dolor de las víctimas.

Posteriormente tuiteó: