Coronavirus: Expertos consideran necesario ampliar pruebas en cárceles con casos positivos

Un penal de la ciudad de Guatemala y otro de Quetzaltenango son los centros de detención que han registrado casos positivos de covid -19 entre privados de libertad. Según las sospechas de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP), los reos que acudieron a centros hospitalarios por problemas de salud fueron quienes habrían llevado el virus a las cárceles.

Custodios del Sistema Penitenciario revisan con guantes y mascarilla una bolsa con alimentos en el Centro Preventivo para Varones, en la zona 18.   (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Custodios del Sistema Penitenciario revisan con guantes y mascarilla una bolsa con alimentos en el Centro Preventivo para Varones, en la zona 18. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

En una prisión de Guatemala es imposible mantener el distanciamiento social. Los datos que presentó el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), en su informe del flujograma de justicia 2019, las prisiones están colapsadas con un 374% sobrepoblación, lo que impide cumplir con una de las normas básicas para frenar la expansión del coronavirus.

Incluso hay contradicciones entre las cifras que maneja presidios con otras instituciones, como la Oficina de Relatores contra la Tortura, la cual afirma que tienen conocimiento de 51 reclusos con covid-19, mientras que  las autoridades del Sistema Penitenciario documentan únicamente 10 casos y cerca de 70 en cuarentena preventiva.

Independientemente de las cifras, la experta en materia de seguridad del Cien, Corine Derick, considera clave que se amplíen las pruebas para la detección del coronavirus en los centros carcelarios que ya tienen casos positivos.

“Creo que es importante que se hagan más pruebas porque es importante detectar con tiempo donde están los contagios y donde no, por ejemplo, ahora en el preventivo se habla del hospitalito y del sector 1, entonces es importante detectar si en otros sectores también hay contagios o no, para poder tomar medidas rápidas”, explicó.

Añadió que este tema debe de ser prioridad, porque un aumento significativo y veloz de casos en alguna prisión pondría en una situación aún más precaria al sistema de Salud que está tratando de sobrevivir y enfrentar la pandemia.

“El sistema carcelario es distinto que afuera, porque hay mucha gente en muy poco espacio y da las condiciones para que el virus se propague muy rápido, habría que hacer pruebas entre los detenidos y el personal, que es el que se mueve, para que no se esparza a otros sectores”, argumentó.

PDH registra cinco fallecidos

La defensoría del privado de libertad de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) coincidió con Derick al señalar que es ideal priorizar los primeros casos que han dejado, según sus registros, a cinco privados de libertad fallecidos con coronavirus.

“Tenemos que ser realistas, si no hay masificación para la población que está afuera, la atención para las personas privadad de libertas siempre ha sido mala, es necesario hacer pruebas por lo menos donde se vaya necesitando un hisopado y no cuando la persona ya falleció y salió con un montón de padecimientos extras”, fundamentó Gerardo Villamar, de la PDH.

Pocas pruebas

La Oficina de Relatores Contra la Tortura manifestó que los hisopados practicados hasta ahora no han sido suficientes para cubrir ni siquiera a los reos y guardias penitenciarios que pudieron estar expuestos con los primeros pacientes que dieron positivo.

En uno de los espacios donde se recomendó practicas 71 pruebas, esa oficina resalta que solo se hicieron 23 hisopados, en otra con una población reclusa de 531 se practicaron 70, según explicó el relator presidente Otto Paz, quien advirtió que los fallecidos pasaron varios días con síntomas dentro de las cárceles.

“Según la información que tenemos es que pasaron casi una semana enfermos ya con síntomas y cuando los sacaron al hospital Roosevelt ya iban casi que fallecidos y solo llegaron a morir, esa semana que estuvieron ahí podría existir una responsabilidad del Sistema Penitenciario, por no sacarlos de emergencia para poderles prestar la atención de salud correspondiente”, señaló.

Aislarán a vulnerables

El director del Sistema Penitenciario, Luis Rodolfo Escobar, manifestó que entre algunas de las acciones que están implementando se encuentra la reubicación de privados de libertad vulnerables, como personas de avanzada edad, quienes sufren de alguna enfermedad crónica y mujeres embarazadas.

“Ya tenemos un espacio disponible para poderlos comenzar a aislar, el problema es que el mismo privado de libertad se rehúsa y dicen, por qué me van a mater a mi si estoy mucho más sano que ese patojo, entonces nosotros hemos sido un poco dóciles, porque tenemos casos en un solo lugar”, refirió Escobar.

Explicó que ya entregaron varios expedientes de reos que pueden optar a una libertad anticipada contemplada en la ley por la redención de penas, aplicable para aquellos reclusos que han tenido buena conducta y que han cumplido más del 50% de su condena.

“Estamos tratando de limpiar los que tenemos en mora, lo que por años no habían hecho, nosotros llevamos ahora 650 expedientes canalizados y correctamente entregados al Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP)”, aseguró.

Las autoridades del Ministerio de Salud afirmaron que desconocen si ya hay resultados de los hisopados que se practicaron el fin de semana a más de 50 reclusos. Presidios aseguró que no ha recibido ninguna respuesta de estas, mientras que la oficina de relatores señaló que en ocasiones el retraso en los resultados ha llegado en 15 días.