Detenido otro Lorenzana

En un operativo coordinado ayer por la Policía, el Ministerio Público y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), en Zacapa, fue capturado Waldemar Lorenzana Cordón, hijo de Waldemar Lorenzana Lima, alias el Patriarca, quien está detenido, por el trasiego de miles de toneladas de cocaína a ese país.

Waldemar Lorenzana dentro de la torre de tribunales acompañado por policías y una mujer (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Waldemar Lorenzana dentro de la torre de tribunales acompañado por policías y una mujer (Foto Prensa Libre: Esbin García)

La diligencia se efectuó en el kilómetro 127.5 de la ruta al Atlántico, caserío Maribel, Teculután, Zacapa, después de una persecución.

Mauricio López Bonilla, ministro de Gobernación, anunció la captura al concluir el acto de graduación de 78 oficiales de la Policía.

“Hoy, a las 9.30 horas, se llevó a cabo un operativo para hacer efectiva la orden de captura contra el señor Waldemar Lorenzana Cordón”, aseguró.

Explicó que allanaron una finca, pero Lorenzana Cordón evadió a las fuerzas de seguridad. Sin embargo, dos horas más tarde se concretó la detención en otra de sus propiedades.

Una fuente antinarcótica indicó a Prensa Libre que a Lorenzana Cordón lo siguieron durante cuatro semanas y que al momento de detenerlo lo acompañaban otras personas, cuyos nombres no aportó.

Dos años prófugo

Lorenzana Cordón tenía orden de captura con fines de extradición a EE. UU. desde el 14 de abril del 2011, junto a su padre y dos de sus hermanos.

Lorenzana Lima y su hijo Eliú Elixander fueron aprehendidos en el 2011, y Haroldo Geremías sigue prófugo.

Todos son solicitados por la Corte Federal de Columbia, según órdenes de detención emitidas el 10 de marzo del 2009, por delitos relacionados con el tráfico de drogas.

Durante dos años sus abogados interpusieron recursos legales para evitar las capturas.

En lista de narcos

El 14 de noviembre del 2012 fueron incluidos en la lista de Narcotraficantes Especialmente Designados (SDNT, en inglés), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Marta Julia y Ovaldino, ambos Lorenzana Cordón, hijos del Patriarca.

Según la Oficina para el Control de Activos en el Extranjero (Ofac, en inglés), la incorporación de sus nombres se debe a las supuestas actividades relacionadas con el tráfico de droga en la red liderada por Lorenzana Lima, vinculada al cartel de Sinaloa y el narcotraficante Otto Herrera.

A esa lista ingresaron con anterioridad el Patriarca y sus hijos Eliú Elixander, Waldemar y Haroldo Geremías.

Desde entonces existe prohibición para que los estadounidenses hagan transacciones comerciales o financieras con los Lorenzana, así como con ocho de sus empresas. También fueron congelados los activos que puedan tener en ese país.

Lorenzana Cordón fue trasladado al juzgado de turno de la Torre de Tribunales, donde anoche esperaba que le informaran la razón de su captura. Sin embargo, antes que él había seis personas que el juez debía escuchar.

Lorenzana Cordón dijo a periodistas que durante su detención no hubo violencia contra su familia, lo cual contrasta con lo informado por su abogado defensor, Leonel Marroquín García, quien afirmó que los familiares del capturado fueron agredidos por policías.

Lo pide EE. UU.

El expediente del Tribunal Tercero de Sentencia Penal refiere  que a los cuatro Lorenzana se les acusa de trasegar miles de toneladas de droga a Estados Unidos.

El documento  detalla  que  la organización denominada los Lorenzana trabajó para Otto Herrera de 1990 al 2003 en la recepción, inventario y almacenamiento de cocaína en Guatemala. La  DEA determinó que el grupo era encabezado por Waldemar Lorenzana Lima. Indica que Haroldo y Eliú Lorenzana Cordón manejaron, entre 1999 y el 2002, los cargamentos de droga que recibía su familia en un complejo de almacenes de su propiedad, cerca de La Reforma, Zacapa.

Se refiere que para traficar cocaína utilizaban la vía marítima, por medio de botes rápidos, y camiones cargados con banano que circulaban por las rutas entre  El Salvador y Guatemala. La DEA  incautó libros contables de la organización criminal en los que se  establecieron pagos que los Lorenzana hicieron a Herrera por el trasiego de droga.