El coronavirus llegó a tres centros carcelarios de Guatemala

El virus se ha propagado en las cárceles sobrepobladas del mundo y generado que los gobiernos liberen a los reclusos de emergencia.

Fachada del Centro Preventivo para Varones de la zona 18. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Fachada del Centro Preventivo para Varones de la zona 18. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Organizaciones y expertos en temas penitenciarios han advertido sobre el riesgo que tienen las prisiones sobrepobladas de convertirse en zonas de contagio del nuevo coronavirus, porque resulta imposible guardar distanciamiento social y llevar a cabo todas las medidas sanitarias. En Guatemala, las autoridades ya confirmaron la muerte de dos reos que dieron positivo a covid-19 y la infección de dos reclusas más.

Ahora que ya ingresó del virus a las cárceles, ¿qué acciones están tomando las autoridades para evitar que se propague en otros centros? Gerardo Villamar, defensor de las Personas Privadas de Libertad de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), explicó que desde abril sostuvieron reuniones diputados y diferentes instituciones para tomar acciones de emergencia y así contener la nueva enfermedad en los centros carcelarios.

No obstante, después de dos meses que se confirmó el primer caso de contagio en el país, se reportó la primer infección en un reo. Carlos Morales, vocero de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP), dijo que el pasado 24 de mayo el recluso fue traslado del Preventivo para Varones de la zona 18 capitalina al centro hospitalario, porque padecía de septicemia y de osteomielitis en la pierna derecha.

El portavoz indicó que ese fue su diagnóstico al salir del centro, pero cuatro días después murió, en el hospital le realizaron un hisopado para descartar la infección de la nueva enfermedad y dio positivo.Morales afirmó que, el reo estuvo recluido en el “hospitalito” del Preventivo por más de un mes debido a su cuadro clínico y no mantuvo contacto con la población reclusa de dicho centro, que hasta el pasado 6 de junio era de 4 mil 707 reos.

Agregó que luego de que se confirmó el contagio del reo, la institución solicitó al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) que les realizara un hisopado a un enfermero, a un médico, dos agentes penitenciarios y 11 reos quienes estuvieron en contacto con él en el “hospitalito”. Todas las personas están en cuarentena mientras llega el resultado, indicó Morales el pasado lunes 1 de junio.

Además, dijo que el “hospitalito” fue aislado y con base a los resultados de los test decidirán si también es necesario que el Preventivo sea aislado. Villamar resaltó que durante las verificaciones que han realizado constataron que en dicho lugar hay reos con neumonía y son personas vulnerables.

La PDH informó que la DGSP reportó que el MSPAS realizó 23 pruebas de covid-19 al personal administrativo y guardias de turno y el “hospitalito” tiene recluidos a 55 reos, a quienes no a todos se les realizó la prueba, pero ya solicitaron que se les efectúen.

No obstante, la institución informó que pidió masificiación de pruebas en dicha cárcel al MSPAS y en total fueron realizadas 150 test a reos del sector 1, el “hospitalito” y personal administrativo, luego de la muerte de un segundo privado de libertad que estaba infectado de covid-19 en el Hospital Roosevelt. Se consultó a Carlos Morales para conocer cuantos reos y personal administrativo estaban aislados mientras daban los resultados de los hisopados, pero hasta el cierre de esta nota no respondió la consulta.

Fraijanes I

El Preventivo de la zona 18 capitalina no es la única cárcel en la que se han registrado contagios de covid-19, ya que, según Villamar en el Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria Fraijanes I, dieron positivo una guardia penitenciaria, una persona del área administrativa y dos privadas de libertad.

“Ha sido una tarea ardua en tratar de verificar con versiones de las autoridades vecinas a ese centro, alguna autoridad que se anima a hablar”, resaltó. Además, indicó que el personal administrativo que estaban de turno fue llevado a la sede del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria en Chimaltenango para hacer su cuarentena, las reclusas quedaron aisladas en un área específica de dicha cárcel y también fue cambiado el personal penitenciario.

Fraijanes I está a cargo del Ministerio de Gobernación (Mingob), pero Vinicio Pacheco, vocero de la institución, indicó que no tenían ninguna postura al respecto de los contagios en el centro carcelario.

Quetzaltenango

En el Centro Preventivo para Varones de Quetzaltenango hasta el pasado 28 de mayo, se habían confirmado dos casos de coronavirus en reclusos, según confirmó la Policía Nacional Civil (PNC), ya que está cárcel está a cargo de las fuerzas de seguridad. La institución además informó que, luego de la confirmación del segundo contagio pidió al MSPAS que se le realice hisopado a todo el personal policial y a los privados de libertad que estuvieron en contacto con las personas infectadas.

Morales explicó que los dos reclusos fueron traslados de Quetzaltenango a la cárcel de Fraijanes II, ya que este centro fue preparado por la DGSP para que los reos que den positivo sean aislados y puedan ser atendidos por dos médicos que estarán a cargo de los cuidados de los infectados. Además, el vocero agregó que la Escuela de Estudios Penitenciarios en Fraijanes fue destinada para que el personal administrativo quede en cuarentena si resulta contagiado.

Preocupaciones

Según Villamar, la DGSP si ha cumplido con los protocolos para prevenir los contagios en las cárceles, aunque su preocupación es el desabastecimiento de mascarillas, gel antibacterial, guantes, entre otros para los reos, guardas penitenciarios y el personal administrativo.

El defensor añadió que, en tiempos normales es difícil que sé le brinde asistencia médica a un privado de libertad, en tiempos de coronavirus se hace mucho más difícil porque el sistema de salud está colapsado.

No obstante, los riesgos en la seguridad pública por los contagios en los centros van más allá, Eddy Morales, exdirector de la DGSP, resaltó que existe mucha posibilidad de que los reos se amotinen o busquen fugarse porque se podrían sentir expuestos y con carencias de atención sanitarias.

Como medida paliativa, Morales propone que el sector justicia aplique medidas sustitutivas a personas señaladas de delitos menores como negación a pensión alimenticia.

“Se pueden aplicar medidas sustitutivas urgentes en coordinación con el sistema de justicia, principalmente deben ponerse de acuerdo de forma interinstitucional el Organismo Judicial, Ministerio Público, la Defensa Pública Penal y el Ministerio de Gobernación para generar el deshacinamiento urgente”, indicó.

Pero Morales advirtió que, durante la liberación de los reos se debe analizar solo los delitos menores porque esta oportunidad podría ser aprovechada por exfuncionarios señalados de corrupción o vinculados a delitos de alto impacto para salir de prisión. No obstante, no se conocen con precisión cuantas personas están en prisión por delitos menores.

Mecanismo eficiente

Corinne Dedick, investigadora del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), explicó que estiman que en las prisiones hay entre 1 mil 500 y 2 mil personas vulnerables a la covid-19, porque son de tercera y cuarta edad, mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónicas o terminales.

“Lo que nosotros propusimos (en el Congreso cuando se discutió una ley temporal para liberar bajo medidas sustitutivas a algunos reos por la pandemia) fue una solución temporal, que se les dé prisión domiciliar (…) para resguardar la vida y salud de las personas vulnerables. Se deberían excluir algunos delitos donde no se puede aplicar como delitos contra la integridad sexual, personas que están ligadas por delitos al crimen organizado, porque hay demasiado riesgo”, señaló.

Dedick aclaró que el Legislativo descartó emitir una ley temporal y durante las reuniones se acordó que el Organismo Judicial conocería las solicitudes de medidas sustitutivas. No obstante, opinó que este proceso no es tan eficiente porque cada persona debe tener un abogado y que solicite la revisión de la medida para que el juez lo conozca y actualmente los Juzgados solo conocen diligencias urgentes.