IGSS deberá pagar más de Q3.5 millones por reparación digna en el caso de gemelas que sufrieron quemaduras

Una lámpara de calor cayó sobre unas gemelas que eran atendidas en el IGSS y una de la menores murió; ahora habrá reparación digna en el caso.

Publicado el

Archivado en:

enfermerasHomocidioIgss
El IGSS deberá pagar más de Q3 millones de reparación digna por quemaduras que sufrieron gemelas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El IGSS deberá pagar más de Q3 millones de reparación digna por quemaduras que sufrieron gemelas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

A finales de octubre, el Ministerio Público (MP) informó que con base a las pruebas presentadas por la Fiscalía contra el Delito de Femicidio fueron sentenciadas a cuatro años de prisión e inhabilitación de su profesión dos enfermeras del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, las sentenciadas son responsables que el 17 de octubre de 2019 unas gemelas sufrieran quemaduras de segundo y tercer grado luego de caerles una lámpara de calor.

Lo que causó que una de las niñas falleciera el 20 de octubre de 2019 y su hermana gemela sufriera lesiones.

El ente investigador informó este martes 2 de noviembre que a solicitud de la referida Fiscalía, el Tribunal Noveno de Sentencia Penal declaró civilmente responsable al IGSS y como parte de la reparación digna deberá pagar a las víctimas por daños y perjuicios Q3 millones 563 mil 796 mil 44.

De igual forma, a petición de la Fiscalía como medidas de no repetición y memoria histórica se ordenó al IGSS colocar al ingreso del área de intensivo neonatal de alto riesgo del Hospital de Gineco Obstetricia Colinas de Pamplona una placa conmemorativa a las gemelas.

También, debe hacer las gestiones respectivas para que sus trabajadores brinden un servicio de calidad y dotar de los insumos respectivos.

Una de las enfermeras sentenciadas es Cesibel Rivas Morales, quien fue condenada a cuatro años de prisión por el delito de homicidio culposo y la inhabilitación para ejercer la profesión de auxiliar de enfermería por cinco años.

Lea también: Tres guardias de seguridad privada de la Usac fueron hallados culpables por el homicidio del abogado José Álvarez Granados

La otra enfermera es Maritza Raquel Diéguez Oliva también condenada a cuatro años de prisión por incumplimiento de deberes y la inhabilitación para ejercer la profesión por cinco años.

Según el MP, fue declarado tercero responsable el IGSS y se certificó lo conducente por la posible comisión del delito de falso testimonio contra seis enfermeras que declararon como testigos.

Aún se está a la espera de la postura del IGSS respecto de este caso.