Jueza Marta Sierra de Stalling quiere seguir en libertad

La jueza Marta Sierra de Stalling está señalada de favorecer a integrantes de la estructura de defraudación tributaria La Linea al negociar con abogados que integran el “Bufete de la Impunidad”.

Publicado el
Marta Sierra de Stalling dejó la prisión preventiva en octubre luego de ser favorecida con medida sustitutiva. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Marta Sierra de Stalling dejó la prisión preventiva en octubre luego de ser favorecida con medida sustitutiva. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La defensa de Sierra presentó este viernes un amparo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para dejar sin efecto la resolución de un juzgado que anuló su libertad.

El viernes pasado, la Sala Primera de Apelaciones del Ramo Penal revocó la libertad de la juzgadora, quien fue favorecida con medida sustitutiva y una caución económica de Q200 mil para dejar la prisión.

Será el pleno de magistrados de la CSJ quien decida si confirma la resolución de la sala o ampara de forma provisional a la jueza.

Si la decisión es la primera, Sierra de Stalling deberá retornar a la cárcel.

La revocatoria de la Sala se basó en que todavía existe peligro de obstrucción a la averiguación de la verdad.

Sindicación

En septiembre pasado, el juez José Eduardo Cojulum ligó a proceso y envió a prisión preventiva a la jueza señalda de los delitos de cohecho pasivo y prevaricato.

Según la investigación del Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, Sierra de Stalling llegó a acuerdos ilegales con los abogados del Bufete de la Impunidad para otorgar medidas sustitutivas a seis sindicados de pertenecer a la red de defraudación aduanera La Línea.

Cojulum resolvió de esa forma pues consideró que existía posibilidad de que la jueza obstaculizara la investigación por el delito de cohecho pasivo; sin embargo, en octubre, el juez le otorgó la medida sustitutiva en cumplimiento a una orden de la misma Sala de Apelaciones quien consideró que la primera decisión carecía de fundamento.

El 4 de diciembre, un nuevo fallo de la Sala Primera dejó sin efecto la segunda resolución de Cojulum, por lo que la juzgadora deberá volver a prisión.