Muerequemada

Verónica López Garrido, de 34 años, murió en el hospital de Guastatoya, El Progreso, luego de haber sufrido quemaduras en el 90 % de su cuerpo, después de que se incendiara su casa, de lámina y nailon, en la colonia El Esfuerzo, Sanarate.

LA VIVIENDA  era de lámina y nailon.
LA VIVIENDA era de lámina y nailon.

Según Antonio Yajón, esposo de la fallecida, ella sufría de convulsiones y sospecha de que luego de haber encendido una candela, Verónica pudo haber sufrido uno de sus ataques, y esa fue la causa que provocó el incendio.