Persiste flasheo de celulares

Ciento ochenta y un mil 259 números de celulares han sido consignados en la Base de Datos Negativa (BDN) en los 10 meses de vigencia de la Ley de Equipos Terminales Móviles, según las estadísticas de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT).

En los mercados  continúa la venta de aparatos telefónicos de dudosa procedencia. (Foto Prensa Libre: Archivo)
En los mercados continúa la venta de aparatos telefónicos de dudosa procedencia. (Foto Prensa Libre: Archivo)

CIUDAD DE GUATEMALA- Pese a la normativa, el robo de aparatos celulares persiste para ser flasheados —cambio del sistema operativo y sustituido por otro— en el mercado clandestino o informal en el país, opinan expertos.

“Los números no dicen mayor cosa, el problema es que continúa el flasheo amparado en establecimientos informales. Hasta que no se persiga a esas personas no existirá un auténtico combate”, dijo Jaime Matus, directivo de la Cámara Empresarial de Comercio y Servicios (Cecoms) y representante de la mesa de seguridad del sector privado.

En lugares como el mercado La Presidenta, zona 1, y El Guarda, zona 11, así como en otros sectores de la capital, hay negocios informales que ofrecen el flasheo.

DESCARGUE: LEY NO BAJA ROBO DE TELÉFONOS

Matus manifestó que aunque se percibe que hay disminución en el índice de robos, el problema sigue para cambiar la Identidad Internacional de Equipo Móvil (IMEI), venta genérica de bases de datos y la falsificación de números.

“Lo urgente es eliminar el IMEI de forma electrónica por medio de las compañías cuando el aparato sea consignado por robo; ese mecanismo sí puede frenar la ratería”, expresó.

Otro problema, indicó Matus, es que las víctimas de robo, para agilizar la recuperación de su número, reportan como extraviado el celular en las empresas telefónicas.

CIFRAS

La BDN registra los teléfonos celulares que han sido robados, hurtados o extraviados, y que los usuarios reportan a las compañías telefónicas para bloquearlos, desde octubre del 2013.

En promedio, 18 mil 126 números móviles se consignan al mes en la lista, es decir, 604 expedientes por día, que equivale a 25 casos por hora. Eso quiere decir que cada 2.4 minutos se deposita una consignación en la Base de Datos, de octubre del año pasado al 14 de julio último.

Para Ricardo Flores, especialista en telecomunicaciones, las estadísticas reflejan que a casi un año de que entró en vigor la normativa, el robo y hurto de celulares se mantiene.

“Ahora existe una gran confusión, porque en la BDN se han unificado los casos de robo, hurto y extraviados, y pareciera que la intención era ocultar la magnitud del flagelo”, dijo.

El experto agregó que se mantiene un subregistro, ya que hay abonados que prefieren no denunciar, por el tiempo y costos que representan la formalización del proceso en el Ministerio Público.

Por compañías, la BDN detalla que la empresa Tigo reportó 75 mil 880 procesos, lo que representa el 42 por ciento de los números consignados.

Entretanto, Telefónica informó sobre 53 mil 466, y Claro, 51 mil 913, lo cual es el 29 por ciento para cada una de esas empresas.

Las estadísticas resaltan que en enero y febrero se presentaron más consignaciones, con 28 mil 718 y 21 mil 987, respectivamente.

Eso quiere decir que la curva se disparó en ese período, y puede responder a los casos de fin y principio de año.

COORDINACIÓN

Matus indicó que es necesario activar las mesas técnicas entre sociedad civil, compañías operadoras y autoridades, para bajar el robo así como mejorar la judicialización de los procesos, porque el Estado no tiene la capacidad para investigar esos casos que no son de alto impacto.

“La ley necesita más dientes, apoyo del MP, perseguir a los flasheadores y conocer si el intercambio de consignaciones entre las empresas funciona”, agregó.

Según la SIT, en el país hay 21.7 millones de líneas de celulares, de las cuales 20.6 millones fueron activadas por el sistema prepago o tarjeteros en el 2013.

DELINCUENCIA -Migran a extorsiones-

Según análisis de Cecoms, las personas que delinquían en robo de teléfonos durante atascos viales en la capital, ahora extorsionan a comercios.

“Creemos que los delincuentes se están mudando a las extorsiones, que es menos arriesgado que asaltar en moto, por los contrataques de sus víctimas”, explicó Jaime Matus, directivo de esa cámara.

Añadió que la extorsión es un delito anónimo, que tiene una probabilidad mayor de éxito que robar celulares.

Matus comentó que otro problema detectado es la existencia de empresas que tercerizan sus servicios de comercialización a los consumidores en la economía informal, que son aparatos de bajo costo.

“Sospechamos que ahí se adquieren las terminales para cometer las extorsiones”, apuntó.