Fuerzas de seguridad desarticulan red de trata de personas

En varios operativos que las fuerzas de seguridad desarrollaron desde el 16 de julio y ayer en San Marcos y Suchitepéquez, fueron capturadas 11 personas vinculadas con una supuesta red de comercio sexual de adolescentes.

César Barrientos Aguirre ingresa en una de las carceletas de la Torre de Tribunales, a la espera de ser escuchado por el  Juzgado A de Mayor Riesgo.
César Barrientos Aguirre ingresa en una de las carceletas de la Torre de Tribunales, a la espera de ser escuchado por el Juzgado A de Mayor Riesgo.

Las detenciones fueron ordenadas por el Juzgado Primero A de Mayor Riesgo, a cargo de Carol Patricia Flores, y se efectuaron en San Antonio Suchitepéquez y Mazatenango, Suchitepéquez, y en Ocós, San Marcos.

Entre los aprehendidos figuran cinco presuntos integrantes de la estructura y seis clientes.

Ana Rosalina Echeverría Chávez, Laura Violeta Larrave Vásquez, Shirley Lorena Sosa, Alfredo Emiliano de León y Luis Adrián Melgar Bac son señalados de pertenecer a la estructura que captaba y comercializaba sexualmente, por catálogo, a menores de entre 13 y 17 años, seis de ellas rescatadas en diciembre último.

En las órdenes de captura se indica que supuestamente incurrieron en asociación ilícita y trata de personas, acciones cometidas en el 2012.

Clientes de banda

Uno de los aprehendidos, señalado de haber requerido los servicios de la red, es César Jesús Crisóstomo Barrientos Aguirre, hijo del magistrado César Barrientos Pellecer, presidente de la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia.

La investigación indica que él, quien es abogado, solicitaba los servicios de adolescentes que eran controladas por la estructura, la cual operaba en Mazatenango.

Otros de los presuntos clientes son Carlos Antonio Castro Ciani, José Eligio Marroquín Reyes, Jorge Augusto Salazar García, Mynor David Morales Valdez y Édgar Simón Chiquirín, acusados de actividades remuneradas con menores de edad.

Detectan red

El 5 de diciembre del 2012, la Fiscalía efectuó un operativo para rescatar a menores víctimas de trata de personas. La acción judicial se desarrolló en Mazatenango.

El resultado fue el rescate de seis jóvenes que eran obligadas a prostituirse, cinco de ellas guatemaltecas y una mexicana.

También fueron capturados Vilma Yolanda Orozco Morales, Edson González Bercián y Julio Vicente Sarmientos, quienes enfrentan proceso por trata de personas y están pendientes de que se les informe si irán a juicio en un tribunal de Sentencia.

Amanda Lili Centeno Téllez fue detenida en esa oportunidad, pero en el Juzgado Penal de Mazatenango fue dejada en libertad por falta de mérito. Tras apelación de la Fiscalía, la resolución fue revertida.

La pesquisa preliminar indica que Barrientos Aguirre fue contratado para defender a González Bercián y Vicente Sarmientos, debido al contacto que sostenía con la estructura como cliente de los servicios por catálogo.

Según la investigación, Barrientos Aguirre rescató a una menor cuando esta tenía 14 años, y con ella convive desde hace dos años.

Identifica a abogado

En una de las audiencias contra los primeros detenidos se recibió la declaración de una víctima.

Esta se puso nerviosa al ver al abogado Barrientos Aguirre y entró en estado de choque, relató Leonel Dubón, del Refugio de la Niñez, entidad que figura como querellante adhesiva en el caso.

En entrevista posterior, en la Fiscalía, la menor dijo que en varias ocasiones sirvió al profesional, en su bufete, vehículo o casa, a donde era trasladada.

La víctima comentó que participó en varias fiestas ofrecidas por Barrientos Aguirre, a las cuales acudían sus amigos, explicó Dubón.

Barrientos Aguirre evitó pronunciarse, solo dijo que la acusación que el MP hace en su contra es de tipo personal.

El magistrado Barrientos Pellecer expresó que lamenta la situación en la cual se encuentra su hijo. “Soy padre y me preocupa lo que pasa, pero también soy un funcionario judicial, y creo y respeto la independencia de los jueces”, aclaró.